La enemi­ga más dis­cre­ta

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

Aun­que se en­cuen­tre re­gu­la­do por el có­di­go de cir­cu­la­ción, el con­su­mo­de be­bi­das al­cohó­li­cas si­gue sien­do uno de los prin­ci­pa­les enemi­gos de los con­duc­to­res. Me­dian­te las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias de con­cien­cia­ción so­bre la in­com­pa­ti­bi­li­dad del al­cohol y el as­fal­to, jun­to con la pro­li­fe­ra­ción de con­tro­les po­li­cia­les, se man­tie­ne una lu­cha cons­tan­te con­tra es­ta lacra, que si­gue ocu­pan­do un lu­gar des­ta­ca­do en­tre las cau­sas de ac­ci­den­tes de trá­fi­co. Pe­ro lo que muy po­cas per­so­nas sa­ben es que la fa­ti­ga, una cir­cuns­tan­cia que no pue­de me­dir­se to­da­vía con nin­gún aparato al al­can­ce de las pa­tru­llas de ca­rre­te­ra, tam­bién es una enemi­ga del vo­lan­te tan dis­cre­ta co­mo su­ma­men­te pe­li­gro­sa.

En cual­quier cur­so de con­duc­ción, tan­to si es im­par­ti­do por los pro­fe­so­res que abun­dan en los cir­cui­tos de ve­lo­ci­dad re­par­ti­dos por el mun­do co­mo por una mar­ca de au­to­mó­vi­les, se apren­de a reac­cio­nar en un en­torno de com­ple­ta se­gu­ri­dad an­te si­tua­cio­nes ex­tre­mas que pue­dan sur­gir en la ca­rre­te­ra. Es­te año se ha im­plan­ta­do en Es­pa­ña una ini­cia­ti­va es­pe­cial­men­te in­tere­san­te pa­ra las per­so­nas que prio­ri­zan la se­gu­ri­dad vial. Se tra­ta de un inusi­ta­do ejer­ci­cio de la es­cue­la Volks­wa­gen, que po­ne de ma­ni­fies­to los per­ni­cio­sos efec­tos que tie­nen en la con­duc­ción el con­su­mo de al­cohol y el can­san­cio, que ejer­ce asi­mis­mo co­mo una es­pe­cie de ase­sino si­len­cio­so.

Es­ta ori­gi­nal prue­ba con­sis­te en po­ner­se unas ga­fas es­pe­cia­les que si­mu­lan el efec­to que tie­nen dis­tin­tos gra­dos de al­coho­le­mia so­bre la vi­sión del con­duc­tor. Con la vi­se­ra que igua­la el um­bral per­mi­ti­do pa­ra con­du­cir, se ex­pe­ri­men­ta ya una sen­si­ble dis­tor­sión res­pec­to a la dis­tan­cia a la que se en­cuen­tran los co­nos que hay que sor­tear en el cir­cui­to. Pe­ro lo más cho­can­te apa­re­ce al du­pli­car el lí­mi­te le­gal, una cir­cuns­tan­cia que pro­vo­ca si­tua­cio­nes tan có­mi­cas co­mo pi­sar las lla­ves del co­che al aga­char­se pa­ra re­co­ger­las del sue­lo. Al tras­la­dar es­ta cues­tión al te­rreno de la fa­ti­ga, va­le la pe­na te­ner en cuen­ta que tras 17 ho­ras sin dor­mir se cal­cu­la que la mer­ma de aten­ción equi­va­le al do­ble de al­cohol per­mi­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.