JO­YAS HARDY VUEL­VE A HERM MÉS

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS -

YHer­més vuel­ve a co­la­bo­rar con Pie­rre Hardy, suu di­se­ña­dor es­tre­lla de za­pat­tos y ac­ce­so­rios, en una co­lec­ción de jo­yas, la cuar­ta des­de queq en el año 2001 se pre­sen­taa­ra su pri­me­ra co­lec­ción para laa fir­ma.

En es­ta oca­siónn, la co­lec­ción se lla­ma Con­ti­nu uum y el te­ma cen­tral es una exx­plo­ra­ción so­bre nues­tra peer­cep­ción del tiem­po, so­bre cóó­mo una mis­ma se­cuen­cia o med­di­da de tiem­po pue­den ser muy dis­tin­tas en­tre sí con­vir­tien­do ca­dac mo­men­to en al­go di­fe­ren­tee.

Co­mo siem­pre en lasl pie­za­si crea­das por Hardy, no se par­te de los ma­te­ria­les pre­cio­sos para ha­cer la jo­ya, sino de su for­ma, del di­se­ño, que es para él de im­por­tan­cia pri­mor­dial y el cen­tro de to­do su tra­ba­jo. Así se mez­clan en sus co­lec­cio­nes las úl­ti­mas ten­den­cias en mo­da con la ca­li­dad de eje­cu­ción de la tra­di­ción jo­ye­ra.

La co­lec­ción Con­ti­nuum cons­ta de tres series di­fe­ren­tes. La pri­me­ra, Om­bres et lu­miè­re, es­tá com­pues­ta por pie­zas de oro ro­sa con per­las de di­fe­ren­tes to­na­li­da­des, des­de las más blan­cas puras a las gri­ses, de di­ver­sa in­ten­si­dad, tahi­tia­nas. Com­bi­nán­do­las en ris­tras o en lí­nea, se con­si­gue ese efec­to de luz y som­bra al que se re­fie­re el nom­bre de la se­rie, ese tiem­po flui­do que ha­ce alu­sión a la eter­ni­dad. En­con­trar est­ta gra­da­ción de co­lo­res y ta­maa­ños de las per­las (en­tre 3 y 15,5 mmm de diá­me­tro) ha si­do ta­rea aar­dua para la ca­sa, que las ha enn­con­tra­do en Tahi­tí, en el maar de Ako­ya y en los ma­res dell Sur.

Otras pie­zas se agru­paan ba­jo el nom­bre Feux de ciel, de­di­ca-d da a la be­lle­za del tiem­poo pre­sen­te, y que con­sis­te en ssu­per­pues­tas ti­ras en dis­mi­nuc­ción de pe­que­ñas pie­dras conn los to­nos del alba: ver­des y rro­sas de las tur­ma­li­nas, io­li­tas vio­le­ta, gra­na­tes ro­jos y to­pac­cios anaran­ja­dos, que han sid­do la­bo­rio­sa­men­te ta­lla­dos para adap­tar­se a los di­se­ños y que sub­ra­yan las par­tes del cuer­po (cue­llo, de­dos o mu­ñe­ca)) para las que han si­do crea­das.. El co­llar,ll por ejem­plo,jl lllle­va na­da me­nos que 1.460 pie­dras.

Y, por ul­ti­mo, la se­rie Ate­la­ge ce­les­te ins­pi­ra­da en la for­ma muy grá­fi­ca del re­loj de sol, cu­yas pie­dras de to­nos cá­li­dos –dia­man­tes, ópa­los ro­sas y za­fi­ros na­ran­jas–, es­tán mon­ta­das en una es­truc­tu­ra de oro muy ro­tun­da y re­don­dea­da, con un vo­lu­men es­cul­tó­ri­co en la eje­cu­ción y con los ópa­los ro­sas de muy gran ta­ma­ño to­man­do el ab­so­lu­to pro­ta­go­nis­mo.

Si la pri­me­ra se­rie tie­ne un ai­re os­cu­ro, en­tre el ro­man­ti­cis­mo del si­glo XIX y el to­que punk, la se­gun­da re­cuer­da el co­lo­ri­do de los dis­co­te­que­ros años ochen­ta, y la úl­ti­ma, sin em­bar­go, tie­ne un re­cuer­do a las jo­ye­rías antiguas co­mo la az­te­ca o la egip­cia, tam­bién re­la­cio­na­das con el cul­to al sol.

Nue­va co­lec­ción de j oyas de Her­més | Di­se­ña­da por Pie­rre Hardy | Cons­ta de tres series: ‘Om­bres et lu­miè­re’, ‘Feux de ciel’ y ‘Ate­la­ge ce les­te’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.