En 30 años la edu­ca­ción ha va­ria­do muy po­co mien­tras en la em­pre­sa el cam­bio su­fri­do ha si­do bru­tal

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Ha cre­ci­do en el 2016 la bre­cha exis­ten­te en­tre ofer­ta y de­man­da de ta­len­to

Qui­zás el fon­do de la si­tua­ción en nues­tro país es­tá peor de lo que se di­ce. Lle­va­mos 30 años ha­blan­do del des­ajus­te que hay en­tre edu­ca­ción y ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les en las em­pre­sas. Y, al pa­re­cer, se­gui­mos igual. Con una di­fe­ren­cia, que hoy la si­tua­ción ha lle­ga­do al lí­mi­te, por­que el cam­bio va muy de­pri­sa, el las­tre acu­mu­la­do es ex­ce­si­vo, man­dan las ne­ce­si­da­des cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas... y los alum­nos si­guen ha­cien­do ca­so omi­so. Ha­ce un par de años, se­gún da­tos del Go­bierno, es­tu­dia­ban en Es­pa­ña cien­cias so­cia­les y ju­rí­di­cas 108.000 jó­ve­nes, mien­tras que en cien­cias so­lo ha­bía 13.000, cuan­do la de­man­da la­bo­ral se di­ri­ge ca­da vez más a es­tos úl­ti­mos. ¿Pro­ble­ma de es­cue­la? ¿de fa­mi­lia? ¿de Go­bierno?... un po­co de to­dos, pe­ro creo que la es­cue­la y la fa­mi­lia tie­nen mu­cho que de­cir en ello y aun no lo han he­cho. El Go­bierno, sí, pe­ro mal.

El ca­so es que la in­dus­tria de al­ta cua­li­fi­ca­ción ya se que­ja de que no en­cuen­tra per­so­nal. Yel­ries­go pa­ra no­so­tros es al­to, por­que una de dos, o se larga o im­por­ta ta­len­to. En un re­cien­te in­for­me so­bre 33 paí­ses – The Hays Glo­bal Skills In­dex 2016– se des­ta­ca que el mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol “no es­tá adap­tan­do su ta­len­to a las ne­ce­si­da­des de las em­pre­sas y es­ta cre­cien­te fal­ta de co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des ade­cua­dos en el mun­do pro­fe­sio­nal ame­na­za las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial, a la vez que po­ne en pe­li­gro la pro­duc­ti­vi­dad de las com­pa­ñías”. Y aña­de que “el es­ta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo cen­tra­do en el au­men­to­de­la em­plea­bi­li­dad de­be ser prio­ri­ta­rio, pa­ra que los ni­ve­les crí­ti­cos de des­ajus­te del ta­len­to y la in­fla­ción sa­la­rial sec­to­rial co­mien­cen a nor­ma­li­zar­se”

Ch­ris­top­her Dot­tie, di­rec­tor ge­ne­ral de la con­sul­to­ra Hays Es­pa­ña, se mues­tra­pe­si­mis­ta al res­pec­to. “Du­ran­te los años de la cri­sis el prin­ci­pal pro­ble­ma ve­nía de la fal­ta de­ge­ne­ra­ción de­pues­tos de­tra­ba­jo, yaho­ra­que­seem­pie­za­na­ge­ne­rar nos en­con­tra­mos que es­ta de­man­da requiere de per­fi­les de pro­fe­sio­na­les que no se en­cuen­tran con fa­ci­li­dad. Es­ta fal­ta de en­ca­je im­pli­ca una cla­ra con­clu­sión: du­ran­te los años de la cri­sis –y ya son ca­si 10– se ha per­di­do una opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca pa­ra dar im­por­tan­cia al sec­tor edu­ca­ti­vo y pre­pa­rar­lo pa­ra pre­sen­tar en el mer­ca­do pro­fe­sio­na­les con los co­no­ci­mien­tos y ap­ti­tu­des ne­ce­sa­rios pa­ra afron­tar la sa­li­da de la cri­sis con em­pu­je”. Y la­men­ta que “du­ran­te to­dos es­tos años no se ha­ya im­ple­men­ta­do en Es­pa­ña nin­gu­na me­di­da re­la­cio­na­da con el sec­tor edu­ca­ti­vo en­ca­mi­na­da a sol­ven­tar es­te pro­ble­ma. Es de­cir, las au­to­ri­da­des no han es­cu­cha­do el men­sa­je de la so­cie­dad”.

La reali­dad se que es­te des­ajus­te, su­ma­do a la fal­ta de fle­xi­bi­li­dad del mer­ca­do es­pa­ñol, ha lle­va­do a una fuer­te in­fla­ción sa­la­rial, que se es­tá no­tan­do ya, es­pe­cial­men­te en sec­to­res co­mo las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, las in­ge­nie­rías –so­bre to­do en la au­to­mo­ción– y en el sec­tor far­ma­céu­ti­co, por ci­tar al­gu­nos.

In­glés, con mu­chos años de re­si­den­cia en nues­tro país, Dot­tie, va un­pa­so má­sa­llá y di­ce que re­sul­ta di­fí­cil en­ten­der que de nues­tras uni­ver­si­da­des sal­gan mé­di­cos e in­ge­nie­ros muy pre­pa­ra­dos en la teo­ría y que lue­go ten­gan pro­ble­mas a la hora de in­te­grar­se en el mer­ca­do la­bo­ral. La res­pues­ta es que aquí no se pre­pa­ra a la gen­te en las com­pe­ten­cias. “En la em­pre­sa no to­do es co­no­ci­mien­to, es- tá la ca­pa­ci­dad de­tra­ba­jar enequi­po, la de sa­ber co­mu­ni­car­se, la de so­lu­cio­nar pro­ble­mas, la de me­jo­rar la efi­cien­cia, la de te­ner ini­cia­ti­va... y eso no se en­se­ña en nin­gu­na fa­cul­tad es­pa­ño­la. Y los idio­mas. Lae­du­ca­ción ha va­ria­do muy po­co en 30 años mien­tras en las em­pre­sas el cam­bio de las ne­ce­si­da­des ha si­do bru­tal...”.

To­do ello, de no cam­biar con ur­gen­cia, pue­de desem­bo­car en una si­tua­ción pa­ra­dó­ji­ca. “Si no hay gen­te pre­pa­ra­da, no va­mos a ge­ne­rar su­fi­cien­te em­pleo de al­ta ca­li­dad. Y el que se cree, los pues­tos buenos, se los va a lle­var el ta­len­to ex­te­rior im­por­ta­do, mien­tras los de ba­jo ni­vel se­rán pa­ra los na­cio­na­les”, apun­ta Dot­tie.

Por to­do ello, des­de Hays, creen que ur­gen dos ti­pos de me­di­das con el fin de sol­ven­tar es­ta pro­ble­má­ti­ca que es­tá afec­tan­do se­ria­men­te al mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol. La pri­me­ra es po­ten­ciar la co­la­bo­ra­ción en­tre el sec­tor edu­ca­ti­vo y las em­pre­sas. Las em­pre­sas ten­drían que tra­ba­jar má­se­fi­caz­men­te con es­cue­las y uni­ver­si­da­des pa­ra dar for­ma al ta­len­to del fu­tu­ro. Noes ca­sua­li­dad que paí­ses co­moA­le­ma­nia­yAus­tria, que tie­nen pro­gra­mas de en­se­ñan­za adap­ta­dos, se si­túen en­tre los paí­ses con un “des­ajus­te” del ta­len­to más ba­jo. Y, por su­pues­to, un cam­bio en el ti­po de en­se­ñan­za. “En un mun­do ca­da vez más abier­to y con el co­no­ci­mien­to al al­can­ce de to­do el mun­do, lo que­di­fe­ren­cia a los can­di­da­tos son las ap­ti­tu­des y ha­bi­li­da­des....”, in­sis­te Dot­tie.

GA­BRIE­LA RU­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.