Ca­pi­ta­lis­mo no in­clu­si­vo Si no se po­ne or­den en la glo­ba­li­za­ción se aca­ba­rá re­ple­gan­do sin con­trol y lle­ván­do­se sus lo­gros

Cos­tas y Arias di­sec­cio­nan una eco­no­mía mar­ca­da por la de­sigual­dad y el cho­que con la de­mo­cra­cia

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Laa­fir­ma­ción noes­nue­va, pe­ro hoy co­bra un sen­ti­do bien dis­tin­to al de ha­ce tan só­lo me­dio si­glo, cuan­do las es­pe­ran­zasy, so­bre­to­do, la reali­dad del mun­do oc­ci­den­tal, eran otras: “El ca­pi­ta­lis­mo sin lí­mi­tes se mues­tra co­moel peor enemi­go de sí mis­mo”, se­ña­lan los eco­no­mis­tas An­tón Cos­tas y Xo­sé Carlos Arias en La nue­va piel del ca­pi­ta­lis­mo. Una piel, se­ña­lan, mar­ca­da por la hi­per­tro­fia de las fi­nan­zas glo­ba­les, por una de­sigual­dad ram­pan­te y por un cho­que cre­cien­te con la de­mo­cra­cia que pro­vo­ca la per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que man­dan unos mer­ca­dos que, por cier­to, ope­ran en un cli­ma de no­ta­ble de­te­rio­ro mo­ral. Una piel que pue­de aca­bar lle­van­do ta­tua­da, si no­se­rom­pe­con las ac­tua­les ten­den­cias, la mar­ca­del es­tan­ca­mien­to se­cu­lar.

Los au­to­res se pre­gun­tan –e in­ten­tan dar­se res­pues­tas– si el ca­pi­ta­lis­mo pue­de sal­var­se a sí mis­mo. Su ca­pa­ci­dad mu­tan­te es evi­den­te, pe­ro es­tá cla­ro que las mu­ta­cio­nes ac­tua­les es­tán cau­san­do unas con­vul­sio­nes es­ten­tó­reas en el cuer­po so­cial que la­mi­nan la cla­se me­dia y los viejos con­sen­sos po­lí­ti­cos: ahí es­tán el Bre­xit, Trump­yu­naUEa­la que se le vie­nen en­ci­ma unos cuan­tos re­fe­rén­dums y elec­cio­nes que­se pa­re­cen a una ca­rre­ra de obs­tácu­los con fo­so de los leo­nes tras las va­llas.

El ma­les­tar con la glo­ba­li­za­ción só­lo aca­ba de em­pe­zar. Cuan­do el de­ba­te en­tre Es­ta­do y mer­ca­do se re­suel­ve to­tal­men­te a fa­vor de uno de ellos, el desas­tre es­tá ser­vi­do. Y, co­mo apun­tan Cos­tas –pre­si­den­te del Cer­cle d’Eco­no­mia– y Arias, si bien el fun­da­men­ta­lis­mo de mer­ca­do que lle­vó al desas­tre de la Gran Re­ce­sión su­frió ini­cial­men­te un gran gol­pe in­te­lec­tual, por aho­ra no ha da­do lu­gar a un pa­ra­dig­ma nue­vo, sino a mu­cha con­fu­sión e in­ten­tos de re­gre­sar al or­den an­te­rior.

Pe­ro pa­ra los au­to­res es ne­ce­sa­rio vol­ver a un ca­pi­ta­lis­mo in­clu­si­vo co­mo el que na­ció en Eu­ro­pa tras la pos­gue­rra mun­dial. Es ne­ce­sa­rio, di­cen, re­con­ci­liar ca­pi­ta­lis­mo y de­mo­cra­cia con re­for­mas que re­par­tan de for­ma equi­li­bra­da los cos­tes y be­ne­fi­cios. Y el arte de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de­be re­gre­sar pa­ra ges­tio­nar tan­to el ca­rác­ter cí­cli­co de la eco­no­mía, que no ha des­apa­re­ci­do, co­mo unos es­ce­na­rios cre­cien­te­men­te com­ple­jos en los que los go­bier­nos han de op­tar ca­da vez más en­tre ob­je­ti­vos con­tra­pues­tos, sean efi­cien­cia y equi­dad o ac­cio­nes tan cru­cia­les co­mo el desapa­lan­ca­mien­to y el cre­ci­mien­to.

Un nue­vo pro­gre­sis­mo, de­ta­llan, pa­sa­ría por im­pul­sar po­lí­ti­cas an­ti­cí­cli­cas es­ta­bi­li­za­do­ras de la eco­no­mía que ade­más pue­den ser un ins­tru­men­to fun­da­men­tal pa­ra sos­te­ner el Es­ta­do de bie­nes­tar: ahí es­tá la hu­cha de las pen­sio­nes que aho­ra uti­li­za Ra­joy. Pa­sa­ría por ata­car los mo­no­po­lios y por­que las em­pre­sas pon­gan el én­fa­sis más en la pro­duc­ti­vi­dad que en la ren­ta­bi­li­dad. Y pa­sa­ría por un Es­ta­do me­nos in­ter­ven­cio­nis­ta y más em­pren­de­dor: ya es­tá cla­ro su pa­pel de­ci­si­vo enel im­pul­so de la in­no­va­ción y el cam­bio téc­ni­co. Y, por su­pues­to, por man­te­ner la cohe­sión so­cial, que no es un obs­tácu­lo sino un va­lor pa­ra cre­cer a lar­go pla­zo. Es el mo­men­to de or­de­nar la glo­ba­li­za­ción. O de que se re­plie­gue sin con­trol lle­ván­do­se tam­bién sus lo­gros.

LIO­NEL BO­NA­VEN­TU­RE / AFP

LA NUE­VA PIEL DEL CA­PI­TA­LIS­MO An­tón Cos­tas y X. C. Arias

Ga­la­xia Gu­ten­berg 328 págs.|

21,50 € | e-book, 13,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.