Ci­ber­se­gu­ri­dad, el gran re­to pen­dien­te

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Xa­vier Gra­cia

La evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio ba­sa­dos en la ex­plo­ta­ción de la in­for­ma­ción es­tán con­tri­bu­yen­do a que más allá de per­so­nas y em­pre­sas, sean las co­sas las que es­tén co­nec­ta­das a in­ter­net. Es­te enor­me mer­ca­do es el lla­ma­do el in­ter­net de la co­sas. Se­gún Gart­ner, la pro­yec­ción pa­ra el año 2020 es que 20,8 bi­llo­nes de co­sas es­tén co­nec­ta­das a tra­vés de apli­ca­cio­nes seg­men­ta­das por in­dus­trias.

De ca­da diez or­ga­ni­za­cio­nes, ca­si nue­ve con­si­de­ran im­plan­tar una es­tra­te­gia de in­ter­net de las co­sas a ni­vel glo­bal y las ex­pec­ta­ti­vas de ne­go­cio pro­yec­tan be­ne­fi­cios de más 2 tri­llo­nes de dó­la­res. Los be­ne­fi­cios son cla­ros. Una com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra pue­de be­ne­fi­ciar­se del in­ter­net de las co­sas en co- ches, ho­ga­res o ne­go­cios co­nec­ta­dos pa­ra aler­tar a sus clien­tes so­bre ries­gos me­teo­ro­ló­gi­cos, ro­bos en el ve­cin­da­rio o ries­gos in­di­vi­dua­les co­mo con­duc­tas de con­duc­ción. Si nos re­fe­ri­mos al sec­tor sa­lud, ha­bla­mos de pre­ven­ción de en­fer­me­da­des o el cui­da­do au­tó­no­mo de pa­cien­te a tra­vés de la mo­ni­to­ri­za­ción en tiem­po real.

El in­ter­net de las co­sas ofre­ce un mun­do con mu­chí­si­ma in­for­ma­ción don­de las per­so­nas pa­sa­mos a ser por­ta­do­res de sen­so­res, ge­ne­ran­do y con­su­mien­do da­tos en to­do lo que ha­ce­mos. Pe­ro es­te mun­do es más vul­ne­ra­ble y la cul­pa­ble de los erro­res que se pue­dan dar no es la tec­no­lo­gía. Ya­quí en­tra en jue­go la ci­ber­se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar las vul­ne­ra­bi­li­da­des en es­te ám­bi­to. Una vul­ne­ra­bi­li­dad es una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra el ata­can­te, y es­ta se pue­de en­con­trar en dis­po­si­ti­vos, in­fraes­truc­tu­ras TIC y apli­ca­cio­nes. Exis­ten evi­den­cias de có­mo es­tas pue­den com­pro­me­ter nues­tra in­for­ma­ción pri­va­da o ha­cer caer una in­fra­es­truc­tu­ra crí­ti­ca que pue­da ge­ne­rar in­ci­den­tes con un im­pac­to muy re­le­van­te.

Al­gu­nos ejem­plos, 1.4 mi­llo­nes de vehícu­los fue­ron re­ti­ra­dos des­pués que me­dian­te un test de pe­ne­tra­ción hac­king éti­co, los hac­kers pu­die­ron to­mar el con­trol del vehícu­lo. Asi­mis­mo se en­con­tra­ron vul­ne­ra­bi­li­da­des que po­dían ser ex­plo­ta­das con cier­ta fa­ci­li­dad (sin ne­ce­si­dad de ser un gran ex­per­to), en los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes del ho­gar que da­ban ac­ce­so re­mo­to a las puer­tas de en­tra­da de las ca­sas. Tam­bién se ha de­tec­ta­do es­tas en al­go tan sen­si­ble y crí­ti­co co­mo los dis­po­si­ti­vos mé­di­cos, don­de se han en­con­tra­do vul­ne­ra­bi­li­da­des en in­yec­cio­nes de in­su­li­na, dis­po­si­ti­vos de ra­yos-X y en mar­ca­pa­sos.

Al­gu­nos de los sec­to­res más crí­ti­cos en los que la Ci­ber­se­gu­ri­dad en in­ter­net de las co­sas de­be to­mar un pa­pel pro­ta­go­nis­ta son: sis­te­mas de con­trol in­dus­trial (Sca­da), cen­tra­les nu­clea­res, vehícu­los in­te­li­gen­tes, con­trol aé­reo, re­tail y con­su­mo. Es­te úl­ti­mo, es­pe­cial­men­te por la in­for­ma­ción re­co­lec­ta­da por los há­bi­tos de com­pra de sus clien­tes.

En la co­mu­ni­dad Cy­ber somos cons­cien­tes del re­to al que nos en­fren­ta­mos por­que con­si­de­ra­mos que la ci­ber­se­gu­ri­dad de­be ser la ba­se del in­ter­net de las co­sas en su fa­se de di­se­ño. El de­ba­te so­bre có­mo im­ple­men­tar so­lu­cio­nes de ex­tre­mo a ex­tre­mo pa­re­ce la op­ción más ade­cua­da, y por ello la se­cu­ri­za­ción que va des­de el dis­po­si­ti­vo has­ta la red es crí­ti­ca pa­ra el fun­cio­na­mien­to del in­ter­net de las co­sas. Al igual que los dis­po­si­ti­vos ope­ran de for­ma in­te­li­gen­te tam­bién de­ben ser ca­pa­ces de re­co­no­cer las ame­na­zas. Ypa­ra ello es in­elu­di­ble abor­dar la ci­ber­se­gu­ri­dad ya en la fa­se de di­se­ño de cual­quier dis­po­si­ti­vo co­nec­ta­do a in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.