La me­tá­fo­ra del pa­tio de co­le­gio

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Mi­quel Puig Eco­no­mis­ta

Los es­tu­dian­tes de Eco­no­mía han de cur­sar una asig­na­tu­ra que se de­no­mi­na Mi­cro, en la que se les ex­pli­ca que el mer­ca­do de tra­ba­jo fun­cio­na co­mo la for­ma­ción de los equi­pos de fút­bol en un pa­tio de co­le­gio: dos ca­pi­ta­nes (em­pre­sa­rios) van eli­gien­do uno a uno los com­pa­ñe­ros (tra­ba­ja­do­res) dis­po­ni­bles em­pe­zan­do por los me­jo­res y ter­mi­nan­do por el peor. Se les di­ce que los em­pre­sa­rios só­lo es­tán dis­pues­tos a con­tra­tar tra­ba­ja­do­res si el sa­la­rio es in­fe­rior a la pro­duc­ti­vi­dad del úl­ti­mo tra­ba­ja­dor con­tra­ta­do, o sea, el me­nos pro­duc­ti­vo. Lo que los alum­nos apren­den es que, pa­ra que no ha­ya pa­ro, el sa­la­rio de­be ser su­fi­cien­te­men­te ba­jo. La me­tá­fo­ra de los equi­pos de fút­bol es com­pren­si­ble y la con­clu­sión es ra­zo­na­ble, por lo que los alum­nos ha­cen su­ya la ex­pli­ca­ción.

Los mis­mos alum­nos es­tu­dian una asig­na­tu­ra que se de­no­mi­na Ma­cro en la que otro pro­fe­sor les en­se­ña que las em­pre­sas con­tra­tan tra­ba­ja­do­res en fun­ción de la de­man­da que hay de sus pro­duc­tos: si hay quien com­pra sus pro­duc­tos, con­tra­tan, y si no, no. Lo que se de­du­ce es que el pa­ro es con­se­cuen­cia del pe­si­mis­mo de con­su­mi­do­res e in­ver­so­res, y que la ma­ne­ra de evi­tar­lo es que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas com­pen­sen los es­ta­dos de opi­nión de unos y otros gas­tan­do mu­cho cuan­do ellos no lo quie­ran ha­cer. La ex­pli­ca­ción tam­bién es cohe­ren­te, es in­tui­ti­va y me­mo­ri­zar­la es con­di­ción pa­ra apro­bar la asig­na­tu­ra, tres ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra que los alum­nos la den por bue­na.

Ob­via­men­te, es­tas dos ex­pli­ca­cio­nes son con­tra­dic­to­rias, y es in­creí­ble que, ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción, se si­gan ex­pli­can­do en pa­ra­le­lo en las mis­mas au­las. Es­ta con­fu­sión es una de las cau­sas por las que nos re­sul­ta tan di­fí­cil en­ten­der y, por tan­to, com­ba­tir efi­caz­men­te, el pa­ro. De acuer­do con la pri­me­ra teo­ría, si lo hay es por­que los sa­la­rios son de­ma­sia­do al­tos, y el res­to son de­ta­lles sin im­por­tan­cia. De acuer­do con la se­gun­da, la re­duc­ción de los sa­la­rios no ha­ce sino em­peo­rar las co­sas, por­que los tra­ba­ja­do­res tie­nen me­nos di­ne­ro en el bol­si­llo pa­ra gas­tar; lo que ha­ce fal­ta es su­bir­los y, so­bre to­do, que los go­bier­nos ha­gan dé­fi­cit. Co­mo tan­to la una co­mo la otra cuen­tan con pre­mios No­bel de Eco­no­mía, al­gu­nos muy lo­cua­ces, dis­pues­tos a de­fen­der­la, re­sul­ta di­fí­cil que dos per­so­nas ra­zo­na­bles con ideas di­fe­ren­tes lle­guen a po­ner­se de acuer­do.

La con­fu­sión ha em­peo­ra­do con la irrup­ción de un gru­po cre­cien­te de co­men­ta­ris­tas que anun­cian que ya se ha ini­cia­do la des­truc­ción de ca­si to­dos los pues­tos de tra­ba­jo que co­no­ce­mos (des­de ta­xis­tas has­ta con­ta­bles), sus­ti­tui­dos por má­qui­nas go­ber­na­das con al­go­rit­mos. Se­gún es­tos, el pa­ro es inevi­ta­ble.

Lo cier­to es que só­lo hay que abrir los ojos pa­ra dar­se cuen­ta de que nin­gu­na de las tres teo­rías nos ayu­da a en­ten­der nues­tros pro­ble­mas.

Vol­va­mos al pa­tio de co­le­gio. En Es­pa­ña tra­ba­jan aho­ra 18 mi­llo­nes de per­so­nas, 5,4 mi­llo­nes más que ha­ce vein­te años. Se tra­ta de un au­men­to fa­bu­lo­so, su­pe­rior al de cual­quier país de nues­tro en­torno: Ale­ma­nia o Gran Bre­ta­ña han crea­do 4,5 ca­da una, y Fran­cia, me­nos de 4. La ci­fra no só­lo es fa­bu­lo­sa­men­te gran­de, sino que es ca­si tan gran­de co­mo la su­ma de los nue­vos alum­nos (la di­fe­ren­cia en­tre los es­pa­ño­les que han lle­ga­do a la edad la­bo­ral y los que la han su­pe­ra­do), los alum­nos que que­rían ju­gar y no po­dían (los pa­ra- dos de ha­ce vein­te años) y los alum­nos que no que­rían ju­gar pe­ro aho­ra sí quie­ren ha­cer­lo (el au­men­to de la ta­sa de ac­ti­vi­dad). Con 5,4 mi­llo­nes de nue­vos ju­ga­do­res, aho­ra de­be­ría­mos te­ner pleno em­pleo en vez de te­ner más de 4 mi­llo­nes y me­dio de pa­ra­dos. El pro­ble­ma no es que los sa­la­rios sean de­ma­sia­do al­tos.

Tam­po­co, ob­via­men­te, nos ha fa­lla­do la de­man­da de pro­duc­tos: ¡es­ta­mos ocu­pan­do 5,4 mi­llo­nes más de per­so­nas que ha­ce vein­te años! Tam­po­co nos han fa­lla­do las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, las cua­les, ¡po­bres!, no ha­cen sino in­cu­rrir en dé­fi­cit tras dé­fi­cit. Tam­po­co nos han fa­lla­do los em­pre­sa­rios, a los que he­mos di­cho que creen pues­tos de tra­ba­jo, y eso es lo que han he­cho, y con más efi­ca­cia que sus co­le­gas. Tam­po­co nos ha fa­lla­do la tecnología: qui­zás ha­ya em­pe­za­do una des­truc­ción ma­si­va de pues­tos de tra­ba­jo, pe­ro hoy tra­ba­jan en Es­pa­ña mu­chos más de los que po­día­mos es­pe­rar que lo hi­cie­ran ha­ce vein­te años.

Pro­li­fe­ran los es­cri­tos y los de­ba­tes so­bre qué ha­cer pa­ra en­men­dar nues­tro pa­ro, que pa­re­ce en­dé­mi­co. Mi opi­nión es que lo pri­me­ro que ne­ce­si­ta­mos es qui­tar­nos de en­ci­ma a dos eco­no­mis­tas di­fun­tos: Mars­hall (el del pa­tio de co­le­gio) y el pro­pio Key­nes (el de la de­man­da), cu­yas teo­rías han pa­sa­do a for­mar par­te de lo que con­si­de­ra­mos el sen­ti­do co­mún: que en Es­pa­ña hay pa­ro por­que no se han crea­do su­fi­cien­tes pues­tos de tra­ba­jo, y que es­to se de­be o bien a que los sa­la­rios son de­ma­sia­do ele­va­dos o bien a que fal­ta de­man­da. Pa­re­cen de sen­ti­do co­mún, pe­ro am­bas ex­pli­ca­cio­nes son so­lem­nes ton­te­rías. Sen­ci­lla­men­te por­que en Es­pa­ña se han crea­do mu­chos pues­tos de tra­ba­jo. De he­cho, de­ma­sia­dos. Y por eso es una ton­te­ría que in­sis­ta­mos en que la prio­ri­dad de­be ser se­guir crean­do pues­tos de tra­ba­jo.

No hay tal co­sa co­mo “el úl­ti­mo tra­ba­ja­dor”. Nues­tro pa­tio de co­le­gio tie­ne una puer­ta por la que van en­tran­do ni­ños a me­di­da que los ca­pi­ta­nes van se­lec­cio­nan­do. Hay pa­tios sin puer­ta (Sui­za, Aus­tra­lia), pe­ro hay mu­chos que tie­nen una tan gran­de co­mo la nues­tra, y les va bien. Si que­re­mos aca­bar con el pa­ro lo im­por­tan­te no es que los ca­pi­ta­nes se­lec­cio­nen más y más ju­ga­do­res; lo im­por­tan­te es que se­lec­cio­nen a los que es­tán den­tro del pa­tio. Mien­tras no en­ten­da­mos es­to, siem­pre ten­dre­mos mu­chos ni­ños que no po­drán ju­gar.

Pa­ro La prio­ri­dad no de­be ser se­guir crean­do em­pleo, sino que los ocu­pa­do­res

quie­ran se­lec­cio­nar la mano de obra

dis­po­ni­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.