Wall Street pre­fie­re a Clin­ton

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

TTIP tran­satlán­ti­ca y el Trans­pa­cí­fi­co (TPP), prin­ci­pal­men­te pa­ra de­fen­der la ren­ta­bi­li­dad (y la pro­pie­dad in­te­lec­tual) de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les. Es un an­ti­glo­ba­li­za­ción sor­pren­den­te pa­ra un mi­llo­na­rio del in­mo­bi­lia­rio que ha ido ven­dien­do la mar­ca TRUMP a una red in­ter­na­cio­nal de com­ple­jos ho­te­le­ros de lu­jo y cam­pos de golf de éli­te a so­cios na­da trans­pa­ren­tes en paí­ses que van des­de Es­co­cia a Pa­na­má, don­de hay in­di­cios de que su com­ple­jo in­mo­bi­lia­rio fue fi­nan­cia­do con di­ne­ro pro­ce­den­te del blan­queo de di­ne­ro . “Trump tie­ne amis­ta­des muy pe­li­gro­sas en Amé­ri­ca La­ti­na”, di­jo Ge­rar­do Re­yes, de Uni­vi­sión en Mia­mi, quien ha des­ta­pa­do el tur­bio mun­do de Trump y sus so­cios co­lom­bia­nos. Pe­se a ello , los me­jo­res mo­men­tos del mag­na­te in­mo­bi­lia­rio en los de­ba­tes eran las crí­ti­cas po­pu­lis­tas a los es­tra­gos cau­sa­dos en la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se por el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con Mé­xi­co y su pro­pues­ta de apli­car aran­ce­les so­bre las im­por­ta­cio­nes chi­nas. Aun­que el pro­tec­cio­nis­mo es una pa­la­bra ta­bú en la cum­bre de Da­vos y en las se­des del FMI y del Ban­co Mun­dial, en los des­tar­ta­la­dos di­ners de Ohio y Pen­sil­va­nia, con sus des­ga­rra­das ban­de­ras de “ba­rras y es­tre­llas” se ve con muy bue­nos ojos. Es más, Trump de­fen­dió con ahín­co los pro­gra­mas pú­bli­cos de sa­lud y pen­sio­nes.

“Trump no tie­ne una po­si­ción po­pu­lis­ta cohe­ren­te por­que, a fin de cuen­tas , tie­ne que res­pon­der a la éli­te re­pu­bli­ca­na”, di­jo Dean Ba­ker, del Cen­tro de Pol­ti­ca Eco- nó­mi­ca en Wás­hing­ton, au­tor de un nue­vo li­bro so­bre la glo­ba­li­za­ción. “Pe­ro su com­pro­mi­so de no re­cor­tar las pen­sio­nes pú­bli­cas (se­gu­ri­dad so­cial) y la sa­ni­dad (Me­di­ca­re y Me­di­caid) tu­vo un im­pac­to muy po­si­ti­vo por­que hi­zo mu­cho más di­fí­cil que Clin­ton pro­pon­ga re­cor­tes en es­tos pro­gra­mas pú­bli­cos”. Efec­ti­va­men­te, Clin­ton ha di­cho pú­bli­ca­men- te que de­fien­de la ex­pan­sión de la se­gu­ri­dad so­cial. Es­to es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo ya que la pri­va­ti­za­ción de es­tos pro­gra­mas pú­bli­cos ha si­do ob­je­ti­vo de Wall Street y de las em­pre­sas pri­va­das de sa­ni­dad y sus alia­dos de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos des­de ha­ce años. Oba­ma apo­ya­ba re­cor­tar la in­de­xa­ción an­ti in­fla­ción en las pen­sio­nes y creó una co­mi­sión bi­par­ti­dis­ta pa­ra con­se­guir­lo. “Es­to ha­bría abier­to la puer­ta a los re­cor­tes, ya que los re­pu­bli­ca­nos ha­bían op­ta­do por esos re­cor­tes, Oba­ma lo ha­bría apo­ya­do”, sos­tie­ne Ba­ker. Ha si­do gra­cias al po­pu­lis­mo de Trump que “no creo que va­ya­mos a de­ba­tir so­bre re­cor­tes de la se­gu­ri­dad so­cial, al me­nos has­ta el 2018. Y eso es bue­na no­ti­cia”, se­ña­la Ba­ker.

La prue­ba de que que­da al­go del po­pu­lis­mo de Do­nald Trump es el pá­ni­co que em­pe­zó a cun­dir en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros a fi­na­les de la se­ma­na pa­sa­da tras el es­tre­cha­mien­to de los son­deos tras el anun­cio de una in­ves­ti­ga­ción del FBI so­bre los sos­pe­cho­sos e-mails del equi­po de Hi­llary Clin­ton. El ín­di­ce Stan­dard & Poor’s re­gis­tró caí­das su­ce­si­vas pa­re­ci­das a las que ocu­rrie­ron du­ran­te la me­ga cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008. El ín­di­ce glo­bal bur­sá­til ca­yó un 3% en una se­ma­na. Y na­da me­nos que 36.000 mi­llo­nes de dó­la­res hu­ye­ron en bus­ca de la se­gu­ri­dad del mer­ca­do de bo­nos, un re­fu­gio pa­ra tiem­pos de mie­dos. Trump es un pa­ria ya en su pro­pia ciu­dad y en su pro­pia cla­se so­cial. Ase­so­ra­do por el in­cen- dia­rio on­li­ne An­drew Breit­bart, que ata­ca co­mo los pe­rros pit bull, en el pu­ro es­ti­lo po­pu­lis­ta, a la éli­te ur­ba­na, a Wall Street, y a las cla­ses más vul­ne­ra­bles de afro­ame­ri­ca­nas y his­pa­nos, Trump se ha que­da­do sin ami­gos. “No cuen­ta con el apo­yo de na­die en Wall Street ni en la éli­te em­pre­sa­rial”, di­ce Doug Hen­wood, au­tor de My turn, un li­bro cri­ti­co con Hi­llary Clin­ton. El can­di­da­to cae aún peor en la ca­pi­tal. En la asam­blea del FMI en Wás­hing­ton ha­ce tres se­ma­nas, di­rec­ti­vos del Fon­do in­di­ca­ron que una vic­to­ria de Trump ba­ja­ría las ex­pec­ta­ti­vas del cre­ci­mien­to mun­dial. Trump lle­gó a que­jar­se en un ata­que de vic­ti­mis­mo de la trai­ción de los miem­bros de la al­ta so­cie­dad neo­yor­qui­na du­ran­te una ce­na en el Wal­dorf As­to­ria, don­de en 1897, Me­llon, Roc­ke­fe­ller y JP Mor­gan ce­le­bra­ron su fa­mo­so bai­le de dis­fra­ces azu­zan­do aún más las lla­mas de la re­be­lión po­pu­lis­ta en el Me­dio Oes­te: “Sa­lu­do es­pe­cial­men­te a to­dos us­te­des en la sa­la que an­tes me que­rían tan­to, pe­dían mis re­co­men­da­cio­nes, que­rían mi di­ne­ro, in­clu­so me tra­ta­ban co­mo un ami­go que­ri­do. Aho­ra, de re­pen­te, soy una ca­na­lla as­que­ro­so”. Trump sa­be muy bien que Hi­llary Clin­ton es el can­di­da­to de Wall Street. “Creo que Trump per­de­rá”, di­jo el as­tu­to co­men­ta­ris­ta con­ser­va­dor Mi­chael Lind. “Su en­tra­da en la po­lí­ti­ca ha­brá he­cho mu­cho da­ño a su mar­ca. In­ten­ta­rá qui­zás crear un gru­po me­diá­ti­co con Breit­bart pe­ro no va a ser el bi­llo­na­rio a los se­ten­ta años que que­ría ser”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.