Las mil y una ca­ras del Bre­xit

La bo­la de cris­tal so­lo di­ce que ve con ni­ti­dez que la li­bra se des­plo­ma, que se em­pie­za a sen­tir la pre­sión in­fla­cio­nis­ta y que el po­pu­lis­mo irá en au­men­to

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­fael Ra­mos Lon­dres

La bo­la de cris­tal del Bre­xit cues­ta una­for­tu­na pe­ro­tie­ne el vi­drio muy su­cio. Den­tro ape­nas se ve na­da, y eso que ya han pa­sa­do cua­tro me­ses des­de que los bri­tá­ni­cos vo­ta­ron en re­fe­rén­dum sa­lir de la Unión Eu­ro­pa. Se vis­lum­bran al­gu­nos pro­nós­ti­cos, pe­ro el fu­tu­ro per­ma­ne­ce en me­dio de una ne­bu­lo­sa. ¿Ha­brá un di­vor­cio be­li­ge­ran­te o amis­to­so? ¿Ten­drá al­go que de­cir el par­la­men­to deWest mi ns ter, o im­pon­drá el go­bierno su vo­lun­tad por de­cre­to ley? ¿In­ter­ven­drán los tri­bu­na­les? ¿Lla­ma­rá Escocia a las ur­nas pa­ra un se­gun­do re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia? ¿Se cons­trui­rá una fron­te­ra en­tre Ir­lan­da y el Uls­ter? ¿Se irán los ban­cos de la City? ¿Se pro­du­ci­rá una re­ce­sión? ¿Dis­mi­nui­rá la in­ver­sión ex­tran­je­ra? ¿Cuán­tos pues­tos de tra­ba­jo se eva- po­ra­rán? ¿Se em­po­bre­ce­rán los bri­tá­ni­cos? ¿En qué con­sis­ti­rán los con­tro­les de inmigración? ¿Qué ex­tran­je­ros po­drán ins­ta­lar­se en el Reino Uni­do? ¿Se­gui­rán quie­nes ya es­tán ?¿ Cuá­les se­rán las re­per­cu­sio­nes pa­ra las finanzas del país?

La bo­la de cris­tal es pru­den­te, y no quiere me­ter­se en ca­mi­sas de on­ce va­ras. Por el mo­men­to­só­lo di­ce lo que ve con ni­ti­dez: que la li­bra es­ter­li­na se ha des­plo­ma­do y es­tá en su ni­vel más ba­jo des­de los tiem­pos de En­ri­que VIII; que se em­pie­za a sen­tir una pre­sión in­fla­cio­nis­ta, y los pre­cios al con­su­mo van a su­bir en los pró­xi­mos me­ses; que el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa se­rá in­vo­ca­do an­tes de mar­zo del 2017; que Lon­dres de­ro­ga­rá to­das las le­yes eu­ro­peas, las con­ver­ti­rá en nor­ma­ti­va na­cio­nal, y de­ja­rá de so­me­ter­se a la ju­ris­dic­ción del Tri­bu­nal de Lu­xem­bur­go; que los ya re­si­den­tes en el país po­drán que­dar­se, pe­ro se es­ta­ble­ce­rán cri­te­rios res­tric­ti- vos pa­ra los nue­vos inmigrantes; que el ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia y el po­pu­lis­mo irán en au­men­to; que las ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos bri­tá­ni­cos van a ser más com­pe­ti­ti­vas, pe­ro las im­por­ta­cio­nes mu­cho más ca­ras; que sec­to­res co­mo la in­ves­ti­ga­ción y el mun­do aca­dé­mi­co van a su­frir; queel go­bierno de­be­rá aban­do­nar el fun­da­men­ta­lis­mo de la aus­te­ri­dad, por­que ne­ce­si­ta­rá in­ver­tir en pro­gra­mas de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra evi­tar una re­ce­sión; que el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te (en la ac­tua­li­dad un 5,9% del PIB) ba­ja­rá; que las subidas de suel­dos no com­pen­sa­rá­nel in­cre­men­to­del cos­te de la vi­da; que el tu­ris­mo flo­re­ce­rá; que los in­gre­sos del Te­so­ro en con­cep­to de im­pues­tos dis­mi­nui­rán; y que The­re­sa May apun­ta a un Bre­xit du­ro, an­te­po­nien­do los in­tere­ses per­so­na­les y de par­ti­do (ro­bo de vo­tan­tes la­bo­ris­tas) a los del país. Que los to­ries son el nue­vo UKIP.

¿Pe­ro qué quiere de­cir exac­ta- men­te un Bre­xit du­ro, en con­tras­te a uno re­vuel­to, en tor­ti­lla o pa­sa­do por agua? Esen­cial­men­te, que el Reino Uni­do de­ja­ría de ser miem­bro no só­lo de la Unión Eu­ro­pea sino del mer­ca­do úni­co y la unión adua­ne­ra, te­nien­do que sus­cri­bir sus pro­pios acuer­dos bi­la­te­ra­les, y com­prar y ven­der ba­jo las re­glas de la OMC (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio), lo cual sig­ni­fi­ca­ría pa­gar por tér­mino me­dio en­tre un diez y un quin­ce por cien­to más de ta­ri­fas que en la ac­tua­li­dad. Ese es­ce­na­rio es inevi­ta­ble si to­do el mun­do cum­ple su pa­la­bra. Es de­cir, si Lon­dres in­sis­te en aca­bar con la li­ber­tad de mo­vi­mien­to de tra­ba­ja­do­res, y Bruselas con­si­de­ra esa po­si­ción in­com­pa­ti­ble con los pri­vi­le­gios de per­te­ne­cer al ma­yor mer­ca­do del mun­do, con 500 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res.

Pe­ro la bo­la de cris­tal no se quiere pro­nun­ciar de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca al res­pec­to, por­que ve en el ca­mino

HENRY ARDEN / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.