Por qué hoy sí va­mos al tra­ba­jo aún es­tan­do en­fer­mos

La em­pre­sa va­lo­ra la pre­sen­cia fí­si­ca del em­plea­do en la ofi­ci­na, ya que ve un com­pro­mi­so con la fir­ma

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

Un 53% de las em­pre­sas re­co­no­cen el pre­sen­tis­mo co­mo ha­bi­tual en ellas, se­gún Adec­co El es­tu­dio se­ña­la que es me­jor al­guien que ofre­ce ba­ja pro­duc­ti­vi­dad que el que no apor­ta nin­gu­na El pre­sen­tis­mo es fru­to de una cul­tu­ra que fa­vo­re­ce que se reali­cen más ta­reas con los mis­mos em­plea­dos

Aun­que no ha­ya su­pues­to un cam­bio ra­di­cal en las prác­ti­cas la­bo­ra­les, la cri­sis sí ha ge­ne­ra­do nue­vas di­ná­mi­cas. En la me­di­da en que ha su­pues­to una con­trac­ción en el mer­ca­do de em­pleo, ha trans­for­ma­do al­gu­nas de las cos­tum­bres en las em­pre­sas. Por ejem­plo, el pre­sen­tis­mo se con­vir­tió en es­tos años en una cons­tan­te, por­que el te­mor a ser des­pe­di­do en un mal mo­men­to pro­vo­ca­ba que mu­chos em­plea­dos de­ci­die­ran pa­sar ho­ras en su pues­to sim­ple­men­te pa­ra ser vis­tos, aun­que las de­di­ca­sen a na­ve­gar por in­ter­net o a in­ter­ac­tuar en las re­des so­cia­les.

Aho­ra que la si­tua­ción co­mien­za a re­mon­tar, esas prác­ti­cas no só­lo no se han aban­do­na­do sino que en paí­ses co­mo Es­pa­ña se han ins­ta­la­do co­mo par­te del pai­sa­je. El in­for­me Adec­co 2016 mos­tra­ba có­mo un 53% de las em­pre­sas re­co­no­cían el pre­sen­tis­mo co­mo ha­bi­tual en ellas, lo cual es preo­cu­pan­te, por­que esa ac­ti­tud sue­le ve­nir de­ter­mi­na­da por la cul­tu­ra de la com­pa­ñía mu­cho más que por las ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les de los em­plea­dos.

El es­tu­dio Going to work ill: A me­ta-analy­sis of the co­rre­la­tes of pre­sen­teeism and a dual-path mo­del, rea­li­za­do por Ma­rie­lla Mi­ra­glia, de la Uni­ver­si­dad de East An­glia, y Gary Johns, de la Uni­ver­si­dad de Con­cor­dia, in­tro­du­jo una nue­va va­ria­ble, ya que se cen­tra­ba en en­ten­der por qué mu­cha gen­te se­guía acu­dien­do al tra­ba­jo a pe­sar de su­frir al­gu­na en­fer­me­dad. La in­ves­ti­ga­ción ana­li­zó los da­tos de 61 es­tu­dios pre­vios que in­cluían a más de 175.960 par­ti­ci­pan­tes, in­clu­yen­do la En­cues­ta Eu­ro­pea de Con­di­cio­nes de Tra­ba­jo, cu­ya mues­tra se re­co­ge en 34 paí­ses. El mo­de­lo em­plea­do en el es­tu­dio te­nía en cuen­ta tan­to las con­di­cio­nes de tra­ba­jo par­ti­cu­la­res, así co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les de las per­so­nas que de­ci­dían acu­dir al pues­to de tra­ba­jo.

Siem­pre en la ofi­ci­na

En oca­sio­nes se tra­ta de afec­cio­nes le­ves, co­mo res­fria­dos o gri­pes mo­de­ra­das, y en otras apun­ta ha­cia pro­ble­mas sus­cep­ti­bles de vol­ver­se cró­ni­cos, y que me­re­ce­rían un tra­ta­mien­to más in­ten­so, pe­ro en am­bos ca­sos, sal­vo que re­sul­te im­pres­cin­di­ble, se sue­le op­tar por acu­dir al cen­tro de tra­ba­jo. Esa elec­ción va­ría en fun­ción de va­ria­bles per­so­na­les, o del ti­po de con­tra­to que se ten­ga y de las prác­ti­cas ha­bi­tua­les en la em­pre­sa, pe­ro esa es la ten­den­cia ge­ne­ral.

Un tra­ba­ja­dor en­fer­mo o que se re­in­cor­po­ra al pues­to sin es­tar re­cu­pe­ra­do, rin­de me­nos que otro que es­té en me­jo­res con­di­cio­nes, pe­ro tam­bién es cier­to, se­ña­la el es­tu­dio, que es me­jor al­guien que ofre­ce ba­ja pro­duc­ti­vi­dad que el que no apor­ta nin­gu­na. En otras pa­la­bras, el es­tu­dio sub­ra­ya que es­ta ten­den­cia apor­ta efec­tos po­si­ti­vos pa­ra la em­pre­sa.

El pre­sen­tis­mo es pro­duc­to de una cul­tu­ra que fa­vo­re­ce que se reali­cen ma­yor nú­me­ro de ta­reas con el mis­mo nú­me­ro de em­plea­dos y, en mu­chos ca­sos, con­lle­va una ac­ti­tud com­pro­me­ti­da por par­te del tra­ba­ja­dor, que se res­pon­sa­bi­li­za de rea­li­zar sus fun­cio­nes in­clu­so cuan­do las con­di­cio­nes no son bue­nas. Pe­ro, por otro la­do, que afec­cio­nes que an­tes se cu­ra­ban en ca­sa sean arras­tra­das hoy a los cen­tros la­bo­ra­les tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas: ya que los pro­ble­mas no se so­lu­cio­nan, sino que se pos­po­nen, un re­sul­ta­do fre­cuen­te es su agra­va­mien­to. Da­do que no au­sen­tar­se del tra­ba­jo se in­ser­ta en un mar­co de pre­sión la­bo­ral que re­sul­ta más per­ju­di­cial pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad que el pro­pio ab­sen­tis­mo, se­gún ha se­ña­la­do el Cen­tro de Sa­lud Men­tal bri­tá­ni­co.

Los em­plea­dos con afec­cio­nes le­ves, co­mo res­fria­dos o gri­pes mo­de­ra­das, ca­si sie­mo­re op­tan por acu­dir al cen­tro de tra­ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.