Pre­dic­cio­nes elec­to­ra­lis­tas

La Vanguardia - Dinero - - INPUT -

EE.UU., elec­cio­nes presidenciales de 1936. El can­di­da­to republicano Al­fred Lan­don se en­fren­ta al de­mó­cra­ta Fran­klin Roo­se­velt. La en­cues­ta de Li­te­racy Di­gest’s, ba­sa­da en una mues­tra de na­da me­nos que 2,4 mi­llo­nes de per­so­nas, otor­ga una vic­to­ria cla­ra a Lan­don con el 57% de los vo­tos. Re­sul­ta­do de la elec­ción: Roo­se­velt ga­nó con el 62% de los vo­tos y 523 de los 531 vo­tos elec­to­ra­les. Co­no­ce­mos bien el motivo del fra­ca­so de es­ta pre­dic­ción: la en­cues­ta uti­li­zó fun­da­men­tal­men­te el listín te­le­fó­ni­co co­mo ba­se pa­ra rea­li­zar el mues­treo. En 1936 só­lo las fa­mi­lias aco­mo­da­das te­nían te­lé­fono y es­tas so­lían vo­tar al can­di­da­to republicano.

Elec­cio­nes del 2016. Los más so­fis­ti­ca­dos pro­ce­di­mien­tos del big da­ta pa­ra la agre­ga­ción de cien­tos de en­cues­tas, tan­to na­cio­na­les co­mo es­ta­ta­les, dan una pro­ba­bi­li­dad de vic­to­ria de Hi­llary Clin­ton en­tre el 71% y el 99%. En­tre es­tos se in­clu­ye Na­te Sil­ver, fa­mo­so por ha­ber acer­ta­do to­dos los es­ta­dos en la úl­ti­ma elec­ción y fa­llar só­lo uno en la an­te­rior, el Prin­ce­ton Elec­tion Con­sor­tium, el Ups­hot de The

New York Ti­mes y mu­chos otros. ¿Có­mo ha po­di­do su­ce­der? Al­gu­nos ar­gu­men­tan que no hay error: cuan­do se di­ce que Clin­ton te­nía un 80% de pro­ba­bi­li­dad de ga­nar se es­ta­ba re­co­no­cien­do que Trump po­día ga­nar, aun­que su pro­ba­bi­li­dad era del 20%. En cual­quier ca­so la pro­ba­bi­li­dad no era 0%.

Otros ar­gu­men­tan que el pro­ble­ma es que la me­di­da de la in­cer­ti­dum­bre en torno a es­tas pre­dic­cio­nes no es­tá bien cal­cu­la­da y que, por lo ge­ne­ral, es de­ma­sia­do op­ti­mis­ta (pe­que­ña). Por ejem­plo, no es lo mis­mo de­cir que Clin­ton ga­na­rá con un 70% de pro­ba­bi­li­dad con un in­ter­va­lo de con­fian­za en­tre el 68% y el 72% que con un in­ter­va­lo de con­fian­za en­tre el 42% y el 98%. En el se­gun­do ca­so, a pe­sar de que la pro­ba­bi­li­dad de Clin­ton de ga­nar es la mis­ma, la in­cer­ti­dum­bre so­bre el re­sul­ta­do es mu­cho ma­yor y una vic­to­ria de Trump es mu­cho me­nos sor­pren­den­te.

Otros ar­gu­men­tan que mu­cha gen­te cam­bió su de­ci­sión en el mo­men­to de en­trar en el co­le­gio electoral, aun­que no pue­den ex­pli­car el motivo de es­te sú­bi­to cam­bio. La ex­pli­ca­ción creo que es más sen­ci­lla: la gen­te, co­mo de­cía el Dr. Hou­se, mien­te, es­pe­cial­men­te cuan­do su elec­ción no es con­sis­ten­te con lo que cree que se con­si­de­ra so­cial­men­te acep­ta­ble. Es­te se­ría el vo­to ocul­to pro Bre­xit, pro Trump o pro PP.

Por es­tos mo­ti­vos la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas son alér­gi­cos a la uti­li­za­ción de en­cues­tas y pre­fie­ren ob­ser­var a los in­di­vi­duos en el mer­ca­do, don­de con sus de­ci­sio­nes se juegan su di­ne­ro. Los mer­ca­dos pre­dic­ti­vos, don­de in­ver­so­res pue­den apos­tar por el re­sul­ta­do de una elec­ción, son una for­ma de tras­la­dar es­te prin­ci­pio a la pre­dic­ción. Des­gra­cia­da­men­te, es­tos mer­ca­dos tam­bién fra­ca­sa­ron en la pre­dic­ción del Bre­xit y la vic­to­ria de Trump. Evi­den­te­men­te, no to­dos los vo­tan­tes par­ti­ci­pan en es­tos mer­ca­dos y es­tán su­je­tos al mis­mo com­por­ta­mien­to bo­rre­guil que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Pe­ro qui­zás el fac­tor más im­por­tan­te es que las apues­tas se ba­san ma­yo­ri­ta­ria­men­te en… los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas. Sor­pren­den­te­men­te, uno de los po­cos que acer­ta­ron con Trump, igual que en las otras elec­cio­nes de los úl­ti­mos 32 años, fue el his­to­ria­dor de la Ame­ri­can Uni­ver­sity Allan Licht­man uti­li­zan­do su bo­la de cris­tal.

Una vez pro­du­ci­da la sor­pre­sa electoral, lle­gan los eco­no­mis­tas me­diá­ti­cos con sus pre­dic­cio­nes. Des­de un me­dio na­cio­nal se nos ase­gu­ra que la caí­da de las bol­sas y el pre­cio del pe­tró­leo y la subida del oro eran se­ña­les cla­ras del desas­tre que se ave­ci­na tras la vic­to­ria de Trump. Es el pro­ble­ma de es­cri­bir el ar­tícu­lo de­ma­sia­do pron­to por la ma­ña­na y des­de la ideo­lo­gía. Por la tar­de el pe­tró­leo y las bol­sas ya se ha­bían re­cu­pe­ra­do y, en el ca­so de las bol­sas, subían con fuer­za. De he­cho, ese era el mo­men­to de mos­trar­se cau­to y adop­tar la po­si­ción tí­pi­ca del eco­no­mis­ta de por un la­do, pe­ro por el otro.

Sin te­ner que ca­len­tar­se mu­cho la ca­be­za pa­re­ce que un can­di­da­to pro mer­ca­do que pre­di­ca la re­duc­ción de im­pues­tos a las em­pre­sas y la eli­mi­na­ción de los cos­tes por pro­tec­ción medioambiental de­be­ría ser po­si­ti­vo pa­ra los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas, al me­nos en el cor­to pla­zo. Y es­to de­be­ría re­fle­jar­lo la bol­sa. Ha­bría que plan­tear­se tam­bién has­ta qué pun­to las bra­vu­co­na­das de Do­nald Trump so­bre la mo­di­fi­ca­ción de tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de li­bre co­mer­cio eran só­lo una es­tra­te­gia electoral. No ol­vi­de­mos que Hi­llary Clin­ton apo­yó, e in­clu­so vo­tó, a fa­vor de la ma­yo­ría de los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio a pe­sar de que an­tes de ca­da elec­ción (se­na­do y pre­si­den­cial) los pu­so en cues­tión. Cier­ta­men­te, la in­cer­ti­dum­bre que pro­vo­ca des­co­no­cer si Trump cum­pli­rá sus pro­me­sas más ra­di­ca­les o las de­ja­rá caer en el ol­vi­do no es po­si­ti­va pa­ra la eco­no­mía ni pa­ra los mer­ca­dos de va­lo­res.

Si fi­nal­men­te se im­pu­sie­ran ba­rre­ras a la im­por­ta­ción e im­pues­tos adi­cio­na­les a las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses que fa­bri­can en otros paí­ses, es­to po­dría afec­tar a la in­fla­ción. Tam­bién po­dría ser in­fla­cio­nis­ta la ex­pan­sión del gas­to en in­fraes­truc­tu­ras pro­pues­ta por Trump, aun­que se­ría po­si­ti­va pa­ra el cre­ci­mien­to. De he­cho, el mer­ca­do de bo­nos ya es­tá des­con­tan­do ma­yor in­fla­ción y una sa­li­da más rá­pi­da de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ul­tra­ex­pan­si­va de los úl­ti­mos años. En cual­quier ca­so, uno tien­de a pen­sar que los me­ca­nis­mos de equi­li­brios de po­de­res evi­ta­rán que, su­po­nien­do que mu­chas de las ideas ra­di­ca­les pro­pues­tas por Trump no sean me­ras con­sig­nas elec­to­ra­les, se pue­dan lle­var a la prác­ti­ca.

Con to­do, aven­tu­rar­se en es­tos mo­men­tos a ha­cer pre­dic­cio­nes so­bre las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas del error de pre­dic­ción de las en­cues­tas es un ejer­ci­cio de pu­ra es­pe­cu­la­ción. Ca­si tan es­pe­cu­la­ti­vo co­mo cuan­do al­gún ser­vi­cio de es­tu­dios nos qui­so ha­cer creer que ha­bía po­di­do es­ti­mar el efec­to de es­tar sin go­bierno du­ran­te mu­cho tiem­po. En fin, que pre­de­cir es siem­pre muy di­fí­cil, es­pe­cial­men­te el fu­tu­ro.

Mer­ca­dos La in­cer­ti­dum­bre que pro­vo­ca no sa­ber si Trump cum­pli­rá sus pro­me­sas más ra­di­ca­les no es po­si­ti­va pa­ra la eco­no­mía ni pa­ra la bol­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.