GE Di­gi­tal des­em­bar­ca en Eu­ro­pa, vía París

Es la ra­ma más jo­ven de la com­pa­ñía y, aun­que to­da­vía es una par­te me­nor del to­tal, ya fac­tu­ra 6.000 mi­llo­nes

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

El com­po­nen­te cla­ve de GE Di­gi­tal es Pre­dix, un sis­te­ma ope­ra­ti­vo pen­sa­do pa­ra el in­ter­net in­dus­trial “La di­gi­ta­li­za­ción nos da la opor­tu­ni­dad de ha­cer que la in­dus­tria re­cu­pe­re vi­gor y sea más pro­duc­ti­va”

Mark Hut­chin­son es ciu­da­dano bri­tá­ni­co [y eu­ro­peo, quie­re pre­ci­sar]. Du­ran­te cin­co años ges­tio­nó las ope­ra­cio­nes de Ge­ne­ral Elec­tric (GE) en Chi­na, an­tes de ser lla­ma­do a París co­mo res­pon­sa­ble de la in­te­gra­ción de la ra­ma de ener­gía de Als­tom, por la que GE pa­gó 13.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2014. Cum­pli­da esa di­fí­cil mi­sión, en oc­tu­bre del año pa­sa­do fue pro­mo­vi­do a pre­si­den­te y director eje­cu­ti­vo de GE Eu­ro­pe. Su nom­bre sue­na co­mo uno de los can­di­da­tos a la su­ce­sión de Jef­frey Im­melt, que pre­si­de el con­glo­me­ra­do mul­ti­na­cio­nal des­de el 2001.

La cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 de­jó hue­lla en GE, que de­ci­dió ven­der la ma­yor par­te de los ac­ti­vos de su ra­ma fi­nan­cie­ra, GE Ca­pi­tal, con excepción de las car­te­ras de ener­gía y avia­ción, dos verticales muy im­por­tan­tes pa­ra su per­fil in­dus­trial. Li­be­ra­do de esa ré­mo­ra, Im­melt dio un gi­ro es­tra­té­gi­co: in­ten­tó ven­der su ne­go­cio de elec­tro­do­més­ti­cos a Elec­tro­lux pe­ro, an­te la opo­si­ción re­gu­la­to­ria, aca­bó ce­dién­do­la a la chi­na Haier. En la co­lum­na de las ad­qui­si­cio­nes hay que in­cluir una ope­ra­ción de me­nor talla –1.500 mi­llo­nes de dó­la­res– pa­ra ab­sor­ber la da­ne­sa LM Wind Po­wer, es­pe­cia­lis­ta en equi­pos pa­ra ener­gía eó­li­ca, que tie­ne fac­to­rías en sie­te paí­ses, Es­pa­ña en­tre ellos. Su­ma y si­gue: la se­ma­na pa­sa­da GE anun­ció que fu­sio­na­rá su ne­go­cio de ser­vi­cios a la in­dus­tria pe­tro­le­ra con los de Ba­ker Hug­hes, crean­do una ter­ce­ra com­pa­ñía que co­ti­za­rá por se­pa­ra­do.

Mark Hut­chin­son asis­tió en Barcelona al even­to iot So­lu­tions, don­de fue pro­ta­go­nis­ta de una de las po­nen­cias más con­cu­rri­das. Una te­sis cen­tral que ins­pi­ra la es­tra­te­gia de GE, que pre­vé que la pró­xi­ma dé­ca­da se­rá una nue­va era in­dus­trial. El cro­nis­ta pre­gun­tó al en­tre­vis­ta­do por el con­cep­to In­dus­tria 4.0, que el mar­ke­ting ha pues­to en bo­ga úl­ti­ma­men­te. Es­ta fue su res­pues­ta: “Me te­mo que to­dos he­mos con­tri­bui­do a crear con­fu­sión con las pa­la­bras, pe­ro la úni­ca ma­ne­ra de en­ten­der ca­bal­men­te lo que sig­ni­fi­can es­tas expresiones usua­les es pen­sar en ellas co­mo par­te de una ola de pro­duc­ti­vi­dad. El mun­do in­dus­tria­li­za­do ha su­fri­do dos cri­sis su­ce­si­vas, y es­tá pa­gan­do un al­to pre­cio por ello [...] la di­gi­ta­li­za­ción nos da la opor­tu­ni­dad de ha­cer que la in­dus­tria re­cu­pe­re vi­gor y sea más pro­duc­ti­va”.

GE, un con­glo­me­ra­do com­ple­jo, con mu­chas lí­neas de ne­go­cio, to­mó ha­ce tiem­po una de­ci­sión cru­cial: tra­zar co­mo de­no­mi­na­dor co­mún la di­gi­ta­li­za­ción. “Em­pe­za­mos por ca­sa, por nues­tros ac­ti­vos in­dus­tria­les y nues­tra ca­de­na de su­mi­nis­tros, pe­ro des­cu­bri­mos que ten­dría va­lor pa­ra nues­tros clien­tes si les ayu­dá­ba­mos con nues­tra tec­no­lo­gía a ob- te­ner, tam­bién ellos, una ga­nan­cia de pro­duc­ti­vi­dad”. Así na­ció la ra­ma más jo­ven de la com­pa­ñía, GE Di­gi­tal. To­da­vía es una par­te me­nor del to­tal, pe­ro aun así sus in­gre­sos al­can­za­rán es­te año los 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res, y en el 2020 se es­pe­ra que lle­guen a 15.000 mi­llo­nes.

El com­po­nen­te cla­ve de GE Di­gi­tal es Pre­dix, una pla­ta­for­ma de soft­wa­re que Hut­chin­son de­fi­ne co­mo “nues­tro sis­te­ma ope­ra­ti­vo es­pe­cí­fi­ca­men­te pen­sa­do pa­ra in­ter­net in­dus­trial. “Es abier­to, por lo que no te­ne­mos la me­nor pre­ten­sión de con­tro­lar­lo”. En su ac­tual pe­rí­me­tro, GE ha apren­di­do a re­co­no­cer que no pue­de ha­cer­lo to­do por sí so­la, co­mo ha pre­ten­di­do du­ran­te bue­na par­te de sus 130 años de exis­ten­cia. “Créa­me que pa­ra una com­pa­ñía de nues­tro ta­ma­ño y nues­tra his­to­ria, no es na­da fá­cil lle­gar a esa con­clu­sión”. La crea­ción de GE Di­gi­tal ha da­do oca­sión a ne­go­ciar más de 250 acuer­dos con em­pre­sas muy di­fe­ren­tes, des­de los so­cios con los que te­nía por cos­tum­bre tra­ba­jar –Hut­chin­son ci­ta a Ac­cen­tu­re y De­loit­te– has­ta otras co­mo Microsoft, Cis­co y Bosch [o, en Es­pa­ña, In­dra]. En es­tos acuer­dos, la pre­gun­ta cla­ve es dón­de y en qué son com­ple­men­ta­rios las par­tes, qué clien­tes de ca­da uno pue­de apor­tar be­ne­fi­cio a los dos fir­man­tes del acuer­do”.

¿Qué hay de Eu­ro­pa, la re­gión que Hut­chin­son di­ri­ge des­de ha­ce un año? La res­pues­ta em­pie­za an­tes de que aca­be la pre­gun­ta: “GE Di­gi­tal es­tá ba­sa­da en el Si­li­con Va­lley, don­de em­plea a cien­tí­fi­cos de da­tos y desa­rro­lla­do­res; es­te año he­mos ex­ten­di­do su ac­ti­vi­dad a Eu­ro­pa, ins­ta­lan­do un cen­tro de de­sa­rro­llo en París, que se­rá nues­tra ba­se eu­ro­pea”. Se­gún él, mu­chas de las em­pre­sas eu­ro­peas de in­ge­nie­ría po­drían ser so­cias de GE Di­gi­tal.

PHI­LIP­PE WOJAZER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.