Los di­rec­ti­vos de so­cie­da­des y or­ga­nis­mos pú­bli­cos se­rán los res­pon­sa­bles del mal uso de da­tos

La Vanguardia - Dinero - - TENDENCIAS -

Las em­pre­sas y or­ga­nis­mos pú­bli­cos que al­ma­ce­nen, re­co­jan o tra­ten da­tos per­so­na­les de sus clien­tes o ciu­da­da­nos de­ben em­pe­zar a cam­biar de men­ta­li­dad, por­que so­bre sus es­pal­das re­cae­rá la res­pon­sa­bi­li­dad de ve­lar por la pro­tec­ción y bue­nu­so­dee­sain­for­ma­ción sen­si­ble. Ha­cer­lo mal, fil­trar da­tos sin con­sen­ti­mien­to o ne­go­ciar con esos archivos sin per­mi­so les pue­de aca­rrear de­nun­cias y san­cio­nes de has­ta 20 mi­llo­nes de euros odeu­na­cuan­tía al 4% co­mo má­xi­mo del vo­lu­men de ne­go­cio to­tal anual glo­bal del ejer­ci­cio fi­nan­cie­ro an­te­rior. La ade­cua­ción al nue­vo Re­gla­men­to Ge­ne­ral de Pro­tec­ción de Da­tos, que en­tró en vi­gor pa­ra to­da la UE en ma­yo pa­sa­do, no es ur­gen­te, ya que su apli­ca­ción no es obli­ga­to­ria pa­ra los 28 paí­ses miem­bros has­ta ma­yo de 2018. Pe­ro des­de la Au­to­ri­tat Ca­ta­la­na de Pro­tec­ció de Da­des (ACPD) re­co­mien­dan que cuan­to an­tes se ha­gan los de­be­res, me­jor.

Es­ta nor­ma­ti­va es­ta­ble­ce en­tre sus no­ve­da­des que no exis­te po­si­bi­li­dad de es­ca­pe y afec­ta por igual “a to­da em­pre­sa eu­ro­pea o ex­tran­je­ra que ven­da pro­duc­tos o pres­te ser­vi­cios en Eu­ro­pa”, ex­pli­ca Ma­ria Àngels Bar­ba­rà, di­rec­to­ra de la ACPD. De na­da les ser­vi­rá a las mul­ti­na­cio­na­les ra­di­ca­das fue­ra de Eu­ro­pa ar­gu­men­tar que la ma­triz es­tá en un país no co­mu­ni­ta­rio: de­be­rán aten­der las pe­ti­cio­nes de sus clien­tes eu­ro­peos pa­ra mo­di­fi­car o in­clu­so anu­lar la in­for­ma­ción que ten­gan de ellos (de­re­cho al ol­vi­do).

Con el nue­vo re­gla­men­to, ade­más, “el per­mi­so pa­ra que usen los da­tos de­be ser un con­sen­ti­mien­to ex­plí­ci­to”, pre­ci­sa Bar­ba­rà. De­be­rá apli­car­se “pri­va­ci­dad por de­fec­to. La em­pre­sa ten­drá los da­tos bá­si­cos y las op­cio­nes pa­ra ob­te­ner más­se ten­drán que aña­dir una a una, de for­ma que el usua­rio di­ga sí o no y pue­da ges­tio­nar su in­for­ma­ción”, ex­pli­ca la di­rec­tor de la ACPD. In­for­ma­ción que ten­drá que ser trans­pa­ren­te. Se­gún Bar­ba­rà, las em­pre­sas de­be­rán ex­pli­car a sus clien­tes “qué da­tos su­yos tra­ta­rán, si los ce­de­rán, con qué fi­na­li­dad, si se rea­li­za­rán usos se­cun­da­rios y si es así... avi­sar­lo”.

Las em­pre­sas de­be­rán te­ner muy pre­sen­te que la sal­va­guar­da de es­ta pri­va­ci­dad es esen­cial, por­que “las me­di­das de se­gu­ri­dad no les ven­drán da­das; ya no exis­ti­rán los fi­che­ros ac­tua­les. Sí po­dre­mos orien­tar­les des­de aquí, pe­ro la em­pre­sa de­be­rá pla­ni­fi­car una eva­lua­ción de ries­gos pre­via y to­mar­las me­dias ade­cua­das pa­ra los ries­gos con­cre­tos del tra­ta­mien­to de los da­tos”, sub­ra­ya Bar­ba­rà.

La idea es que es­ta pro­tec­ción de in­for­ma­ción se in­te­gre en la cul­tu­ra de los di­rec­ti­vos y “que en la to­ma de de­ci­sio­nes ya ten­gan en cuen­ta có­mo pue­den és­tas afec­tar a la pro­tec­ción” de la in­ti­mi­dad del clien­te, ana­li­za Bar­ba­rà. Se tra­ta de que es­ta nue­va ta­rea, “for­me par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad cor­po­ra­ti­va y que se en­tien­da la cus­to­dia de la pri­va­ci­dad del clien­te co­mo un ele­men­to de valor aña­di­do em­pre­sa­rial”.

La di­rec­to­ra de la Au­to­ri­tat pre­ci­sa queel re­gla­men­to re­co­ge la fi­gu­ra del “delegado de pro­tec­ción de da­tos” –car­go obli­ga­to­rio en al­gu­nos ca­sos–, que se­rá el ex­per­to que eva­lua­rá y ase­so­ra­rá a las so­cie­da­des u or­ga­nis­mos pú­bli­cos en la ges­tión co­rrec­ta de es­ta in­for­ma­ción. Pe­ro la exis­ten­cia de es­te delegado no exi­me a la di­rec­ción de la em­pre­sa de su res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el buen uso de es­te alud de co­no­ci­mien­to per­so­nal.

Es­te nue­vo re­gla­men­to –ha ne­ce­si­ta­do cin­co años de ne­go­cia­cio­nes– tam­bién tie­ne ven­ta­jas: fa­ci­li­ta la la­bor a las com­pa­ñías ex­por­ta­do­ras, por­que la nor­ma es igual pa­ra los 28 paí­ses de la Unión y an­tes los pre­cep­tos eran dis­tin­tos pa­ra ca­da es­ta­do miem­bro: “Se ha cal­cu­la­do que es­to su­po­ne un aho­rro de unos 2,3 bi­llo­nes de euros”, ase­gu­ra Bar­ba­rà.

El re­gla­men­to es ga­ran­tis­ta con los ciu­da­da­nos –to­dos, in­clui­dos em­pre­sa­rios o di­rec­ti­vos, ce­den da­tos– y obli­ga mu­cho más a em­pre­sas y or­ga­nis­mos pú­bli­cos. Al­gu­nas so­cie­da­des ya han em­pe­za­do a cri­ti­car es­te re­gla­men­to. Te­le­fó­ni­ca, por ejem­plo, con­si­de­ra que pue­de per­ju­di­car su ne­go­cio de Big Da­ta, de ven­ta de da­tos a em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes a tra­vés de su fi­lial, Lu­ca.

DA­NIL MELEKHIN / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.