UE: la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca mi­ra al 2020

Con la po­ten­cia­ción del ‘eGo­vern­ment’ Bruselas quie­re avan­zar ha­cia el mer­ca­do úni­co di­gi­tal

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

La ex­ten­sión de los ser­vi­cios on li­ne trans­fron­te­ri­zos es una de las ne­ce­si­da­des más apre­mian­tes

En pro­me­dio, los ciu­da­da­nos y las em­pre­sas pue­den ac­ce­der a tra­vés de in­ter­net al 81% de los ser­vi­cios pú­bli­cos de­fi­ni­dos co­mo esen­cia­les pa­ra ma­te­ria­li­zar la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca, que en len­gua­je co­mu­ni­ta­rio se des­cri­be co­mo eGo­vern­ment. El por­cen­ta­je es nue­ve pun­tos más al­to que el del 2012, pe­ro ba­jo la al­fom­bra es­ta­dís­ti­ca se es­con­den de­bi­li­da­des que co­rre­gir. Es la mi­sión que ha si­do con­fia­da al co­mi­sa­rio alemán Gunt­her Oet­tin­ger: cum­plir los ob­je­ti­vos del plan de ac­ción an­tes del 2020.

El prin­ci­pio ge­ne­ral que am­pa­ra la ini­cia­ti­va sos­tie­ne que cuan­tos más ser­vi­cios es­tén dis­po­ni­bles en in­ter­net, más cer­ca es­ta­rá Europa de que un nú­me­ro más am­plio de ser­vi­cios pú­bli­cos es­té dis­po­ni­ble on li­ne por de­fec­to y que una pro­por­ción cre­cien­te sea de al­can­ce sea trans­fron­te­ri­zo por de­fec­to. Se­gún el in­for­me que ha pu­bli­ca­do la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que­da mu­cho por ha­cer: los ser­vi­cios on li­ne a las em­pre­sas han me­jo­ra­do os­ten­si­ble­men­te, y los que tie­nen co­mo des­ti­na­ta­rios a los in­di­vi­duos fla­quean en fa­ci­li­dad de uso y ve­lo­ci­dad de ac­ce­so.

Pa­ra lle­gar a es­ta con­clu­sión, ha­bía que es­co­ger un lis­ta­do de ser­vi­cios ob­je­to de me­di­ción. En su día (año 2012) se di­se­ña­ron cua­tro blo­ques: fi­nan­zas [im­pues­tos, se­gu­ros, mul­tas, ava­les, et­cé­te­ra]; re­gis­tros y ac­tua­li­za­ción de la in­for­ma­ción de na­tu­ra­le­za pú­bli­ca; per­mi­sos [en par­ti­cu­lar a es­ca­la de la ad­mi­nis­tra­ción lo­cal] y re­cla­ma­cio­nes. Se ad­vier­te des­de la in­tro­duc­ción que el ca­tá­lo­go po­dría ser ob­je­ta­do tan­to co­mo cual­quier otro. Se­gún una con­clu­sión ge­né­ri­ca, al­gu­nos ser­vi­cios de na­tu­ra­le­za pre­di­gi­tal arras­tran el pro­ble­ma de no ha­ber si­do con­ce­bi­dos con cen­tri­ci­dad que los enfoque más en el usua­rio que en las ne­ce­si­da­des de las au­to­ri­da­des. Es­ta es una de las li­cen­cias crí­ti­cas (po­cas) que se to­ma el es­tu­dio, desa­rro­lla­da en nom­bre de la Co­mi­sión Eu­ro­pea por la con­sul­to­ra Cap­ge­mi­ni.

So­bre es­ta pre­mi­sa, la trans­for­ma­ción di­gi­tal de las or­ga­ni­za­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les re­quie­re mu­cho más que tra­zar or­ga­ni­gra­mas: se quie­re evi­tar una nue­va frag­men­ta­ción, ha­rá fal­ta cam­biar ru­ti­nas, for­mar a los fun­cio­na­rios y con­tar con el li­de­raz­go ade­cua­do. No es tan sen­ci­llo.

Cuan­do la CE ana­li­za el pro­gre­so com­pa­ra­do de los ser­vi­cios, dis­tin­gue en­tre los bá­si­cos –en los que se pre­ten­de una in­ter­ac­ción ele­men­tal [des­car­gar un for­mu­la­rio] y los am­plia­dos, en los que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas apor­ten al­go di­fe­ren­te [com­ple­tar on li­ne la transac­ción]. El es­tu­dio re­ve­la, en­tre otros ras­gos, que no­ti­fi­car a co­rreos o a un mu­ni­ci­pio el cam­bio de do­mi­ci­lio es de los ser­vi­cios peor ca­li­fi­ca­dos, sien­do apa­ren­te­men­te de los más sen­ci­llos de im­plan­tar.

En tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre por la so­li­dez de la in­te­gra­ción eu­ro­pea, el es­tu­dio ha­ce la apues­ta con­tra­ria: ex­ten­der el plan de ac­ción a un ar­ti­fi­cio que lla­ma “28+” [in­clu­ye Is­lan­dia, Mon­te­ne­gro, No­rue­ga, Ser­bia, Sui­za y Tur­quía].

Grá­fi­ca­men­te, el ma­pa que con­den­san los in­di­ca­do­res de los 34 paí­ses vie­ne a tra­zar una suer­te de dia­go­nal di­gi­tal que va del sud­oes­te al nor­des­te de Europa. En él apa­re­cen con dis­tin­ta in­ten­si­dad aque­llos que es­tán por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea. La dia­go­nal po­ne de re­lie­ve la fa­vo­ra­ble si­tua­ción de Es­pa­ña, Por­tu­gal y Fin­lan­dia, a la vez que des­ve­la el re­tra­so de los paí­ses del es­te del con­ti­nen­te, sean o no miem­bros de la Unión Eu­ro­pea.

En el ca­so es­pa­ñol, se apun­ta co­mo ras­go po­si­ti­vo la ele­va­da pro­por­ción en es­tas cua­tro fa­ce­tas: bús­que­da on li­ne de in­for­ma­ción so­bre ser­vi­cios de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, in­ter­ac­ción pri­ma­ria con es­tas, des­car­ga de for­mu­la­rios que re­lle­nar y, por úl­ti­mo, el uso de la red pa­ra in­ter­cam­biar do­cu­men­ta­ción en am­bos sen­ti­dos.

En gran me­di­da, la bue­na po­si­ción de Es­pa­ña en el in­di­ca­dor ge­ne­ral se de­be al al­to nú­me­ro de do­cu­men­tos elec­tró­ni­cos ges­tio­na­dos por la Te­so­re­ría de la Se­gu­ri­dad So­cial que por sí so­la con­tri­bu­ye (en fe­bre­ro del 2016) con 38,4 mi­llo­nes do­cu­men­tos elec- tró­ni­cos en su sis­te­ma, so­bre el to­tal de 141,9 mi­llo­nes del con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes.

Los in­di­ca­do­res de eGo­vern­ment con­tri­bu­yen al ob­je­ti­vo de mer­ca­do úni­co di­gi­tal, co­me­ti­do que es­tá a car­go del co­mi­sa­rio Oet­tin­ger. Una de­bi­li­dad que se sub­ra­ya co­mo ne­ce­sa­ria de co­rre­gir an­tes del 2020 es la ex­ten­sión de los ser­vi­cios on li­ne trans­fron­te­ri­zos, pa­ra que los ciu­da­da­nos y las em­pre­sas (so­bre to­do es­tas) de un país pue­dan lle­var a tér­mino a tra­vés de in­ter­net sus ges­tio­nes en otro país.

MI­GUEL A. LO­PES / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.