De mo­men­to no hay re­ce­sión

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

mu­chas va­ria­bles que pue­den al­te­rar el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos y las po­si­cio­nes de unos y otros. En Eu­ro­pa, elec­cio­nes el año que vie­ne en Francia y Ale­ma­nia, y la po­si­bi­li­dad de nue­vos lí­de­res en los dos gran­des mo­to­res de la UE; el as­cen­so de mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas de ex­tre­ma de­re­cha co­moel de Ma­ri­ne Le Pen; el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo cre­cien­te en Di­na­mar­ca, que tal vez po­dría or­ga­ni­zar su pro­pio re­fe­rén­dum; los pro­ble­mas del eu­ro; las ten­sio­nes en­tre los paí­ses ri­cos del Nor­te y los po­bres del Sur, los so­cios fun­da­do­res del Oes­te y las nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes del Es­te. Y en el Reino Uni­do, la in­ter­ven­ción de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, que han em­pe­za­do a es­cu­char los ar­gu­men­tos de una de­man­da pa­ra que el par­la­men­to ten­ga vo­to so­bre las con­di­cio­nes de la sa­li­da; una in­mi­nen­te cri­sis cons­ti­tu­cio­nal so­bre las pre­rro­ga­ti­vas del eje­cu­ti­vo y el le­gis­la­ti­vo; la cre­cien­te mo­vi­li­za­ción de los dipu­tados de to­dos los par­ti­dos par­ti­da­rios de la per­ma­nen­cia pa­ra for­mar un fren­te co­mún; y el im­pac­to de un pre­vi­si­ble de­te­rio­ro eco­nó­mi­co so­bre la ac­ti­tud del agen­te.

El re­fe­rén­dum se de­ci­dió só­lo por un 52 a 48%, y en­tre eso, quie­nes no vo­ta­ron, y quie­nes lo hi­cie­ron por la sa­li­da co­mo una for­ma de pro­tes­ta sin ima­gi­nar ni en el más re­mo­to de sus sue­ños que esa op­ción po­dría ga­nar, re­sul­ta que el mandato de T her esa M ay pa­ra rom­per por lo­sa­nono es ni mu­cho me­nos tan abru­ma­dor, sino sus­cep­ti­ble de ser mo­di­fi­ca­do en los pró­xi­mos años por la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo y ca­li­dad de vi­da.

La po­lí­ti­ca es pa­ra la bo­la de cris­tal un te­rreno pan­ta­no­so, por­que los di­ri­gen­tes sue­len de­cir una co­sa y ha­cer otra, y los com­pro­mi­sos que hoy pa­re­cen im­po­si­bles re­sul­tan ma­ña­na una reali­dad. ¿Quién pon­dría la mano en el fue­go, a pe­sar de to­da la re­tó­ri­ca, de que al fi­nal no pue­da ha­ber un apa­ño que per­mi­ta al Reino Uni­do se­guir en el mer­ca­do úni­co a cam­bio de al­gu­na fór­mu­la de li­mi­ta­ción de la inmigración (o del ac­ce­so de los ex­tran­je­ros a los be­ne­fi­cios so­cia­les), y a Lon­dres afir­mar que “con­tro­la sus fron­te­ras” sin que sea téc­ni­ca­men­te con­si­de­ra­do una vio­la­ción de la li­ber­tad de mo­vi­mien­to de per­so­nas? ¿O con la con­tra­par­ti­da de una con­tri­bu­ción a los pre­su­pues­tos de la UE? Muy­di­fí­cil, sí. Im­po­si­ble, no.

En el te­rreno es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­co, en cam­bio, las ten­den­cias em­pie­zan a ser más cla­ras.”De mo­men­to no ha ha­bi­do la re­ce­sión que te­mían los más ago­re­ros –se­ña­la el ana­lis­ta David Dy­lan–, pe­ro la li­bra es­ter­li­na se en­cuen­tra a su va­lor más ba­jo res­pec­to al dó­lar (1,20) en más de tres dé­ca­das, un 20% in­fe­rior al dean­tes­del­re­fe­rén­dum, ylos tu­ris­tas bri­tá­ni­cos se en­cuen­tran con que en las ca­sas de cam­bio de los ae­ro­puer­tos el eu­ro va­le más, un gol­pe psi­co­ló­gi­co muy im­por­tan­te. El pulso de los úl­ti­mos días en­tre Uni­li­ver y Tes­co no es más que la pri­me­ra es­ca­ra­mu­za en­tre su­mi­nis­tra­do­res y ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos, y es­tá cla­ro que los pre­cios van a su­bir, y que la in­fla­ción va a lle­gar has­ta el 3,5 o 4% anual, un em­pu­jón muy no­ta­ble que re­per­cu­ti­rá so­bre el po­der ad­qui­si­ti­vo, por­que los suel­dos per­ma­ne­cen es­tan­ca­dos”. La bo­la de cris­tal es­tá de acuerdo. La car­ne pue­de su­bir has­ta un30%, el vino, la ro­pa y los za­pa­tos un 15%; los co­ches un 10%; la le­che, has­ta un 50%. El nue­vo iPho­ne deAp­ple­cues­ta ya 60li­bras más­que el mes pa­sa­do. Y si los ho­ga­res han de apre­tar­se el cin­tu­rón o mi­ran el fu­tu­ro re­ce­lo, el con­su­mo ba­ja.

Las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras se en­cuen­tran en standby, pe­ro los ban­cos es­tán ate­rro­ri­za­dos por la pers­pec­ti­va de un Bre­xit du­ro que les pri­ve del pa­sa­por­te pa­ra ope­rar en to­da la UE. Al­gu­nos, ya tie­nen pla­nes de con­tin­gen­cia pa­ra tras­la­dar sus se­des a Frank­furt, Ams­ter­dam, París o Du­blín, y de­jar en Lon­dres em­pre­sas sub­si­dia­rias. “La eco­no­mía británica de­pen­de del sec­tor de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, que pro­por­cio­nan al Te­so­ro 80.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les en im­pues­tos, un 11% del to­tal que per­ci­be -re­cuer­da Tom Pay­ne, ana­lis­ta de mer­ca­dos-. La City es un eco­sis­te­ma im­po­si­ble de re­em­pla­zar, don­de se rea­li­zan un 45% de to­das las transac­cio­nes en eu­ros del mun­do, y se ges­tio­na más de un 40% de los fon­dos­de­ca­pi­taly de­pen­sio­nes. Si se pro­du­ce una fu­ga de ins­ti­tu­cio­nes, no se be­ne­fi­cia­rán las otras capitales eu­ro­pea ss in oWall Street, el úni­co cen­tro que pue­de com­pe­tir con Lon­dres en in­fra­es­truc­tu­ras”.

Es di­fí­cil con­se­guir que la bo­la de cris­tal se pro­nun­cie so­bre el fu­tu­ro, y eso que es su tra­ba­jo. Ni si­quie­ra aca­ri­cián­do­la con to­do mi­mo, y con­tán­do­le lo que di­cen los eco­no­mis­tas ylos po­lí­ti­cos, los par­ti­da­rios del Bre­xit du­ro y el blan­co. Al fi­nal, con­mu­choes­fuer­zo, di­ce al­go: “Los vo­tan­tes bri­tá­ni­cos ha­brán de de­cir si dis­fru­tar de más so­be­ra­nía les com­pen­sa el em­po­bre­ci­mien­to. Lo que veo es que es­to aca­ba­rá mal. O bie­nel Rei­noU­ni­do­su­fre, obiende­mues­tra que se vi­ve me­jor fue­ra de Eu­ro­pa, y en­ton­ces se­rá el fi­nal del eu­ro, de la UE, el re­gre­so al es­ta­do na­ción y el fin del apo­lí­ti­ca tal y co­mo la he­mos co­no­ci­do des­de el fi­nal de la se­gun­da gue­rra mun­dial”.

El mandato de The­re­sa pa­ra un Bre­xit du­ro es dé­bil y po­dría ser mo­di­fi­ca­do por un em­po­bre­ci­mien­to

BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.