El ne­go­cio de la ve­jez

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Fer­nan­do Trías de Bes Es­cri­tor y eco­no­mis­ta. Pro­fe­sor aso­cia­do de Esa­de

El au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da y la lon­ge­vi­dad se ob­ser­va en de­ta­lles ta­les co­mo la co­exis­ten­cia de dos pa­pas en Ro­ma, dos re­yes en Es­pa­ña o que al prín­ci­pe he­re­de­ro a la co­ro­na bri­tá­ni­ca le fal­ten dos años pa­ra cum­plir los 70.

En el ám­bi­to asis­ten­cial, se abre un desafío so­cial y eco­nó­mi­co sin pre­ce­den­tes. La de­man­da de cui­da­dos, sa­lud y asis­ten­cia a an­cia­nos au­men­ta­rá co­mo nin­gún otro mer­ca­do. Sin em­bar­go, es­ta de­man­da ten­drá una ca­pa­ci­dad de com­pra muy li­mi­ta­da y unos re­cur­sos pú­bli­cos men­guan­tes.

Las re­si­den­cias, cen­tros de día y otras em­pre­sas de re­cur­sos asis­ten­cia­les son un es­la­bón fun­da­men­tal de es­ta ca­de­na. En su sec­tor, la re­gu­la­ción de pre­cios y sa­la­rios res­trin­ge de tal mo­do la li­ber­tad que la in­no­va­ción, la di­ver­si­fi­ca­ción o la bús­que­da de fuen­tes adi­cio­na­les de in­gre­sos que­dan ca­pa­dos ca­si por com­ple­to. Ex­cep­to la in­no­va­ción en cos­tes o efi­cien­cia, po­cas op­cio­nes que­dan a la fun­ción em­pre­sa­rial en es­te ám­bi­to.

Es ver­dad que, en el ám­bi­to asis­ten­cial, el pe­so de lo pú­bli­co, tan­to en lo re­gu­la­to­rio co­mo en lo fi­nan­cie­ro, de­be ser dis­tin­to al de otros sec­to­res. Sin em­bar­go, las ad­mi­nis­tra­cio­nes no pue­den ig­no­rar las ten­den­cias ma­cro­eco­nó­mi­cas que con­vier­ten en ob­so­le­tos sus es­que­mas de re­gu­la­ción sec­to­rial. Es­ta mis­ma se­ma­na, el Go­bierno ad­mi­tía que a fi­na­les de 2017 se aca­ba­rá el di­ne­ro re­ser­va­do pa­ra pa­gar las pen­sio­nes.

Si el Es­ta­do del bie­nes­tar no pue­de, por sí so­lo, ase­gu­rar la ca­li­dad y la asis­ten­cia a to­da la de­man­da, de­be­rá de­jar de pen­sar en tér­mi­nos ma­cro pa­ra que sea la mi­cro­eco­no­mía quien bus­que al­ter­na­ti­vas. De­be­rá abrir la mano, con­fiar en la ini­cia­ti­va pri­va­da y de­ri­var sus fun­cio­nes a otros ám­bi­tos: a la su­per­vi­sión; a que la li­ber­tad em­pre­sa­rial se mue­va den­tro de unos es­tán­da­res de­ter­mi­na­dos, y no tan­to en la re­gu­la­ción de pre­cios y cos­tes.

La re­gu­la­ción de ta­ri­fas y de cos­tes la­bo­ra­les en un sec­tor don­de el per­so­nal re­pre­sen­ta dos ter­ce­ras par­tes de los cos­tes to­ta­les pro­vo­ca que la fac­tu­ra­ción no pue­da au­men­tar y que los cos­tes la­bo­ra­les no pue­dan adap­tar­se a lo que la de­man­da y ofer­ta la­bo­ral po­dría ofre­cer.

La irrup­ción de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio es­tá de­mos­tran­do que con­cep­tos ta­les co­mo

re­cur­so o ac­ti­vo pue­den adop­tar formas to­tal­men­te dis­rup­ti­vas. Airbnb es la ma­yor ca­de­na ho­te­le­ra del mun­do y no tie­ne ni una so­la ha­bi­ta­ción en pro­pie­dad. Hay bo­de­gas de vino don­de los clien­tes en­va­san su pro­pia mar­ca y acu­den a en­va­sar, es de­cir, a tra­ba­jar, pa­gan­do por ello.

El mun­do asis­ten­cial en el en­torno de la ve­jez es­tá ex­pues­to a un sin­nú­me­ro de po­si­bi­li­da­des: des­de lo que fa­mi­lia­res y alle­ga­dos pue­dan rea­li­zar has­ta crea­ti­vas fór­mu­las don­de ac­ti­vos y aho­rros de los ma­yo­res pue­dan con­tri­buir al sos­te­ni­mien­to de su pro­pio cui­da­do.

La in­no­va­ción en el sec­tor asis­ten­cial es un asun­to ur­gen­te. Yes pa­ra­dó­ji­co por­que la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción es la que más se be­ne­fi­cia­ría.

Desafíos En el ám­bi­to asis­ten­cial, el Es­ta­do de­be abrir la mano, con­fiar en la ini­cia­ti­va pri­va­da y de­di­car­se a la su­per­vi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.