An­sie­dad en Ale­ma­nia por la ex­por­ta­ción

Es­ta­dos Uni­dos es el país al que más ven­den las em­pre­sas ale­ma­nas, que te­men el pro­tec­cio­nis­mo de Trump

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ma­ría-Paz Ló­pez Ber­lín

Ale­ma­nia, pri­me­ra eco­no­mía de Eu­ro­pa, ha re­ci­bi­do es­ta semana al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, en una gi­ra de des­pe­di­da agri­dul­ce que in­clu­yó tam­bién Gre­cia y Pe­rú. Oba­ma ha­bía vi­si­ta­do Ale­ma­nia ya es­te año, los días 24 y25dea­bril, enel­mar­co­de­la­ma­yor fe­ria in­dus­trial del mun­do, la Han­no­ver Mes­se. En aquel en­ton­ces, la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Ca­sa Blanca pa­re­cía muy im­pro­ba­ble, y Oba­ma y la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, re­co­rrie­ron son­rien­tes la fe­ria –en la que Es­ta­dos Uni­dos era el país in­vi­ta­do–, exa­mi­nan­do ma­qui­na­ria y ce­le­bran­do la hon­du­ra de sus víncu­los co­mer­cia­les.

Por­que así son las co­sas. Es­ta­dos Uni­dos es el mer­ca­do de ex­por­ta­ción más im­por­tan­te pa­ra Ale­ma­nia. Al­can­zó esa po­si­ción en el 2015, por pri­me­ra vez en 60 años, al des­tro­nar a Fran­cia, queo­cu­paaho­ra el se­gun­do lu­gar. Po­co an­tes de las elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, una en­cues­ta del dia­rio eco­nó­mi­co Han­dels­blatt des­ve­ló que el 64% de di­rec­ti­vos de em­pre­sa de Ale­ma­nia an­ti­ci­pa­ba con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra su eco­no­mía con Trump.

Tras su vic­to­ria, la an­sie­dad y el ner­vio­sis­mo se han he­cho no­tar. Aun­que na­die es­pe­ra que el fu­tu­ro pre­si­den­te pon­ga ob­je­cio­nes a los pro­fun­dos la­zos eco­nó­mi­cos en­tre Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos, hay un as­pec­to de ellos que sí tie­ne vi­sos de ha­cer­le arru­gar la na­riz. En el 2015, las em­pre­sas ger­ma­nas ven­die­ron a Es­ta­dos Uni­dos bie­nes por va­lor de 114.000 mi­llo­nes de eu­ros, so­bre to­do vehícu­los, ma­qui­na­ria y pro­duc­tos quí­mi­cos, que­su­pu­sie­ro­nel10% de to­das sus ven­tas al ex­tran­je­ro.

Al tiem­po, Ale­ma­nia im­por­tó de Es­ta­dos Uni­dos bie­nes va­lo­ra­dos en 60.000 mi­llo­nes de eu­ros, el equi­va­len­te al 6% de to­das las im­por­ta­cio­nes ger­ma­nas. El he­cho de que Ale­ma­nia ven­da a Es­ta­dos Uni­dos ca­si el do­ble de lo que le com­pra –con dis­tin­tas ci­fras, esa ha si­do la pro­por­ción du­ran­te bas­tan­tes años– siem­pre cau­só cier­to ma­les­tar, tan­to con ad­mi­nis­tra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas co­mo de­mó­cra­tas. Ese su­pe­rá­vit co­mer­cial ale­mán pue­de irri­tar a Trump, que po­dría exi­gir a Ale­ma­nia ma­yor re­ci­pro­ci­dad.

Eso se­ría ne­ga­ti­vo aho­ra tam­bién por­que, pa­ra man­te­ner su pro­pio cre­ci­mien­to, la eco­no­mía ger­ma­na es­tá in­cre­men­tan­do su de­pen­den­cia del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, de­bi­do a la de­bi­li­dad que aún pa­de­cen las eco­no­mías de otros paí­ses eu­ro­peos y la des­ace­le­ra­ción que se ha­ce no­tar en Chi­na. “El en­torno eco­nó­mi­co glo­bal per­ma­ne­ce ca­rac­te­ri­za­do por la in­cer­ti­dum­bre tras la de­ci­sión del Bre­xit y las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos”, afir­mó el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía en su in­for­me men­sual, he­cho pú­bli­co a fi­na­les de la semana pa­sa­da. “Sin em- bar­go, no se es­pe­ra un im­pac­to ne­ga­ti­vo a cor­to pla­zo des­de el pun­to de vis­ta de hoy”, va­ti­ci­nó.

El lar­go pla­zo es otra co­sa. Ya an­tes de las elec­cio­nes, Mi­chael Bur­da, eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad Hum­boldt de Ber­lín, ha­bía aler­ta­do de que una vic­to­ria de Trump cau­sa­ría pro­ble­mas a la eco­no­mía ale­ma­na, muy orien­ta­da a la ex­por­ta­ción. En cam­pa­ña, Trump ha arre­me­ti­do con­tra los acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les de co­mer­cio, en­tre ellos por su­pues­to la Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca de Co­mer­cio e In­ver­sión (TTIP, por sus si­glas en in­glés) en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la UE, que se ha­lla­ba en len­to y tra­ba­jo­so pro­ce­so de ne­go­cia­ción, y que ya te­nía po­cas ex­pec­ta­ti­vas de po­der ce­rrar­se an­tes del fin de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma en enero del 2017.

Aho­ra po­dría de­cir­se que el TTIP es­tá he­ri­do de muer­te. Pa­ra Ale­ma­nia es una ma­la no­ti­cia, por ser el úni­co gran ex­por­ta­dor ne­to de Eu­ro­pa, ypor­tan­toel­país eu­ro­peo­que más po­día be­ne­fi­ciar­se de ese li­bre co­mer­cio. (Hay que re­cor­dar, con to­do, que con­tra el TTIP y sus ries­gos se han ma­ni­fes­ta­do en Ale­ma­nia mi­les de per­so­nas va­rias ve­ces).

En la eco­no­mía ale­ma­na hay an­sie­dad, pe­ro tam­bién un an­he­lo de que, a la ho­ra de la verdad, el mul­ti­mi­llo­na­rio Trump no lle­ve a ca­bo to­das sus fo­go­sas pro­me­sas elec­to­ra­les. En la asam­blea ge­ne­ral de la aso­cia­ción dein­dus­trias dein­ge­nie­ría me­cá­ni­ca (VDMA), ce­le­bra­da es­ta se­ma­nae­nBer­lín, el pre­si­den­te sa­lien­te, Rein­hold Fest­ge, ha­bló así: “Si la ma­yor eco­no­mía del mun­do gi­ra ha­cia el pro­tec­cio­nis­mo, no­ta­re­mos las re­per­cu­sio­nes en to­do el pla­ne­ta. Só­lo nos que­da con­fiar en que Trump no tras­la­de sus pa­la­bras a ac­tos, y queen­tre en­ra­zón”.

ALE­XAN­DER KOERNER

Con Trump a la vis­ta, el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía no va­ti­ci­na “un im­pac­to ne­ga­ti­vo a cor­to pla­zo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.