Las cor­ba­tas de los lí­de­res

E. Ma­ri­ne­lla La fir­ma na­ció en 1914 en una tien­da de só­lo 20 me­tros cua­dra­dos en la pla­za Vit­to­ria de Ná­po­les y man­tie­ne allí su se­de prin­ci­pal

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN - Mar­ga­ri­ta Puig

En 1914, Eu­ge­nio Ma­ri­ne­lla de­ci­dió abrir una tien­da en la ele­gan­te Ri­vie­ra di Chiaia de Ná­po­les, con­cre­ta­men­te en la pla­za Vit­to­ria. Sa­bien­do que en ese mo­men­to el ves­tua­rio mas­cu­lino te­nía muy en cuen­ta el es­ti­lo in­glés, trans­for­mó los vein­te me­tros cua­dra­dos de su pe­que­ño es­ta­ble­ci­mien­to en un bre­ve rin­cón de In­gla­te­rra. Y se de­di­có a ofre­cer las me­jo­res cor­ba­tas ita­lia­nas rea­li­za­das con las te­las más ex­qui­si­tas que él mis- mo se­lec­cio­na­ba en Man­ches­ter.

Con esas te­las de co­lo­res dis­tin­tos, sus maes­tros en sas­tre­ría rea­li­za­ban a mano y a me­di­da las ca­mi­sas y las cor­ba­tas que ele­va­ron la mar­ca E. Ma­ri­ne­lla a un sím­bo­lo de ele­gan­cia en to­do el mun­do y una em­pre­sa po­ten­te, que en el 2015 fac­tu­ró 20,3 mi­llo­nes de eu­ros.

Las dos ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes si­guie­ron re­for­zan­do la fa­ma de las cor­ba­tas ar­te­sa­nas a ni­vel in­ter­na­cio­nal sin de­jar nun­ca las tra­di­cio­nes que con­vir­tie­ron el lu­gar en un es­pa­cio ca­si de pe­re­gri­na­ción pa­ra los aman­tes de la ele­gan­cia tra­di­cio­nal. De mo­do que en la tien­da de la pla­za Vit­to­ria, aho­ra en ma­nos de Mau­ri­zio Ma­ri­ne­lla, to­dos los días se le­van­tan las per­sia­nas a las seis y me­dia de la ma­ña­na pa­ra aco­ger a las per­so­nas con una ta­za de ca­fé,

sfo­glia­te­lle y una son­ri­sa. Y Ma­ri­ne­lla ha re­pli­ca­do ese am­bien­te en las tien­das que tie­ne en el mun­do (Mi­lán, Lon­dres, To­kio y Hong Kong), así co­mo en los cór­ners ex­clu­si­vos co­mo el abier­to re­cien­te­men­te en la tien­da San­ta Eu­la­lia de Bar­ce­lo­na. De he­cho, des­de el pa­sa­do 30 de sep­tiem­bre la tien­da ofre­ce un ser­vi­cio muy es­pe­cial: la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar por en­car­go o a me­di­da una cor­ba­ta Ma­ri­ne­lla. El clien­te pue­de es­co­ger en­tre más de cien di­se­ños, tan­to ac­tua­les co­mo de la co­lec­ción Ar­chi­vo, cor­ba­tas rea­li­za­das con es­tam­pa­dos di­se­ña­dos en­tre los años 1930 y 1980; tam­bién se po­drá es­co­ger la an­chu­ra y lon­gi­tud, el gro­sor de la en­tre­te­la e in­clu­so bor­dar ini­cia­les.

El es­ti­lo de es­ta fir­ma con his­to­ria (que ade­más pro­du­ce ca­mi­se­tas, bol­sas, ar­tícu­los de ma­rro­qui­ne­ría, pa­ñue­los, per­fu­mes y cas­cos) ha ga­na­do mu­chos ico­nos del es­ti­lo con los años. La lis­ta de clien­tes famosos in­clu­ye a Lu­chino Vis­con­ti y Aris­tó­te­les Onassis, al rey Juan Car­los, a Alberto de Mó­na­co, Gior­gio Na­po­li­tano y los pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos John F. Ken­nedy y Bill Clin­ton, que re­ci­bió una cor­ba­ta co­mo re­ga­lo de su es­po­sa, Hi­llary. Pa­ra re­me­mo­rar to­da es­ta his­to­ria, E. Ma­ri­ne­lla ha lan­za­do su co­lec­ción Ar­chi­vo, que re­edi­ta las pri­me­ras pie­zas di­se­ña­das en­tre 1930 y 1980. Un sal­to en el pa­sa­do pa­ra el que Mau­ri­zio Ma­ri­ne­lla ha usa­do los pa­tro­nes de su pa­dre y su abuelo que cer­ti­fi­can que “la cor­ba­ta es una prue­ba tan­gi­ble de buen gus­to y de sa­ber es­tar que no tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad”.

Con­fec­cio­nar una au­tén­ti­ca E. Ma­ri­ne­lla es real­men­te de­li­ca­do, ya que in­clu­so ca­da tin­te re­quie­re un pro­ce­so ex­clu­si­vo. “Po­re­jem­plo, un es­tam­pa­do de co­lor ro­sa so­bre azul ma­rino ne­ce­si­ta una mez­cla dis­tin­ta del de un ro­sa so­bre un na­ran­ja”, es­pe­ci­fi­ca Ma­ri­ne­lla. Una vez con­se­gui­da la te­la, lle­ga la to­ma de me­di­das y la con­fec­ción de la cor­ba­ta. Pa­re­ce que to­do ello ten­ga que en­ca­re­cer mu­cho el pre­cio fi­nal de es­te pro­duc­to tan tra­ba­ja­do, pe­ro Ma­ri­ne­lla di­ce que es­tá más que ajus­ta­do.

El pre­cio de ven­ta al pú­bli­co de ca­da cor­ba­ta (sua­ve y li­sa, gra­cias al to­que fi­nal que la te­la re­ci­be en los vie­jos te­la­res de Man­ches­ter) es de 180 eu­ros

Las cor­ba­tas de los años cin­cuen­ta in­tro­du­je­ron ya las pri­me­ras flo­res y mo­ti­vos más atre­vi­dos

La tien­da bar­ce­lo­ne­sa San­ta Eu­la­lia en el pa­seo de Grà­cia tie­ne un cór­ner en exclusiva

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.