El mie­do, el peor enemi­go del trá­fi­co

La fra­gi­li­dad po­lí­ti­ca y los aten­ta­dos hun­den las ru­tas del nor­te de Áfri­ca y des­ti­nos eu­ro­peos ame­na­za­dos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Mien­tras el trá­fi­co aé­reo si­gue su­bien­do –la IATA pre­vé que el nú­me­ro de pa­sa­je­ros se du­pli­ca­rá en me­nos de 20 años pa­ra pa­sar de 3.800 mi­llo­nes anua­les en la ac­tua­li­dad a 7.200 mi­llo­nes en 2035–, la in­dus­tria vi­ve pen­dien­te de fac­to­res ex­ter­nos co­mo huel­gas de con­tro­la­do­res o ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en de­ter­mi­na­das re­gio­nes. Los aten­ta­dos de Tú­nez en la pri­ma­ve­ra del 2015, así co­mo el de­rri­bo de un avión ru­so en Egip­to o los aten­ta­dos de Pa­rís, Ni­za o Es­tam­bul han de­ja­do to­ca­das las ru­tas aé­reas a va­rios des­ti­nos. Easy­jet, uno de los prin­ci­pa­les ca­rriers tu­rís­ti­cos pa­ra los bri­tá­ni­cos ha­cia des­ti­nos del nor­te de Áfri­ca, ha si­do la com­pa­ñía más afec­ta­da por la ba­ja­da de trá­fi­co en las ru­tas, pe­ro los efec­tos han im­pac­ta­do en otras com­pa­ñías. Tur­kish Air­li­nes, tras el in­ten­to del gol­pe de Es­ta­do y la ines­ta­bi­li­dad en que se ins­ta­ló el país, se vio obli­ga­da a re­du­cir fre­cuen­cias y a eli­mi­nar cier­tas ru­tas an­te la fuer­te caí­da de la afluen­cia de tu­ris­tas. Tam­bién des­ti­nos co­mo Bruselas, en aler­ta por la ame­na­za yiha­dis­ta tas los ata­ques te­rro­ris­tas en el ae­ro­puer­to y me­tro de la ciu­dad, se han vis­to afec­ta­dos por la caí­da de vi­si­tan­tes. La ca­pi­tal eu­ro­pea re­gis­tró una fuer­te caí­da de vi­si­tan­tes en el pri­mer se­mes­tre del 2016: el nú­me­ro de tu­ris­tas es­pa­ño­les des­cen­dió un 25%, el de vi­si­tan­tes ja­po­ne­ses ca­yó un 41,1% y el de ita­lia­nos ba­jó un 37,9%. Pe­ro el des­vío de pa­sa­je­ros en cam­bio ha be­ne­fi­cia­do a otros des­ti­nos co­mo la cos­ta del sol y pla­ya en Es­pa­ña. Se­gún los úl­ti­mos da­tos de Ex­cel­tur, só­lo el pa­sa­do ve­rano lle­ga­ron a Es­pa­ña 1,5 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes pres­ta­dos de los mer­ca­dos afec­ta­dos por con­flic­tos y las pre­vi­sio­nes apun­tan a que “del cre­ci­mien­to es­ti­ma­do de 6,6 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros, 3,9 mi­llo­nes eran asi­duos a otros mer­ca­dos”. En por­cen­ta­je, su­po­ne que más del 60% del in­cre­men­to de tu­ris­tas ex­tran­je­ros son pres­ta­dos de los ci­ta­dos des­ti­nos. Es­te efec­to lla­ma­da co­mo des­tino re­fu­gio ha dis­pa­ra­do el nú­me­ro de pa­sa­je­ros lle­ga­dos a los ae­ro­puer­tos es­pa­ño­les du­ran­te el ac­tual ejer­ci­cio y ha be­ne­fi­cia­do el in­cre­men­to de trá­fi­co de com­pa­ñías co­mo Vue­ling, Rya­nair y, so­bre to­do Nor­we­gian Air­ways, que des­de ju­lio a sep­tiem­bre trans­por­tó 2,17 mi­llo­nes, un 35% más des­de y ha­cia a Es­pa­ña.

JEFF MIT­CHELL / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.