Los ti­pos ne­ga­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - ECONOMICA VERDE - Ro­bert Tor­na­bell Pro­fe­sor emé­ri­to de la URL y ex­de­cano Esa­de Bu­si­ness School

Sue­le de­cir­se que los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos no tie­nen pre­ce­den­tes. No es cier­to. New­ton, el ge­nio que for­mu­ló la Teo­ría de la Gra­vi­ta­ción y el cálcu­lo in­fi­ni­te­si­mal di­ri­gió en los úl­ti­mos años de su vi­da la Ca­sa de La Mo­ne­da, don­de se acu­ña­ban las mo­ne­das, y en 1687 in­ven­tó las ra­nu­ras que po­nían en evi­den­cia a los que se de­di­ca­ban a ras­car las mo­ne­das de va­lor. De es­ta for­ma New­ton se con­vir­tió en el pri­me­ro que lu­chó con­tra los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos, por­que cuan­do una mo­ne­da pier­de va­lor, co­mo ha se­ña­la­do el ex eco­no­mis­ta je­fe del FMI Ken­neth Ro­goff, en­tra­mos en ti­pos ne­ga­ti­vos. En el pa­sa­do, los re­yes pa­ga­ron las deu­das de las gue­rras re­ba­jan­do el con­te­ni­do de oro y pla­ta de las nue­vas mo­ne­das que acu­ña­ban.

El pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Ma­rio Drag­hi, no ha rein­ven­ta­do los ti­pos ne­ga­ti­vos y los uti­li­za con cua­tro fi­na­li­da­des di­fí­ci­les de re­ba­tir: pa­ra que los con­su­mi­do­res gas­ten más y con­tri­bu­yan al cre­ci­mien­to; pa­ra con­se­guir el au­men­to de la in­fla­ción has­ta el 2%, pe­ro sin re­ba­sar­lo; pa­ra que el eu­ro se apre­cie con­tra el dó­lar; y, no me­nos im­por­tan­te, pa­ra obli­gar a los ban­cos a que pa­guen por los ex­ce­den­tes de li­qui­dez que de­po­si­ten en el ban­co cen­tral, el 0,40% ne­ga­ti­vo, y den más cré­di­to a las py­mes.

La com­pra de deu­da so­be­ra­na y bo­nos de com­pa­ñías no ban­ca­rias han con­se­gui­do que las em­pre­sas que ne­ce­si­tan en­deu­dar­se lo ha­gan sin pa­gar in­tere­ses, pues los co­bran y las emi­sio­nes de la deu­da pú­bli­ca son tan ba­ra­tas que re­ba­jan el cos­te me­dio de la deu­da glo­bal.

Los ban­cos con ex­ce­den­tes de li­qui­dez pre­fie­ren co­lo­car­la en el mer­ca­do al por ma­yor y por eso los que tie­nen hi­po­te­cas a ti­po va­ria­ble pa­gan ca­da vez me­nos, por­que el Eu­ri­bor es ne­ga­ti­vo a corto pla­zo. Pe­ro no to­do es fa­vo­ra­ble, por­que quie­nes tie­nen aho­rros ape­nas co­bran por sus de­pó­si­tos ban­ca­rios y com­pa­ñías de se­gu­ros y fon­dos de pen­sio­nes se ven in­ca­pa­ces de acu­mu­lar las re­ser­vas ne­ce­sa­rias pa­ra cum­plir las pro­me­sas de ren­di­mien­tos fu­tu­ros que ofre­cie­ron a sus con­tra­tan­tes. Los más per­ju­di­ca­dos son los ban­cos, por­que su margen de in­tere­ses se es­tre­cha y ga­nan me­nos. Lo di­jo con ma­yor con­tun­den­cia el pre­si­den­te de un ban­co es­pa­ñol: “Los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos es­tán ma­tan­do a la ban­ca”.

En con­clu­sión, lo que pre­ten­de el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo es que de­je­mos atrás el pe­li­gro de la de­fla­ción y evi­tar caer en la que Ja­pón su­frió du­ran­te la de­no­mi­na­da “dé­ca­da per­di­da”. Si au­men­ta la in­fla­ción se­rá más fá­cil pa­gar la deu­da acu­mu­la­da y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca po­dría re­vi­ta­li­zar­se, aun­que sea a cos­ta de pe­na­li­zar a los pe­que­ños aho­rra­do­res y re­va­lo­ri­zar el eu­ro con­tra el dó­lar. Son re­me­dios im­po­pu­la­res, pe­ro ne­ce­sa­rios por un tiem­po li­mi­ta­do.

El ob­je­ti­vo Si au­men­ta la in­fla­ción, se­rá más fá­cil pa­gar la deu­da acu­mu­la­da y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca po­dría re­vi­ta­li­zar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.