Raúl Ro­jas, un re­fe­ren­te mun­dial

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Es un re­fe­ren­te en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. El pro­fe­sor Raúl Ro­jas (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1955), ma­te­má­ti­co, in­for­má­ti­co y eco­no­mis­ta, di­ri­ge un gru­po pun­te­ro en el desa­rro­llo del co­che au­tó­no­mo de la Uni­ver­si­dad Li­bre de Ber­lín. Ha si­do pio­ne­ro crean­do pro­to­ti­pos que se mue­ven con la men­te y con la vis­ta. El año pa­sa­do­fuee­le­gi­do Pro­fe­sor del Año en Ale­ma­nia. Tam­bién es em­pren­de­dor. Con la star­tup Au­to­no­mos Labs im­pul­sa pro­duc­tos co­mer­cia­les pa­ra la au­to­con­duc­ción. La Van­guar­dia ha con­ver­sa­do con él en Bar­ce­lo­na coin­ci­dien­do con su par­ti­ci­pa­ción en la Nit de la Ro­bò­ti­ca. Los gran­des fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les com­pi­ten en la ca­rre­ra por te­ner vehícu­los au­tó­no­mos en el mer­ca­do en cin­co años. ¿Es un ob­je­ti­vo al­can­za­ble? Só­lo pa­ra des­pla­za­mien­tos por ca­rre­te­ras, un en­torno más sen­ci­llo pa­ra su fun­cio­na­mien­to que la ciu­dad. Bá­si­ca­men­te, se va por un ca­rril a una ve­lo­ci­dad y con dis­tan­cias de se­pa­ra­ción cons­tan­tes y, de vez en cuan­do, se ade­lan­ta. Es mu­cho más fá­cil que li­diar con el trá­fi­co ur­bano, don­de hay se­má­fo­ros, cru­ces, mu­chos otros co­ches, pea­to­nes… Tam­bién­sees­tán­ha­cien­do­prue­ba­sen áreas ur­ba­nas, las úl­ti­mas enSin­ga­pur y en Pit­ts­burgh (Es­ta­dos Uni­dos). Los co­ches au­tó­no­mos se co­mu­ni­can en­tre ellos, pe­ro no con los con­du­ci­dos por hu­ma­nos. No hay nin­gu­na compu­tado­ra ca­paz de ha­cer­lo. Ade­más, mu­chos au­to­mó­vi­les que se ven­den hoy no tie­nen ca­si nin­gún au­to­ma­tis­mo. Unos y otros ten­drán­que­con­vi­vir. Ha­brá­quees­pe­rar 20 o 30 años pa­ra que sean un me­dio de trans­por­te ge­ne­ra­li­za­do. ¿Con es­tos vehícu­los, el co­che de­ja­rá de ser un bien en pro­pie­dad pa­ra con­ver­tir­se en un ser­vi­cio com­par­ti­do? El vehícu­lo au­tó­no­mo es un ta­xi. Le di­ces dón­de quie­res ir y te lle­va. ¿Y quién va a que­rer te­ner un ta­xi pro­pio apar­ca­do la ma­yor­par­te­del día? Lo ló­gi­co es com­par­tir­lo, que lo usen mu­chas per­so­nas, in­clu­so a la vez. Por ejem­plo, si va­rios es­tu­dian­tes quie­ren ir a la uni­ver­si­dad, los pue­de ir re­co­gien­do en di­fe­ren­tes pun­tos y lle­var­los al mis­mo des­tino. To­dos sa­len ga­nan­do. El pro­vee­dor del ser­vi­cio pue­de co­brar más por­que tie­ne di­ver­sos pa­sa­je­ros y es­tos se re­par­ten el cos­te. Su ge­ne­ra­li­za­ción ten­drá mu­chos im­pac­tos po­si­ti­vos y tam­bién ne­ga­ti­vos. El pri­mer im­pac­to es me­dioam­bien­tal. Se re­du­ci­rá el nú­me­ro de

ÀLEX GAR­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.