Ha­doop es la pla­ta­for­ma so­bre la que se apo­yan las apli­ca­cio­nes de ‘big da­ta’

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL -

No es pre­ci­so un cur­so de in­glés para cap­tar la in­ten­ción del ma­ni­do con­cep­to big da­ta, que dispu­ta al de compu­tación en la nu­be la pri­me­ra pla­za en­tre las ex­pre­sio­nes de uso co­rrien­te cuan­do se ha­bla o es­cri­be so­bre aque­llo que se ig­no­ra pe­ro re­sul­ta fa­mi­liar. Puede ser ar­duo ex­pli­car qué es Ha­doop, ex­tra­ña pa­la­bra que la Wi­ki­pe­dia de­fi­ne (en su ver­sión es­pa­ño­la) co­mo “un fra­me­work de soft­wa­re que per­mi­te a las apli­ca­cio­nes tra­ba­jar con mi­les de no­dos y pe­taby­tes de da­tos”.

Ha­doop es una pla­ta­for­ma que so­por­ta al­ma­ce­na­mien­to y compu­tación de da­tos a gran es­ca­la re­si­den­tes en uno o más con­jun­tos (clús­ter) de or­de­na­do­res co­nec­ta­dos en­tre sí, para que se pue­dan ana­li­zar con gran ra­pi­dez, co­mo exi­gen los pa­ra­dig­mas en bo­ga. Es, para de­cir­lo de una vez, la pla­ta­for­ma so­bre la que se apo­yan las apli­ca­cio­nes que se pre­di­can co­mo big da­ta. Para com­ple­tar la de­fi­ni­ción só­lo fal­ta aña­dir que Ha­doop se lla­ma Ha­doop por­que es­te era el nom­bre que la hi­ja de Doug Cut­ting, uno de sus ins­pi­ra­do­res de pri­me­ra ho­ra, da­ba a su osi­to de pe­lu­che.

Se tra­ta de un soft­wa­re de có­di­go abier­to [ open sour­ce], de na­tu­ra­le­za co­mu­ni­ta­ria, lo que im­pli­ca que cual­quier em­pre­sa po­dría desa­rro­llar una dis­tri­bu­ción a con­di­ción de po­ner­la a dis­po­si­ción de la co­mu­ni­dad sin que ello ex­clu­ya la po­si­bi­li­dad de un mo­de­lo de ne­go­cio ba­sa­do en li­cen­ciar­la para que otras em­pre­sas la in­cor­po­ren a sus pro­duc­tos. Clou­de­ra, que pa­sa por ser lí­der de la pla­ta­for­ma Ha­doop, re­ci­be de IBM, HP, Ora­cle, Dell y otras em­pre­sas una cuan­tía a cam­bio de que es­tas in­te­gren su dis­tri­bu­ción de Ha­doop en sus ofer­tas de da­ta analy­tics.

Clou­de­ra pre­sen­ta una ca­rac­te­rís­ti­ca sin­gu­lar: no su­fre los pro­ble­mas de fi­nan­cia­ción de otras com­pa­ñías jóvenes ni tie­ne apre­mio al­guno por cap­tar re­cur­sos sa­lien­do a bol­sa. Por la sen­ci­lla ra­zón de que tie­ne po­de­ro­sos pa­dri­nos: In­tel ha in­ver­ti­do 740 mi­llo­nes de dó­la­res [equi­va­len­te al 18% de su va­lor pre­sun­to] y otros in­ver­so­res –co­mo Goo­gle Ven­tu­res– han su­ma­do 160 mi­llo­nes al ba­lan­ce.

En un diá­lo­go re­cien­te con Di­ne­ro, Tom Reilly, CEO de Clou­de­ra, pre­su­mía de que “a me­nos que nos in­tere­se ha­cer al­gu­na ad­qui­si­ción sig­ni­fi­ca­ti­va, no vol­ve­re­mos a ne­ce­si­tar fi­nan­cia­ción nun­ca más”. Por otro la­do, sa­lir a bol­sa le ha­ría per­der la fle­xi­bi­li­dad de que go­za aho­ra, y vi­vi­ría (co­mo tan­tas em­pre­sas de soft­wa­re) pen­dien­te de res­pon­der a las pre­sio­nes a cor­to pla­zo de los ac­cio­nis­tas.

Se­gún Reilly, la re­la­ción de dos años con In­tel es ex­ce­len­te y fruc­tí­fe­ra. “Lo que In­tel es­pe­ra de Clou­de­ra es cohe­ren­te con su vi­sión del fu­tu­ro del cen­tro de da­tos y de la nu­be; ellos an­ti­ci­pan una ten­den­cia y tra­zan la ho­ja de ru­ta de sus chips con su vi­sión del fu­tu- que sin re­nun­ciar a su es­pí­ri­tu fun­da­cio­nal –Ha­doop na­ció den­tro de Goo­gle y sus in­ven­to­res pa­sa­ron por Yahoo an­tes de sol­tar ama­rras– en­ri­que­ce su pla­ta­for­ma con fun­cio­nes ad­ya­cen­tes, co­mer­cia­les, que le per­mi­ten pre­sen­tar­se co­mo “em­pre­sa de soft­wa­re em­pre­sa­rial”. Gra­cias a ello, se ha he­cho in­dis­pen­sa­ble para sus cons­pi­cuos alia­dos.

Pe­se al rui­do que con­vo­can las so­lu­cio­nes ana­lí­ti­cas, el mer­ca­do del big da­ta exi­ge pa­cien­cia. Las ba­ses de da­tos ins­ta­la­das des­de ha­ce dé­ca­das man­tie­nen su vi­gen­cia, gra­cias a las he­rra­mien­tas y apli­ca­cio­nes en su ór­bi­ta, por lo que los nue­vos pa­ra­dig­mas van a co­exis­tir con los exis­ten­tes, ad­vier­te Reilly.

M. BUSCH / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.