El mal tra­go de las bo­de­gas es­pa­ño­las

El Reino Uni­do es el ma­yor mer­ca­do de las ex­por­ta­cio­nes de vino DOP y el sec­tor con­fía en li­mi­tar los da­ños

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri Bar­ce­lo­na

“Vie­ja ma­de­ra­pa­ra­ar­der, vie­jo vino pa­ra be­ber, vie­jos ami­gos en quien con­fiar y vie­jos au­to­res pa­ra leer”, es­cri­bía Sir Fran­cis Ba­con. Los in­gle­ses pre­su­men de ser gran­des aman­tes de los cal­dos. El vino re­pre­sen­ta el 35% del con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas del Reino Uni­do. Seis de ca­da diez adul­tos lo con­su­men ha­bi­tual­men­te. Pe­ro el Bre­xit su­po­ne un an­tes y un des­pués pa­ra los exi­gen­tes pa­la­da­res bri­tá­ni­cos. La de­pre­cia­ción de la li­bra, que ha caí­do al mí­ni­mo de los úl­ti­mos 30 años, tie­ne un efec­to in­me­dia­to: en­ca­re­ce los pro­duc­tos im­por­ta­dos. El vino pa­sa a ser más ca­ro. Y el es­pa­ñol tam­bién. De acuerdo con un in­for­me del ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción Farm Eu­ro­pe, la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea pue­de te­ner “efec­tos se­rios” pa­ra la ex­por­ta­ción de vi­nos pro­ce­den­tes de Es­pa­ña. Sin el pa­ra­guas del mer­ca­do úni­co, las 6.900 bo­de­gas es­pa­ño­las ac­ce­de­rían al Reino Uni­do en las mis­mas con­di­cio­nes que el res­to de ex­por­ta­do­res del mun­do. Pa­sa­rían a com­pe­tir con el vino chi­leno o ca­li­for­niano, por men­cio­nar un par.

Es­pa­ña ven­dió el equi­va­len­te de 356 mi­llo­nes de eu­ros a las islas bri­tá­ni­cas a lo lar­go de 2015, 159 mi­llo­nes de li­tros. Unos nú­me­ros en as­cen­so res­pec­to al ejer­ci­cio an­te­rior y unas ci­fras his­tó­ri­ca­men­te al­tas, si se com­pa­ran los úl­ti­mos vein­te años. El Reino Uni­do es un mer­ca- do cla­ve: es el país don­de más se co­mer­cia­li­za el vino con De­no­mi­na­ción de Ori­gen Pro­te­gi­da. Es el des­tino prin­ci­pal del cal­do es­pa­ñol que se con­si­de­ra co­mo de ma­yor ca­li­dad(la Rio­ja fue la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que más fac­tu­ró en 2015).

Asi­mis­mo, si el Bre­xit pue­de su­po­ner una caí­da del PIB, tal co­mo pro­nos­ti­can al­gu­nos eco­no­mis­tas (sin con­tar un po­si­ble au­men­to de la pre­sión fis­cal ), en­ton­ces es de pre­ver un me­nor con­su­mo por par­te de los ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos, que se orien­ta­rán ha­cia bie­nes más eco­nó­mi­cos. ¿Cuán­tos de ellos de­ja­rán de be­ber vino es­pa­ñol? Los in­gle­ses son los tu­ris­tas más nu­me­ro­sos que vi­si­tan Es­pa­ña ca­da año. Prue­ban aquí los vi­nos lo­ca­les y ad­quie­ren co­no­ci­mien­to del Rio­ja, del Ca­va o del Je­rez. Yes­to­per­mi­te fi­de­li­zar el con­su­mi­dor. Si en el fu­tu­ro los bri­tá­ni­cos de­ja­ran de via­jar, es­te víncu­lo po­dría rom­per­se.

Ra­fael Del Rey, di­rec­tor ge­ne­ral del Ob­ser­va­to­rio Es­pa­ñol del Mer­ca­do del Vino (OEMV) ad­mi­te que “en las úl­ti­mas se­ma­nas el efec­to de la de­va­lua­ción de la li­bra se ha pro­fun­di­za­do y se ha vuel­to más di­fí­cil ex­por­tar al Reino Uni­do, pe­ro hay que­con­si­de­rar que­la di­vi­sa británica ha caí­do más res­pec­to al dó­lar que al eu­ro. La de­pre­cia­ción nos pue­de afec­tar, pe­ro tal vez afec­te más a nues­tros com­pe­ti­do­res: Chile, Ar­gen­ti­na, Aus­tra­lia”.

El sec­tor hu­ye del ca­tas­tro­fis­mo. De en­tra­da, las Islas Bri­tá­ni­cas no po­drán re­ple­gar­se y pro­te­ger su pro­duc­ción pro­pia, por­que sim­ple- men­te no la tie­nen. Ade­más, Del Rey ex­pli­ca que las bo­de­gas es­pa­ño­las pue­den con­tar con una am­plia car­ta de vi­nos, con lo que se tra­ta, pa­ra las em­pre­sas del sec­tor, de ofre­cer otras al­ter­na­ti­vas más ba­ra­tas. Enes­te sen­ti­do, “Es­pa­ña cuen­ta con una ri­que­za de ga­ma de pro­duc­to ex­tra­or­di­na­ria”, afir­ma.

Jo­sep Ma­ria Pu­jol-Bus­quets, pro­pie­ta­rio de la bo­de­ga Al­ta Ale­lla es un gran co­no­ce­dor del sec­tor. “Cuan­do em­pe­zó a caer la li­bra los dis­tri­bui­do­res bri­tá­ni­cos em­pe­za­ron a apre­tar­nos en pre­cios”, ex­pli- ca. En su ca­so, sus cal­dos se di­ri­gen a un pú­bli­co de pri­me­ra ca­te­go­ria que di­fí­cil­men­te re­nun­cia a be­ber por las os­ci­la­cio­nes de la di­vi­sa. Pe­ro, co­mo ad­mi­te Pu­jol-Bus­quets, el Reino Uni­do no de­ja de ser un mer­ca­do es­tra­té­gi­co, por­que “si triun­fas en Lon­dres en­ton­ces lo ha­rás en Sin­ga­pur o Aus­tra­lia. Los con­su­mi­do­res es­ta­ble­cen allí có­mo tie­ne que po­si­cio­nar­se un vino en cuan­to a su iden­ti­dad”. Di­cho eso, es­te ex­per­to cree que las ma­yo­res in­cóg­ni­tas po­drían pro­ce­der de un cam­bio de po­lí­ti­ca co­mer­cial del país, si de­ci­die­ra, por ejem­plo, sus­cri­bir acuer­dos pre­fe­ren­cia­les con paí­ses con los que tie­ne víncu­los his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les co­mo Su­dá­fri­ca o Aus­tra­lia. “No pa­re­ce pro­ba­ble que un país tra­di­cio­nal­men­te li­bre­cam­bis­ta co­mo Reino Uni­do ten­ga ten­ta­cio­nes de im­po­ner nue­vas tra­bas co­mer­cia­les. No an­ti­ci­pa­mos pues ni nue­vos aran­ce­les, ni tra­bas no aran­ce­la­rias”, ase­gu­ran des­de el OEMV.

Hay que te­ner en cuen­ta que si el Reino Uni­do pa­sa­ra a con­ver­tir­se en un país ter­ce­ro, las em­pre­sas po­drían con­tar con las ayu­das de­la UE a la pro­mo­ción ex­te­rior. En es­te sen­ti­do, Pau Ro­ca, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la del Vino re­cuer­da que con el Bre­xit el co­mer­cio de vino con el Reino Uni­do­de­ja­rá deser in­terno pa­ra pa­sar a co­mer­cio ex­te­rior, con lo que la UE otor­ga­rá al sec­tor una prio­ri­dad es­tra­té­gi­ca. “Es­to cam­bia mu­cho los equi­li­brios. Y no hay que ol­vi­dar que el Reino Uni­do de­be­rá vol­ver a ne­go­ciar acuer­dos bi­la­te­ra­les en es­te sec­tor con otros paí­ses, así que la im­por­tan­cia vi­ti­vi­ní­co­la de los 26 au­men­ta­rá. Per­de­mos un so­cio que siem­pre ha­si­do un­ca­ba­llo deT­ro­ya y en con­tra de la Po­lí­ti­ca Agra­ria Co­mún”, sub­ra­ya Ro­ca. No es pa­ra ha­cer un brin­dis, pe­ro ca­si.

IAN FORSYTH / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.