Los mó­vi­les abren pa­so al ‘ins­pec­tor gad­get’

El ne­go­cio tec­no­ló­gi­co se orien­ta ha­cia nue­vos dis­po­si­ti­vos in­ter­ac­ti­vos que el usua­rio lle­va­rá en­ci­ma

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Barcelona Pier­gior­gio M. San­dri

An­te el es­tan­ca­mien­to de la ven­ta de mó­vi­les, las em­pre­sas desa­rro­llan apa­ra­tos pa­ra la vi­da dia­ria Que­dan va­rios desafíos: la au­to­no­mía ener­gé­ti­ca, la dis­trac­ción del usua­rio y la éti­ca di­gi­tal

En el sim­po­sio or­ga­ni­za­do por la con­sul­to­ra Gart­ner es­ta se­ma­na en Barcelona, en la que reunió a más de 23.000 ex­per­tos del sec­tor de la tec­no­lo­gía de to­do el mun­do, era fre­cuen­te ver a los asis­ten­tes con dos mó­vi­les en la me­sa. Un de­ta­lle sig­ni­fi­ca­ti­vo que con­fir­ma un da­to in­dis­cu­ti­ble: ya no hay es­pa­cio en los bol­si­llos pa­ra tan­tos apa­ra­tos elec­tró­ni­cos.

En los paí­ses de Eu­ro­pa, Me­dio Orien­te y Áfri­ca los gas­tos en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les (por­tá­ti­les, mó­vi­les yta­ble­tas) es­tán en­de­cli­ve. En Eu­ro­pa, don­de la ta­sa de pe­ne­tra­ción de es­tos apa­ra­tos ha lle­ga­do al má­xi­mo, el des­cen­so es más pro­nun­cia­do: un­re­tro­ce­so del 5,5% es­te año, más otro del 2,5% pa­ra 2017. “La adop­ción de un te­lé­fono mó­vil es­tá cer­ca de su sa­tu­ra­ción. Ca­si to­dos los usua­rios que quie­ren un nue­vo smartp­ho­ne ya tie­nen uno. El mer­ca­do se es­tá des­pla­zan­do ha­cia el ci­clo del re­em­pla­zoein­clu- so los pre­cios de los apa­ra­tos han to­ca­do te­cho”, di­jo el analista de Gart­ner, John Da­vid Lo­ve­lock.

Rob Smith, ex­per­to de es­ta con­sul­to­ra, fue ta­jan­te. “Si la ma­yor­no­ve­dad es la au­sen­cia de ca­ble de los au­ri­cu­la­res, el mó­vil ya no es muy ex­ci­tan­te”, di­jo en alu­sión al nue­vo iPho­ne7. Los re­lo­jes in­te­li­gen­tes es­tán des­pe­gan­do, pe­ro el pro­duc­to es in­ma­du­ro to­da­vía. “Ca­da cin­co me­ses sa­le una ver­sión nue­va”, ad­vier­te.

Por ello, en su opi­nión, el sec­tor de la tec­no­lo­gía tie­ne que­dar pa­so a una nue­va era “post-apli­ca­cio­nes”. En una pa­la­bra, las em­pre­sas tie­nen que bus­car­se nue­vos gad­gets con los que se­du­cir al con­su­mi­dor.

Una de las áreas de ne­go­cio con más po­ten­cial en los pró­xi­mos años es el lla­ma­do sec­tor de los wea­ra­bles (dis­po­si­ti­vos que se lle­van en­ci­ma ). Las ta­sas de cre­ci­mien­to de es­tos apa­ra­tos que­ma- ne­ja Gart­ner son de vér­ti­go: cá­ma­ras (+139%), re­lo­jes (+72%), casco de reali­dad vir­tual (168%).

Por ejem­plo, la in­ter­ac­ción co­nel usua­rio, gra­cias a los lla­ma­dos asis­ten­tes virtuales per­so­na­les (de voz yví­deo, VPA), pa­sa­rá aser ha­bi­tual. No só­lo los al­go­rit­mos sa­brán dón­de es­ta­re­mos, sino quié­nes somos. Ade­más de geo­lo­ca­li­zar­nos, co­no­ce­rán, por las pre­fe­ren­cias ex­pre­sa­das en las re­des so­cia­les e in­ter­net, qué pro­duc­tos nos gus­tan, có­mo pa­sa­mos el tiem­po li­bre e in­clu­so nues­tro es­ta­do de sa­lud. Ha­bla­rán con no­so­tros.

Las em­pre­sas es­tán desa­rro­llan­do va­rios con­cep­tos con es­tos nue­vos apa­ra­tos. Uno de ellos son las ofi­ci­nas in­te­li­gen­tes, en las que los da­tos se trans­mi­ten en­tre di­ver­sos sen­so­res (el lla­ma­do in­ter­net de las co­sas). Tam­bién se es­tán po­nien­do en mar­cha de asis­ten­tes vir­tual de voz en el sec­tor de la sa­lud y cui­da­do de las per­so­nas (ser­vi­cios bá­si­cos de en­fer­me­ría, por ejem­plo).

Don­de se es­tán re­gis­tran­do pro­gre­sos tan­gi­bles es en la reali­dad au­men­ta­da, unos sis­te­mas que per­mi­ten si­mu­lar dis­tin­tos pro­ce­sos. Se ci­ta el ca­so de la ae­ro­es­pa­cial Boeing. Hi­zo un ex­pe­ri­men­to lla­ma­ti­vo. En­car­gó una ta­rea a per­so­nas sin una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca. Un gru­po la lle­vó aca­bo en un or­de­na­dor con­ven­cio­nal, otro en una ta­ble­ta y el ter­ce­ro con la ayu­da de unos apa­ra­tos de reali­dad au­men­ta­da. En es­te úl­ti­mo ca­so los már­ge­nes de erro­res fue­ron mí­ni­mos y el apren­di­za­je, más rá­pi­do. La pro­duc­ti­vi­dad, gra­cias a es­te sis­te­ma, se in­cre­men­tó un 26%.

Es­te es­ce­na­rio ya es una­rea­li­dad, pe­ro los ex­per­tos ad­vier­ten que con­lle­va al­gu­na que otra in­cóg­ni­ta. Una es la dis­trac­ción. El usua­rio co­rre el ries­go de es­tar pen­dien­te de un alud de da­tos e in­for­ma­ción pro­ce­den­tes de dis­tin­tos apa­ra­tos, y eso “no ne­ce­sa­ria­men­te ha­rá que vi­va­mos me­jor”, di­ce Smith.

Otro ele­men­to que so­lu­cio­nar es la au­to­no­mía. ¿Cuán­tos dis­po­si­ti­vos nos ve­re­mos obli­ga­dos a car­gar? ¿Cuán­to du­ra­rán las ba­te­rías? In­ter­faz y sen­so­res con­su­men ener­gía. “Por­que al fi­nal es­tos apa­ra­tos se­rán más in­te­li­gen­tes que quien los va a lle­var”, ase­gu­ra Smith.

El tercer as­pec­to en con­si­de­ra­ción es el de la éti­ca di­gi­tal. Gart­ner re­ve­la que hay son de os que in­di­can que hoy por hoy los usua­rios te­men que es­tos pro­gra­mas “se­pan de­ma­sia­do”. A mu­chos de ellos les preo­cu­pa el uso que se va a ha­cer de to­dos sus da­tos per­so­na­les.

Es­ta es la tec­no­lo­gía que vie­ne. Al­go más­que te­clear un nú­me­ro de te­lé­fono. Yal­go más que un pro­ble­ma, tam­bién.

STEP­HEN LAM / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.