Nue­vas co­rrien­tes

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Fran­cesc Ra­ven­tós

Lo que has­ta ha­ce po­co eran co­rrien­tes sub­te­rrá­neas son ya pe­li­gro­sas co­rrien­tes emer­gen­tes. Des­de que Mar­ga­ret That­cher y Ro­nald Rea­gan ini­cia­ron la re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra en los años 80, han pa­sa­do mu­chas co­sas, que po­dría­mos re­su­mir en: glo­ba­li­za­ción, nue­vas tec­no­lo­gías y Chi­na. Es­tas reali­da­des han traí­do cre­ci­mien­to y pro­gre­so eco­nó­mi­co, pe­ro tam­bién cri­sis, deu­da, pa­ro, co­rrup­ción, de­sigual­dad, mi­gra­cio­nes e in­cer­ti­dum­bre. En EE.UU. y en Eu­ro­pa, por ejem­plo, ha ha­bi­do al­gu­nos gran­de ga­na­do­res, pe­ro la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos de las cla­ses me­dias y po­pu­la­res se sien­ten per­de­do­res.

Los per­de­do­res tie­nen mie­do al fu­tu­ro. Yel mie­do ha­ce sur­gir sen­ti­mien­tos po­co no­bles, es­pe­cial­men­te el egoís­mo, el cie­rre en sí mis­moy el re­cha­zo a la di­fe­ren­cia. Es­te sen­ti­mien­tos se con­cre­tan al exi­gir el cie­rre de fron­te­ras, la exal­ta­ción de aque­llo pro­pio, vol­ver al pro­tec­cio­nis­mo o re­cha­zar la in­mi­gra­ción. Otros sec­tor so­cia­les se ra­di­ca­li­zan con­tra el sis­te­ma, la co­rrup­ción y los que go­bier­nan.

En de­fi­ni­ti­va, los per­de­do­res se su­ble­van con­tra el es­ta­blish­ment y quie­ren un cam­bio po­lí­ti­co que los proteja. Los ca­be­zas de tur­co, cul­pa­bles de to­dos los ma­les, son los in­mi­gran­tes, la in­va­sión de pro­duc­tos ex­tran­je­ros, las di­rec­tri­ces de la Unión Eu­ro­pea o la aber­tu­ra de las fron­te­ras. Es­ta de­ma­go­gia ha abier­to las puer­tas de par en par a Do­nald Trump, al Bre­xit, a Ma­ri­ne Le Pen, et­cé­te­ra.

En el ho­ri­zon­te, man­de a quien man­de, no to­do el mon­te es oré­gano. No es­tá cla­ro que se pue­da de­vol­ver a un cre­ci­mien­to es­ta­ble, aun­que sea mo­de­ra­do. La deu­da acu­mu­la­da en el mun­do es enor­me. La subida del ti­po de in­te­rés es pró­xi­ma. Do­nald Trump es to­do una in­cóg­ni­ta. La Unión Eu­ro­pea se tam­ba­lea. El pro­tec­cio­nis­mo sa­ca las uñas. La in­mi­gra­ción des­de la gue­rra o la po­bre­za no tie­ne quien la de­ten­ga.

Pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co la aber­tu­ra de fron­te­ras y la glo­ba­li­za­ción son im­pres­cin­di­bles, pe­ro no co­mo se ha he­cho has­ta aho­ra. Pa­ra el pro­gre­so so­cial hay que go­ber­nar la glo­ba­li­za­ción, po­nien­do al­gu­nos lí­mi­tes, y en to­do ca­so te­nien­do pre­sen­tes los efec­tos so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les, y pro­te­gien­do a los per­de­do­res más dé­bi­les. To­do acom­pa­ña­do de una fis­ca­li­dad real­men­te pro­gre­si­va y de una dis­tri­bu­ción más jus­ta de la ri­que­za que se crea.

El mo­de­lo eco­nó­mi­co de una glo­ba­li­za­ción li­be­ral es­tá ago­ta­do. Hay que ha­cer un re­plan­tea­mien­to a fon­do. Si la eco­no­mía no trae el pro­gre­so pa­ra to­dos o pa­ra la gran ma­yo­ría, y sino se pro­te­gen los per­de­do­res de la glo­ba­li­za­ción, la ra­di­ca­li­za­ción au­men­ta­rá y aca­ba­rá ha­cien­do tam­ba­lear­se to­do el sis­te­ma.

Co­mo ve­mos, hay pro­ble­mas, pe­ro tam­bién hay so­lu­cio­nes. La cues­tión es sa­ber si hay vo­lun­tad, de los que real­men­te tie­nen el po­der, de po­ner­las en mar­cha. Que­rría­mos po­der ser op­ti­mis­tas.

En el ho­ri­zon­te Trump es to­da una in­cóg­ni­ta, la UE se tam­ba­lea, el pro­tec­cio­nis­mo sa­ca las uñas y la in­mi­gra­ción no tie­ne quien la de­ten­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.