Re­cu­pe­rar el pe­so de Es­pa­ña en la Unión Eu­ro­pea es uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos del nue­vo Go­bierno

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

El pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­ria­no­Ra­joy, se ha­pro­pues­to co­mouno de sus prin­ci­pa­les ob­je­ti­vo in­cre­men­tar la pre­sen­cia en Eu­ro­pa. Es­ta es la prin­ci­pal ta­rea en­co­men­da­da a Luis de Guin­dos, cu­yo ob­je­ti­vo en el pla­zo de dos años es ocu­par un im­por­tan­te pues­to en la Unión Eu­ro­pea.

Pa­ra ello con­ta­rá con el apo­yo del nue­vo mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Al­fon­so Dus­tis, que pa­ra en­ten­der­nos era el es­pa­ñol que más man­da­ba en Bru­se­las co­mo res­pon­sa­ble de la Re­pre­sen­ta­ción Per­ma­nen­te del Go­bierno de Es­pa­ña an­te la CE. Pa­ra re­for­zar es­ta es­tra­te­gia ha ele­gi­do a Íñi­go Mén­dez de Vi­go, quien ha pa­sa­do más de 20 años en car­gos en la CE, co­mo mi­nis­tro por­ta­voz del Go­bierno. Se­rá quien man­de los men­sa­jes a los di­ri­gen­tes eu­ro­peos, evi­tan­do las me­te­du­ras de pa­ta del pa­sa­do.

Guin­dos se ha plan­tea­do es­ta nue­va eta­pa al fren­te de Eco­no­mía co­mo un pe­rio­do de trán­si­to que no de­be­ría­du­rar­más­de­do­sa­ños. En­la pri­ma­ve­ra del 2018 se re­plan­tea­rá la pre­si­den­cia del Eu­ro­gru­po, cuan­do fi­na­li­ce el man­da­to del ho­lan­dés Je­roen Dijs­sel­bloem. La pri­me­ra vez que lo in­ten­tó no lo con­si­guió pe­ro aho­ra hay po­cas du­das que pue­da lo­grar­lo.

Re­cu­pe­rar el pe­so de Es­pa­ña en Eu­ro­pae­su­no­de­los­prin­ci­pa­le­sob­je­ti­vos del nue­voGo­bierno. Ra­joy­lo lle­va cla­va­do en el co­ra­zón des­de que per­dió la vi­ce­pre­si­den­cia del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y queaho­ra­pre­ten­de­re­cu­pe­rar. Des­de en­ton­ces to­do fue­ron sin­sa­bo­res: la de­rro­ta de Guin­dos al fren­te del Eu­ro­gru­po y la de­cep­cio­nan­te re­pre­sen­ta­ción en el Con­se­jo Eu­ro­peo con el nom­bra­mien­to de Mi- guel Arias Ca­ñe­te co­mo Comisario de Ac­ción por el Cli­ma y Ener­gía.

Fran­cia, Ita­lia e in­clu­so Por­tu­gal es­tán mu­cho me­jor re­pre­sen­ta­da en los or­ga­nis­mos de po­der de la UE. Es­pa­ña es la cuar­ta eco­no­mía del eu­ro; el quin­to país más­po­bla­do de la Unión; tie­ne dos de los ban­cos más gran­des del mun­do; y cuen­ta con im­por­tan­tes mul­ti­na­cio­na­les en sec­to­res es­tra­té­gi­cos co­mo las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, la ener­gía olas in­fra­es­truc­tu­ras.

Pe­ro a pe­sar de to­do ello “ape­nas ha he­cho oír su voz con fuer­za a la ho­ra de ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad fu­tu­ra de la UE”, re­co­no­ce en pri­va­do uno de los más des­ta­ca­dos mi­nis­tros sa­lien­tes.

¿De quién ha si­do la cul­pa? De to­dos y de na­die en con­cre­to. Es­te de­cli­ve em­pe­zó con el Go­bierno de

ÁN­GEL DÍAZ / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.