Ac­tual­men­te, con­tar con una mi­na de oro negro no es ga­ran­tía de na­da, no hay más que mi­rar a Ve­ne­zue­la

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA -

Co­mo des­cu­bri­ría el rey Mi­das, po­seer mu­cho oro no es siem­pre ne­ce­sa­ria­men­te una ben­di­ción. Aun­que sea de co­lor negro, es de­cir, en for­ma de in­men­sos ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo, co­mo los del mar del Nor­te en aguas del Reino Uni­do o, se­gún se mi­re, de Es­co­cia.

El ha­llaz­go de gran­des de­pó­si­tos de pe­tró­leo en es­tas aguas se pro­du­jo en 1969, a gran pro­fun­di­dad ba­jo el fon­do del mar. Pe­ro se tra­ta­ba de can­ti­da­des su­fi­cien­tes co­mo para jus­ti­fi­car la in­gen­te in­ver­sión que re­que­ri­ría ex­traer­lo. Lle­ga­ron por fin, en 1975, las pri­me­ras go­tas del co­di­cia­do lí­qui­do negro des­ti­na­do, con el tiem­po, a sa­car­le las cas­ta­ñas del fue­go a una eco­no­mía que ha­cía aguas por to­das par­tes. Có­mo se ex­tra­jo es otra his­to­ria.

Has­ta el día de hoy, se sa­be, por lo ge­ne­ral, más de la qui­me­ra del oro de Ca­li­for­nia ini­cia­da en 1848, que la del mar del Nor­te, don­de, en las dé­ca­das de 1970 y 1980, va­rias po­bla­cio­nes cos­te­ras vi­vie­ron un au­tén­ti­co Sal­va­je Oes­te a la es­co­ce­sa. El pe­tró­leo y el di­ne­ro co­rrían a rau­da­les y no ha­bía ni sin­di­ca­to ni go­bierno que con­tro­la­ra lo que allá arri­ba se co­cía.

Si no hu­bie­ra si­do por la ayu­da de Was­hing­ton, la Gran Bre­ta­ña del la­bo­ris­ta Ha­rold Wilson ha­bría te­ni­do que de­cla­rar el país en ban­ca­rro­ta, y eso con la in­fla­ción en torno al 20%, más de tres mi­llo­nes de pa­ra­dos y otros tan­tos de per­so­nas ne­ce­si­ta­das o de­pen­dien­tes, por no ha­blar de un po­co com­pe­ti­ti­vo y an­ti­cua­do sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro, amén de los to­do­po­de­ro­sos sin­di­ca­tos en pie de gue­rra. Y en esas apareció en es­ce­na Mar­ga­ret That­cher (1979), jus­to a tiem­po para be­ne­fi­ciar­se de ese im­pre­sio­nan­te cho­rro de oro negro que ya fluía procedente del nor­te.

Por aque­llos años, la ri­va­li­dad en­tre al­gu­nos de los paí­ses miem­bros de la OPEP pro­vo­có que se tri­pli­ca­ra el pre­cio del ba­rril de cru­do. Para 1983, año de la pri­me­ra re­elec­ción de That­cher, Gran Bre­ta­ña pro­du­cía más del 60% de pe­tró­leo de con­su­mo na­cio­nal. En­tre 1980 y 1985, el go­bierno des­ti­nó el 6% del to­tal de sus in­ver­sio­nes a la ex­trac­ción de pe­tró­leo y gas, en cla­ro de­tri­men­to de otras mu­chas áreas ne­ce­si­ta­das.

En­tu­sias­ta par­ti­da­ria de las pri­va­ti­za­cio­nes, That­cher rehu­só el con­trol es­ta­tal de la ex­trac­ción y ven­ta del pe­tró­leo, has­ta el ex­tre­mo de des­apro­ve­char la ma­yo­ría que le co­rres­pon­día al go­bierno en la jun­ta de Bri­tish Pe­tro­leum (BP). La pri­va­ti­za­ción de Bri­toil, en 1982, le pro­por­cio­nó la as­tro­nó­mi­ca su­ma de 500 mi­llo­nes de li­bras de la épo­ca. Mas Bri­toil se­ría en­gu­lli­do por BP en 1988, un año des­pués de que el go­bierno de That­cher to­ma­ra la desas­tro­sa de­ci­sión de ven­der, só­lo días des­pués del des­plo­me del lu­nes negro (el 19 de oc­tu­bre de 1987), gran par­te del 31% de las ac­cio­nes que aún le que­da­ba de es­ta –has­ta la fe­cha– lu­cra­ti­va em­pre­sa. Aho­ra bien, no ha­bía na­da ni na­die que le im­pi­die­ra co­brar y gas­tar a su an­to­jo los pin­gües be­ne­fi­cios que le pro­por­cio­na­ba el pe­tró­leo en for­ma de im­pues­tos.

¿En qué se gas­ta­ron los 6.000 mi­llo­nes de li­bras de BP o los 5.500 mi­llo­nes de Bri­toil y Bri­tish Gas, amén de los mi­les de mi­llo­nes anua­les de los im­pues­tos so­bre ese pe­tró­leo del mar del Nor­te? Pues no cier­ta­men­te en un fon­do que, co­mo en No­rue­ga o Ku­wait, ga­ran­ti­za­ra, a lar­go pla­zo, la fu­tu­ra pros­pe­ri­dad o bie­nes­tar de la na­ción. Bá­si­ca­men­te, puede de­cir­se que to­do ese di­ne­ro cos­teó la pues­ta en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.