Y tú, ¿cuán­tas ho­ras tra­ba­jas?

Sor­pre­sa an­te tres sen­ten­cias de la Au­dien­cia Na­cio­nal que obli­gan a las em­pre­sas a lle­var con­trol de ho­ra­rios

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Ni las sen­ten­cias de la AN ni la Ins­truc­ción de Tra­ba­jo es­ta­ble­cen qué mé­to­do con­cre­to de con­trol se de­be uti­li­zar Las em­pre­sas más afec­ta­das son las que han op­ta­do por la ‘no pre­sen­cia’ en el cen­tro de tra­ba­jo

¿Quién di­jo que no po­dría ha­ber obs­tácu­los en la evo­lu­ción de las nue­vas po­lí­ti­cas la­bo­ra­les que desa­rro­lla la em­pre­sa? ¿Fle­xi­bi­li­za­ción, con­ci­lia­ción, te­le­tra­ba­jo...? Son avan­ces muy im­por­tan­tes en la vi­da del em­plea­do y con una re­per­cu­sión po­si­ti­va en la em­pre­sa. Sin em­bar­go, ha apa­re­ci­do una nu­be en el ho­ri­zon­te. Vean, si no, lo que di­ce la ins­truc­ción 3/2016 di­ri­gi­da a los ins­pec­to­res de Tra­ba­jo, que les or­de­na a in­ten­si­fi­car su ac­tua­ción so­bre el cum­pli­mien­to del con­trol de ho­ra­rios en las em­pre­sas. “La fle­xi­bi­li­dad no pue­de con­fun­dir­se con la re­la­ja­ción, mu­cho me­nos con la abro­ga­ción, de las nor­mas so­bre jor­na­da má­xi­ma y ho­ras ex­tra­or­di­na­rias (... ) Es­ta Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Ins­pec­ción del Tra­ba­jo es­ti­ma pro­ce­den­te in­ten­si­fi­car el cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va so­bre tiem­po de tra­ba­jo, en par­ti­cu­lar el res­pe­to a las re­glas so­bre jor­na­da má­xi­ma y ho­ras ex­tra­or­di­na­rias.(...) El re­gis­tro de la jor­na­da dia­ria es obli­ga­to­rio, se reali­cen o no ho­ras ex­tra­or­di­na­rias (...) El re­gis­tro de­be­rá ser dia­rio e in­cluir el ho­ra­rio con­cre­to de en­tra­da y sa­li­da de ca­da tra­ba­ja­dor...”. Es­ta Ins­truc­ción es con­se­cuen­cia de tres re­cien­tes sen­ten­cias de la Sa­la de lo So­cial de la Au­dien­cia Na­cio­nal re­la­cio­na­das con el ám­bi­to la­bo­ral del sec­tor fi­nan­cie­ro.

El nue­vo cri­te­rio que se plan­tea en es­ta Ins­truc­ción es de fá­cil im­ple­men­ta­ción en el sec­tor in­dus­trial, don­de la ma­yo­ría de las em­pre­sas ya lo tie­nen ins­tau­ra­do, y cul­tu­ral­men­te es­tá muy arrai­ga­do. “¿Pe­ro qué pa­sa­rá en las em­pre­sas de ser­vi­cios? ¿Y en los de­par­ta­men­tos co­mer­cia­les? ¿Y en las nue­vas start-up?, se pre­gun­tan María Vidal y Mi­quel Que- ralt, so­cios de Land­well PWC. “Son só­lo al­gu­nos ejem­plos en los que el em­pre­sa­rio tie­ne un con­trol re­la­ti­vo so­bre el cum­pli­mien­to o no de la jor­na­da, y un cam­bio ra­di­cal en es­te con­trol pue­de en­ra­re­cer el am­bien­te o la cul­tu­ra de la em­pre­sa. Es más, ¿li­ga to­do eso con la cul­tu­ra y fle­xi­bi­li­dad de los nue­vos em­pren­de­do­res y la di­rec­ción que si­gue el mer­ca­do la­bo­ral del si­glo XXI?”, si­guen pre­gun­tán­do­se.

Pa­ra Mi­quel Que­ralt, es­te plan­tea­mien­to su­po­ne, sin am­ba­ges, un de­li­ran­te pa­so atrás. “Pa­re­ce que es­te nue­vo cri­te­rio de la Au­dien­cia Na­cio­nal da la es­pal­da al nue­vo con­cep­to de mer­ca­do de tra­ba­jo que ne­ce­si­ta­mos y a cual­quier in­ter­pre­ta­ción dúc­til de la nor­ma, ce­rran­do una vez más la evo­lu­ción ha­cia unas re­la­cio­nes fle­xi­bles, en­cor­se­tan­do de nue­vo los víncu­los en­tre em­pre­sa­rio y tra­ba­ja­dor”. Y se plan­tea que “si bien es cier­to que la le­gis­la­ción de­be adap­tar­se a los nue­vos mo­de­los de tra­ba­jo, tam­bién de­be­rían ha­cer­lo los res­pon­sa­bles de su in­ter­pre­ta­ción”.

Ex­pli­can am­bos que son mu­chas las em­pre­sas que acu­den a ellos con preo­cu­pa­ción an­te los cam­bios que han de rea­li­zar. Sin em­bar­go, uno de los as­pec­tos que de­mues­tran la si­tua­ción de in­quie­tud crea­da es que ni la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo ni las sen­ten­cias es­ta­ble­cen qué mé­to­do con­cre­to de con­trol hay que uti­li­zar, “por lo que de­be ana­li­zar­se el me­dio que ca­da em­pre­sa con­si­de­re con­ve­nien­te a es­tos efec­tos y el im­pac­to que pue­den te­ner res­pec­to de los sis­te­mas de con­trol es­ta­ble­ci­dos en los dis­tin­tos cen­tros de tra­ba­jo”, di­ce María Vidal. Asi­mis­mo, apun­ta que su­po­ne una nue­va lec­tu­ra del ar­tícu­lo 35.5 del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, ya que an­tes se in­ter­pre­ta­ba que la obli­ga­ción era só­lo pa­ra las em­pre­sas en las que eran ha­bi­tua­les las ho­ras ex­tras y los con­tra­tos a tiem­po par­cial.

Hoy por hoy, pues, la in­cóg­ni­ta ma­yor que se le pre­sen­ta a la em­pre­sa es qué ti­po de sis­te­ma de­be adop­tar, ya que no hay in­di­ca­cio­nes al res­pec­to. Ade­más, los es­pe­cia­lis­tas de Land­well PWC son cons­cien­tes de que el nue­vo sis­te­ma no pue­de fun­cio­nar en una em­pre­sa con di­fe­ren­tes co­lec­ti­vos. No es el mis­mo pa­ra la ca­de­na de mon­ta­je que pa­ra los ad­mi­nis­tra­ti­vos o los co­mer­cia­les. Ad­vier­ten del pe­li­gro de ins­ta­lar un sim­ple sis­te­ma de con­trol de pre­sen­cia, ya que si no hay un con­trol pos­te­rior de re­cur­sos hu­ma­nos, exis­te el ries­go de con­ta­bi­li­zar co­mo ho­ras ex­tra­or­di­na­rias sim­ples ho­ras presenciales, no la­bo­ra­les. In­sis­ten en que las me­di­das de con­trol de ac­ce­so no sir­ven siem­pre pa­ra me­dir la jor­na­da rea­li­za­da, nor­mal­men­te cuan­do par­te de ella se rea­li­za fue­ra de los lo­ca­les de la em­pre­sa.

“Las em­pre­sas más afec­ta­das son las que han op­ta­do por la no pre­sen­cia en el cen­tro de tra­ba­jo, ge­ne­ral­men­te en el sec­tor de ser­vi­cios”, apun­ta Vidal. “Las tec­no­ló­gi­cas tie­nen un per­fil de tra­ba­ja­dor in­ter­na­cio­nal, que va­lo­ra la li­ber­tad de ho­ra­rio, lo que le per­mi­te desa­rro­llar su tra­ba­jo des­de cual­quier par­te del mun­do. Es­te es un ti­po de em­pre­sa que va a más y la que es­tá crean­do más pues­tos de tra­ba­jo de ca­li­dad. Mu­chas de es­tas em­pre­sas ya han di­cho que van a pa­sar de es­ta obli­ga­ción”, apun­ta Que­ralt.

La re­co­men­da­ción fi­nal que dan am­bos ex­per­tos es sen­ci­lla: “No ten­gan pri­sa en po­ner en mar­cha un nue­vo sis­te­ma de con­trol has­ta que en­cuen­tren el que se ajus­te a ca­da co­lec­ti­vo”.

JOMA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.