Ci­ber­se­gu­ri­dad y trans­for­ma­ción di­gi­tal

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Xa­vier Gracia So­cio de Cy­ber Risk Ser­vi­ces de De­loit­te

La di­gi­ta­li­za­ción ha su­pues­to una nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial. Ha cam­bia­do tan­to los pa­rá­me­tros del en­torno, que gran­des or­ga­ni­za­cio­nes lí­de­res en su sec­tor han su­cum­bi­do por no adap­tar­se a ella. So­lo hay que mi­rar al­re­de­dor. El com­por­ta­mien­to en nues­tra so­cie­dad y nues­tras formas de con­su­mo ac­tua­les po­co tie­nen que ver con no mu­chos años atrás.

Sur­gen con fuer­za nue­vos mo­de­los de ne­go­cio y las in­dus­trias se trans­for­man. Tres ejem­plos. El sec­tor fi­nan­cie­ro: se en­fren­ta a la en­tra­da de nue­vos ju­ga­do­res co­mo las Fin­tech y los nue­vos sis­te­mas de pa­go que se­rán des­ple­ga­dos ofre­cien­do ma­yor se­gu­ri­dad, es­ca­la­bi­li­dad, des­cen­tra­li­za­ción y ve­lo­ci­dad. El re­tail va ha­cia una nue­va ex­pe­rien­cia de com­pra don­de no exis­ten fron­te­ras en­tre el mun­do fí­si­co y el vir­tual. El sec­tor del ocio y en­tre­te­ni­mien­to evo­lu­cio­na con formas dis­rup­ti­vas de con­su­mo.

Pe­ro ¿es po­si­ble una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción di­gi­tal sin te­ner en cuen­ta la ci­ber­se­gu­ri­dad? El World Eco­no­mic Fo­rum si­túa a los ci­be­ra­ta­ques en­tre los diez ries­gos más im­por­tan­tes que ame­na­zan a la eco­no­mía mun­dial. Pa­ra­le­la­men­te, el me­jor me­dio de fi­de­li­za­ción que pue­de ofre­cer hoy día una em­pre­sa a sus con­su­mi­do­res es la con­fian­za. Así es cla­ve una es­tra­te­gia ro­bus­ta de ci­ber­se­gu­ri­dad, que abar­que des­de el di­se­ño de cual­quier so­lu­ción tec­no­ló­gi­ca has­ta su sa­li­da al mer­ca­do, pa­san­do de un rol de­fen­si­vo a fa­ci­li­ta­dor de la trans­for­ma­ción di­gi­tal.

En un fu­tu­ro no le­jano se­rá ha­bi­tual rea­li­zar transac­cio­nes a tra­vés de dis­po­si­ti­vos we­rea­bles, usa­re­mos apli­ca­cio­nes de in­te­li- gen­cia ar­ti­fi­cial que nos ayu­da­rán a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes de in­ver­sión y es­ta­ble­ce­re­mos ru­tas au­to­má­ti­cas con nues­tro Smart Car. To­do nues­tro en­torno es­ta­rá co­nec­ta­do ba­jo pla­ta­for­mas de IoT ( in­ter­net of the things), cu­yo desa­rro­llo ha si­do des­tino de im­por­tan­tes in­ver­sio­nes de las gran­des com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas y fi­nan­cie­ras -an­te un mer­ca­do que pre­vé más de 20.8 bi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos pa­ra 2020- pe­ro que, sin em­bar­go, aún tie­ne ca­mino por re­co­rrer ya que un sim­ple dis­po­si­ti­vo vul­ne­ra­ble pue­de ha­cer caer to­do un ser­vi­cio de IoT. A ello se su­ma otros pro­ce­sos de trans­for­ma­ción di­gi­tal ba­sa­dos en cloud com­pu­ting y mo­bi­le, que mul­ti­pli­can el nú­me­ro de ac­to­res que en­tran en jue­go (sis­te­mas, apli­ca­cio­nes, dis­po­si­ti­vos, da­tos y re­la­cio­nes di­ná­mi­cas) y au­men­tan la com­ple­ji­dad al te­ner ca­da uno exi­gen­cias pro­pias de se­gu­ri­dad tec­no­ló­gi­ca.

Hoy son más de 200 días la bre­cha tem­po­ral me­dia des­de que el ata­can­te en­tra en la em­pre­sa has­ta que es de­tec­ta­do. Seis me­ses y me­dio du­ran­te los que mi­llo­nes de da­tos so­bre nues­tros clien­tes, pro­pie­dad in­te­lec­tual, pa­ten­tes, etc. que­dan com­pro­me­ti­dos o ex­pues­tos. La con­cien­cia­ción es ca­da vez ma­yor. Se cal­cu­la que el 60% de los pre­su­pues­tos de las em­pre­sas de­di­ca­dos a se­gu­ri­dad di­gi­tal es­ta­rán cen­tra­dos en un mo­de­lo de ci­ber­se­gu­ri­dad evo­lu­cio­na­do de de­tec­ción-res­pues­ta pa­ra 2020. Pe­ro no es su­fi­cien­te.

El re­co­rri­do de las trans­for­ma­ción di­gi­tal es am­plio, ne­ce­sa­rio y fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo de nues­tra so­cie­dad y te­ji­do em­pre­sa­rial, pe­ro to­do se­rá más len­to y di­fí­cil sin un acom­pa­ña­mien­to se­rio en ci­ber­se­gu­ri­dad. Mo­ti­vos hay pa­ra que es­te ám­bi­to ha­ya si­do apo­da­do co­mo “los guar­dia­nes del gran cam­bio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.