La te­le­fo­nía de­ja atrás la voz

Las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tie­nen un pe­so im­por­tan­te en el gas­to de los ho­ga­res, que cre­ce por­que aho­ra in­clu­yen nue­vos ser­vi­cios, co­mo la te­le­vi­sión de pa­go

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­sa Sal­va­dor

El gas­to en te­le­fo­nía se ha dis­pa­ra­do en las fa­mi­lias des­de los viejos tiem­pos en que só­lo te­nía­mos a Te­le­fó­ni­ca y las ma­dres de­cían a sus hi­jas ado­les­cen­tes que no ha­bla­ran tan­to por te­lé­fono por­que se dis­pa­ra ba­la fac­tu­ra. Aho­ra pa­sar­se 45 mi­nu­tos ha­blan­do sue­le sa­lir gra­tis, pe­ro un ho­gar me­dio in­clu­ye al me­nos­tres­lí­neas, de­fi­jo yde­mó­vil con ta­ri­fa pla­na de da­tos, in­ter­net de ban­da an­cha en ca­sa y ca­da vez más te­le­vi­sión de pa­go: se­gún Juan Die­go Otero, sub­di­rec­tor de aná­li­sis de te­le co­mu­ni­ca­cio­nes de­la CNMC, el 34% de los con­tra­tos de te­le­fo­nía fir­ma­dos en el úl­ti­mo tri­mes­tre son ya de es­te ti­po.

La “pa­que­ti­za­ción” de ser­vi­cios ha si­do la es­tra­te­gia es­tre­lla de los ope­ra­do­res pa­ra re­ver­tir la ten­den­cia des­cen­den­te de sus in­gre­sos que se ini­ció en el 2008: la cri­sis eco­nó­mi­ca y la com­pe­ten­cia desata­ron una gue­rra de pre­cios que re­du­jo su fac­tu­ra­ción un 30% has­ta los 30.800 mi­llo­nes deeu­ros, pe­ro des­de me­dia­dos del año pa- sa­do se ha fre­na­do su caí­da y, aun­que mo­des­ta­men­te, han vuel­to a cre­cer.

Y su éxi­to en­tre los con­su­mi­do­res ha si­do in­du­da­ble: si en el 2012 el 62% de los con­tra­tos de te­le co­mu­ni­ca­cio­nes eran de pro­duc­tos ais­la­dos, hoy son só­lo el 21%. “Los ope­ra­do­res au­men­tan los pre­cios a ba­se de aña­dir a los con­tra­tos pro­duc­tos que las fa­mi­lias no han so­li­ci­ta­do y que no ne­ce­si­tan, co­mo la te­le­vi­sión de pa­go”, se­ña­ló Mein­rad Spen­ger, con­se­je­ro de­le­ga­do de Má­sMó­vil, en unas jor­na­das or­ga­ni­za­das es­ta se­ma­na­por­la Au­to­ri­tat Catalana de la Com­pe­tèn­cia.

Pe­ro el fe­nó­meno es glo­bal, y el éxi­to de la fór­mu­la en­tre los con­su­mi­do­res ha pro­vo­ca­do un te­rre­mo­to en el sec­tor: la con­ver­gen­cia di­gi­tal. La ne­ce­si­dad de com­bi­nar pro­duc­tos que an­tes su­mi­nis­tra­ban di­fe­ren­tes em­pre­sas( los ope­ra­dor es fi­jos y mó­vi­les y los de te­le­vi­sión de pa­go) de ter­mi­nó la ven­ta de Jazz­tel y Ono (ad­qui­ri­dos por Oran­ge y Vo­da­fo­ne, res­pec­ti­va­men­te) pa­ra po­der com­pe­tir con Te­le­fó­ni­ca, la pio­ne­ra en Es­pa­ña en es­ta es­tra­te­gia, tras in­te­grar Te- le­fó­ni­ca Mó­vi­les y com­prar Ca­nal Plus. Y la pro­pia Má­sMo­vil ha pa­sa­do de ser un ope­ra­dor mó­vil vir­tual a com­prar Yoi­go, el cuar­to ope­ra­dor con li­cen­cia de te­le­fo­nía mó­vil, y los ac­ti­vos de ban­da an­cha que Oran­ge se ve obli­ga­da a des­in­ver­tir tras la com­pra de Jazz­tel.

“Hay me­nos com­pe­ten­cia, por­que han des­apa­re­ci­do al­gu­nas de las em­pre­sas más agre­si­vas, co­mo Jazz­tel –se­ña­la la OCU–. Y los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res, ade­más, han pues­to en mar­cha una nue­va es­tra­te­gia, que es por com­pe­tir con se­gun­das mar­cas (Tuen­ti es la se­gun­da mar­ca de Mo­vis­tar, Ame­na y Sim­yo en Oran­ge y Lo­wi de Vo­da­fo­ne). Así, evi­tan que la mar­ca prin­ci­pal ten­ga que re­du­cir pre­cios, e in­clu­so pue­den su­bir­los, pues los clien­tes que “hu­yen” aca­ban en un por­cen­ta­je ele­va­do en com­pa­ñías del mis­mo gru­po”, se­ña­la. Los tres gran­des gru­pos, efec­ti­va­men­te, han vuel­to a au­men­tar su cuo­ta de ne­go­cio y con­cen­tran ya el 80% de los in­gre­sos del sec­tor.

La con­ver­gen­cia di­gi­tal ha pro­vo­ca­do, sin em­bar­go, dis­fun­cio­nes. En es­tos mo­men­tos, ase­gu-

HERO IMAGES / GETTY Barcelona

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.