Le­fe­vre te­nía una cuen­ta en Twit­ter so­bre Gold­man Sachs pe­ro nun­ca tra­ba­jó allí

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS -

Los lo­bos de Wall Street que cuen­tan su vi­da se mul­ti­pli­can. Los li­bros de in­si­ders que cuen­tan sus es­can­da­lo­sas tra­yec­to­rias vi­ta­les o las de sus em­pre­sas fi­nan­cie­ras con más o me­nos gra­cia, arre­pen­ti­mien­to y ex­hi­bi­cio­nis­mo tie­nen ya una larga tra­di­ción. Ahí es­tá el fa­mo­soEl­pó­quer­del­men­ti­ro­so­deMi­chael Le­wis, pu­bli­ca­do en 1989 y que era un re­fle­jo de la co­di­cio­sa cul­tu­ra de Wall Street du­ran­te los ochen­ta. Una cul­tu­ra que se tras­la­dó a la fic­ción con no­ve­las co­mo La ho­gue­ra de las va­ni­da­des de Tom Wol­fe y pe­lí­cu­las co­mo Wall Street de Oliver Sto­ne, pro­ta­go­ni­za­da por Gor­don Gek­ko, el ti­bu­rón que de­cla­ra­ba en­tu­sias­ma­do que “la ava­ri­cia es bue­na”. So­bre to­do la su­ya.

Sto­ne vol­ve­ría en el 2010 a re­tra­tar el mun­do financiero, pe­ro el que lle­vó a la Gran Re­ce­sión, en Wall Street 2, y Mar­tin Scor­se­se adap­ta­ría al ci­ne con DiCa­prio otro de esos tes­ti­mo­nios de in­si­ders re­ple­tos de fies­tas, sexo, dro­gas, egos agi­gan­ta­dos, ava­ri­cia sin lí­mi­te y frau­des fi­nan­cie­ros va­rios a nu­me­ro­sos in­ver­so­res: El lo­bo de Wall Street, las me­mo­rias del bro­ker Jor­dan Bel­fort, quien tras pa­sar 22 me­ses de cár­cel, y de­mos­tran­do que to­do se apro­ve­cha, des­deha­ceun­tiem­poes con­fe­ren­cian­te mo­ti­va­cio­nal.

Yaho­ra a la lis­ta de tes­ti­mo­nios se su­ma Di­rec­to al in­fierno, de John Le­fe­vre. Un li­bro que ha ori­gi­na­do no po­cas po­lé­mi­cas y que, sí, apar­te de es­cán­da­los fi­nan­cie­ros trae tam­bién mu­chas dro­gas y pros­ti­tu­tas. La po­lé­mi­ca, so­na­da, se de­be a que Le­fe­vre man­te­nía una cuen­ta anó­ni­ma de Twit­ter, @GSE­le­va­tor, en la que se ai­rea­ban co­men­ta­rios que su­pues­ta­men­te se po­dían es­cu­char en los as­cen­so­res de Gold­man Sachs. Mu­chos de ellos ra­cis­tas, se­xis­tas y cla­sis­tas y con los que en­ca­be­za los ca­pí­tu­los de es­te li­bro. Tuits co­mo “Ja­más doy li­mos­na a los in­di­gen­tes. Mi con­cien­cia no me per­mi­te re­com­pen­sar el fra­ca­so”, o, al es­ti­lo trum­piano, “Ha­cer­se ri­co no es di­fí­cil. Es­tá al al­can­ce de cual­quier tía bue­na sin ma­nías”. Lue­go The Ne­wYor­kTi­mes des­en­mas­ca­ró a Le­fe­vre co­mo au­tor de la cuen­ta y se des­cu­brió que nun­ca tra­ba­jó en Gold­man Sachs, lo que él jus­ti­fi­có se­ña­lan­do que sus tuits eran el con­cen­tra­do de una cul­tu­ra y una men­ta­li­dad. Una re­ve­la­ción que aca­bó cau­san­do que la edi­to­rial Si­mon & Schus­ter can­ce­la­ra la pu­bli­ca­ción de Di­rec­to al in­fierno.

Un­li­bro en el que cuen­ta sus sie­te años co­mo eje­cu­ti­vo de bo­nos de Ci­ti­group en Nue­va York, Lon­dres y Hong Kong. Es­ta­ba en el de­par­ta­men­to de sin­di­ca­ción de bo­nos, el puen­te, cuen­ta, en­tre los clien­tes emi­so­res que ne­ce­si­tan di­ne­ro y los clien­tes in­ver­so­res que lo tie­nen, lo que de­fi­ne co­mo “una po­si­ción úni­ca por en­ci­ma de la Mu­ra­lla Chi­na: el mu­ro in­vi­si­ble en­tre la ban­ca de in­ver­sio­nes y los mer­ca­dos de ca­pi­tal de deu­da (el la­do pú­bli­co) y las ven­tas y la ne­go­cia­ción (el la­do pri­va­do)”. Una ata­la­ya des­de la que re­tra­ta una­cul­tu­ra­des­via­da, co­rrup­ta y ex­ce­si­va re­ple­ta de prác­ti­cas cues­tio­na­bles, ade­más de co­caí­na y pros­ti­tu­ción a man­sal­va. La ma­yo­ría de per­so­nas a las que alu­de, con­clu­ye, es­tán hoy en las jun­tas di­rec­ti­vas de las ma­yo­res em­pre­sas de la lis­ta For­tu­ne y po­nien­do en mar­cha ini­cia­ti­vas fi­lan­tró­pi­cas.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.