Re­ce­sión a la vis­ta

El fre­na­zo al li­bre co­mer­cio que pro­pug­na Do­nald Trump pro­vo­ca­rá el cam­bio del ci­clo ex­pan­si­vo que aca­ba­rá por da­ñar a Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Madrid Ma­riano Guin­dal

“El pró­xi­mo año ha­brá re­ce­sión sí o sí”, con es­tás con­tun­den­tes pa­la­bras el pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta y politólogo Cé­sar Mo­li­nas sin­te­ti­za­ba el im­pac­to que el triun­fo de Do­nald Trump ten­drá so­bre la eco­no­mía mun­dial. La ra­zón es que “el ci­clo eco­nó­mi­co ame­ri­cano ya es­tá muy ma­du­ro y el fre­na­zo al li­bre co­mer­cio que pro­pug­na o el mie­do de los agen­tes eco­nó­mi­cos a es­te pre­ci­pi­ta­rá una nue­va cri­sis”.

Los da­tos son con­tun­den­tes: “Des­de 1949 han te­ni­do lu­gar 49 tri­mes­tres de re­ce­sión en EE.UU., 41 de ellos con ad­mi­nis­tra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas y 8 con las de­mó­cra­tas”. En di­cho pe­rio­do el cre­ci­mien­to del PIB ha si­do, en pro­me­dio, del 4,5% con las ad­mi­nis­tra­cio­nes de­mó­cra­tas y del 2,5% con las re­pu­bli­ca­nas. El S&P500ha­su­bi­do, en­pro­me­dio, el 8,4% du­ran­te las ad­mi­nis­tra­cio­nes de­mó­cra­tas y el 2,7% con las re­pu­bli­ca­nas. El dé­fi­cit pú­bli­co es­truc­tu­ral ha si­do, en pro­me­dio, un 0,7% ma­yor en las ad­mi­nis­tra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas que en las de­mó­cra­tas.

Si ana­li­za­mos la re­cien­te his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na es fá­cil com­pro­bar que des­de enero de 1960, fe­cha que lle­gó Ken­nedy al po­der, has­ta ju­lio de 1967 con John­son –que le ha­bía sus­ti­tui­do en la pre­si­den­cia tras su ase­si­na­to– la eco­no­mía ha­bía cre­ci­do un 10%. Con el tán­dem Ni­xon/Ford el PIB cre­ció la mi­tad. Cuan­do en enero de 1975 lle­gó Car­ter al po­der, se pro­du­jo un ci­clo de fuer­te ex­pan­sión que du­ró has­ta ju­lio de 1982 con un cre­ci­mien­to cer­cano al 20%. Las co­sas cam­bia­ron cuan­do to­ma­ron el re­le­vo Rea­gan y Bush y el PIB ca­yó en enero de 1990 has­ta el 2,5%. Tu­vo que ser otro de­mó­cra­ta co­mo Clin­ton quien ani­mó el cre­ci­mien­to has­ta el 7%, has­ta que en enero del 2005 lle­gó Bush hi­jo y con­du­jo a la eco­no­mía ame­ri­ca­na ha­cia la ma­yor re­ce­sión que se ha co­no­ci­do des­de el crack de 1929. Fue Oba­ma quien apar­tir de­ju­lio del 2012sa­cóal­país de la cri­sis inau­gu­ran­do uno de los ma­yo­res ci­clos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que se re­cuer­da. Di­cho de otra ma­ne­ra, con Trump to­ca caí­da.

¿Por qué? “Es di­fí­cil de ex­pli­car –afir­ma Ce­sar Mo­li­nas–. Tal vez por­que des­pués de un ci­clo ex­pan­si­vo lle­ga otro re­ce­si­vo y a los de­mó­cra­tas siem­pre les han to­ca­do los pri­me­ros”. Pe­ro tam­bién pue­de de­ber­se a los erro­res po­lí­ti­cos que se co­me­ten: un ex­ce­so de pro­tec­cio­nis­mo uni­do a una des­re­gu­la- ción­fi­nan­cie­ra y un de­bi­li­ta­mien­to del Es­ta­do co­mo mo­tor eco­nó­mi­co pue­den con­du­cir a la pa­rá­li­sis.

Es­to es lo que pue­de su­ce­der con Do­nald Trump en opi­nión del ma­te­má­ti­co y analista Juan Ignacio Cres­po, au­tor de ¿Por qué en 2017 vol­ve­re­mos a en­trar en re­ce­sión? (Deus­to): “El men­sa­je con el que Trump lo­gra ga­nar las elec­cio­nes es sim­ple­men­te un men­sa­je pro­tec­cio­nis­ta di­ri­gi­do al tra­ba­ja­dor in­dus­trial de cla­se me­dia. Les vie­ne a de­cir que pe­na­li­za­rá fuer­te­men­te a las em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas que des­lo­ca­li­cen su pro­duc­ción a otros paí­ses (se aca­bó pro­du­cir en Chi­na o en Mé­xi­co). Les ha pro­me­ti­do pro­tec­cio­nis­mo, par alo­que im­pon­drá to­do ti­po de aran­ce­les, anu­la­rá los de­cre­tos de li­bre co­mer­cio del Pa­cí­fi­co; fre­na­rá ra­di­cal­men­te la en­tra­da de in­mi­gran­tes y ya ve­re­mos lo que ocu­rre con los tra­ba­ja­do­res sin pa­pe­les”.

Y co­mo mues­tra un bo­tón: “Va­mo­sa obli­gar a Ap­ple a fa­bri­car sus mal­di­tos or­de­na­do­res en ca­sa”. Ta­la­fir­ma­ción del pre­si­den­te elec­to re­su­me a la per­fec­ción su pro­gra­ma eco­nó­mi­co. Trump ha ga­na­do las elec­cio­nes por­que ha pro­me­ti­do a los tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les que les pro­te­ge­ría de las con­se­cuen­cias de la glo­ba­li­za­ción y de la di­gi­ta­li­za­ción, mien­tras que Hi­llary Clin­ton cree que la me­jor ma­ne­ra de de­fen­der a la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na es apos­tan­do por la aper­tu­ra al mun­do y por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. La vie­ja in­dus­tria fren­te a la nue­va: “Las éli­tes no pue­den for­zar la reali­dad al mar­gen de las ur­nas”. To­do ello tra­du­ci­do a la po­lí­ti­ca plan­tea el di­le­ma de­la fuer­za de la ra­zón fren­te al nú­me­ro de vo­tan­tes. Sin las re­des so­cia­les se­ría di­fí­cil ex­pli­car el triun­fo del po­pu­lis­mo fren­te a los in­te­lec­tua­les.

La con­fian­za que aún al­ber­gan las éli­tes eco­nó­mi­cas es que Trump no cum­pla su pro­gra­ma electoral. Vano in­ten­to. Al pre­si­den­te elec­to de EE.UU. le han vo­ta­do la ma­yor par­te de los nor­te­ame­ri­ca­nos blan­cos y pro­tes­tan­tes pa­ra que les proteja ¡Y va a pro­te­ger­los! Cues­te lo que cues­te. Ade­más, un re­cien­te es­tu­dio de­mos­tra­ba que los pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos han cum­pli­do de me­dia un 73% de lo que ha­bían pro­me­ti­do. Trump no va a ser una excepción.

Trump ha ga­na­do las elec­cio­nes con un men­sa­je pro­tec­cio­nis­ta di­ri­gi­do al tra­ba­ja­dor de cla­se me­dia

JUS­TIN MERRIMAN / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.