Lo me­jor de la do­ble per­so­na­li­dad

Ser fa­bri­can­te de co­ches y mo­tos ha ejer­ci­do de aci­ca­te en Hon­da pa­ra crear es­te pro­to­ti­po

La Vanguardia - Dinero - - CONCEPT CAR -

Dis­po­ne de cua­tro rue­das y, con­se­cuen­te­men­te, de­be­ría ser tra­ta­do co­mo un au­to­mó­vil. Pe­ro el pues­to de con­duc­ción del pi­lo­to se en­cuen­tra to­tal­men­te al ai­re li­bre, y por lo tan­to, tam­bién po­dría de­fi­nir­se co­mo una mo­to­ci­cle­ta. Vehícu­lo do­ta­do con ge­né­ti­ca hí­bri­da, que com­bi­na as­pec­tos de am­bos mun­dos, el Hon­da Pro­ject 2&4 es uno de los vehícu­los más ad­mi­ra­dos en cual­quie­ra de los sa­lo­nes in­ter­na­cio­na­les en los que se ex­hi- be. Es­te apa­sio­nan­te con­cept car de­mues­tra que la ima­gi­na­ción es ca­paz de su­pe­rar los lí­mi­tes de los con­ven­cio­na­lis­mos his­tó­ri­cos.

Pa­ra dar vi­da aun vehícu­lo de ca­rac­te­rís­ti­cas tan es­pe­cia­les, la cú­pu­la di­rec­ti­va de la mar­ca ja­po­ne­sa de­ci­dió po­ner en mar­cha un con­cur­so glo­bal, que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los cen­tros de di­se­ño que tie­ne des­per­di­ga­dos por el mun­do, en el que se tra­ta­ba de bus­car nue­vos sen­de­ros pa­ra am­pliar el ho­ri­zon­te del uni­ver­so del mo­tor. Tras unin­ten­so pro­ce­so de de­ba­te, se im­pu­so la osa­da ini­cia­ti­va del Hon­da Pro­ject 2&4, un van­guar­dis­ta pro­to­ti­po que re­pre­sen­ta per­fec­ta­men­te la fi­lo­so­fía de la em­pre­sa de pro­mo­ver y pre­miar el pen­sa­mien­to in­ge­nio­so.

Una de las prin­ci­pa­les fi­na­li­da- des de es­ta in­tere­san­te ini­cia­ti­va era po­ner de re­lie­ve uno de los con­cep­tostr adi­cio­na­les de­fen­di­dos a tra­vés de la his­to­ria por Hon­da, que siem­pre ha in­ten­ta­do in­cul­car en­tre sus tra­ba­ja­do­res los va­lo­res de la ar­te­sa­nía crea­ti­va. Me­dian­te pro­duc­tos tan es­pe­cia­les, la fir­ma ja­po­ne­sa pre­ten­de en­fa­ti­zar su pri­vi­le­gia­da po­si­ción co­mo pri­mer fa­bri­can­te de mo­to­res del mun­do, pues­to que ca­da año mon­ta sus co­ra­zo­nes me­cá­ni­cos en más de 27 mi­llo­nes de ar­ti­lu­gios, su­man­do au­to­mó­vi­les, mo­to­ci­cle­tas, em­bar­ca­cio­nes, ge­ne­ra­do­res y avio­nes.

Do­ta­do con un sor­pren­den­te pues­to de con­duc­ción, com­pues­to por un asien­to flo­tan­te y unos man­dos al ai­re li­bre, el Pro­ject 2&4 es un ho­me­na­je a la ex­pe­rien­cia de Hon­da en el Cam­peo­na­to del Mun­do de Mo­toGP. No en vano, ba­jo la piel de fi­bra de car­bono que com­po­ne su ca­rro­ce­ría, se ha op­ta­do por es­con­der el pro­pul­sor de la mo­to­ci­cle­ta que par­ti­ci­pa en el Mun­dial, pe­ro con­ve­nien­te­men­te mo­di­fi­ca­do pa­ra po­der cir­cu­lar por ca­rre­te­ra sin te­ner que ser un pi­lo­to pro­fe­sio­nal pa­ra ges­tio­nar­lo.

Lo me­jor del Hon­da Pro ject 2&4, que tie­ne una po­ten­cia má­xi­ma de 215 CV, es que su afor­tu­na­do con­duc­tor se em­pa­pa­rá de la sen­sa­ción de li­ber­tad pro­pia de una mo­to­ci­cle­ta, pe­ro con la ven­ta­ja de es­tar a los man­dos de un vehícu­lo cu­ya ba­se ro­dan­te pro­por­cio­na la es­ta­bi­li­dad y la ca­pa­ci­dad de fre­na­da de un au­to­mó­vil. Des afor­tu­na­da­men­te, los re­qui­si­tos d eh omo­lo­ga­ción ac­tua­les con­vier­ten en mi­sión im­po­si­ble pen­sar en crear un vehícu­lo ma­tri­cu­la ble si­mi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.