El do­mi­nó po­pu­lis­ta pue­de ha­cer caer a Ita­lia

Trump da alas a los par­ti­da­rios del no en el re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal, con el ries­go de im­pas­se po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eu­se­bio Val Ro­ma

Mat­teo Ren­zi se sen­tía muy eu­fó­ri­co, ha­ce po­cas se­ma­nas, cuan­do Ba­rack Oba­ma lo re­ci­bió en la Ca­sa Blanca con los ho­no­res pro­pios de un mo­nar­ca y elo­gió su po­lí­ti­ca. El pre­mier ita­liano pen­sa­ba sa­car un buen ré­di­to de la vi­si­ta a Was­hing­ton an­te el di­fí­cil re­fe­rén­dum so­bre la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pre­vis­to pa­ra el pró­xi­mo 4 de di­ciem­bre.

Las co­sas, sin em­bar­go, se tor­cie­ron. La vic­to­ria de Do­nald Trump ha si­tua­do a Ren­zi en el ban­do de los per­de­do­res. Al­gu­nos de quie­nes pro­pug­nan el no en el re­fe­rén­dum –so­bre to­do la Li­ga Nor­te, pe­ro tam­bién el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E), de Bep­pe Gri­llo– no han du­da­do en ca­pi­ta­li­zar el ines­pe­ra­do desen­la­ce de las elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, con la es­pe­ran­za de que Ita­lia sea la si­guien­te ficha en caer de es­te do­mi­nó in­ter­na­cio­nal de vo­tos po­pu­lis­tas y an­ti­sis­te­ma.

Si la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal sa­le de­rro­ta­daen­la­sur­nas, tal co­mo­por aho­ra pro­nos­ti­can los son­deos, Ren­zi que­da­rá se­ria­men­te de­bi­li­ta­do. No es­tá cla­ro si su­pon­drá la caí­da in­me­dia­ta de su Go­bierno de coa­li­ción, aun­que re­sul­ta di­fí­cil de ima­gi­nar que la le­gis­la­tu­ra pue­da pro­lon­gar­se has­ta su fin na­tu­ral, en fe­bre­ro del 2018.

Un es­ce­na­rio de es­ta na­tu­ra­le­za ten­dría con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas ne­ga­ti­vas enun­país­con­cre­ci­mien­to aún dé­bil y frá­gil, pe­se a los sig­nos po­si­ti­vos de los úl­ti­mos da­tos del PIB. Ita­lia co­rre­ría ries­gos evi­den­tes si en­tra en una fa­se de ines­ta­bi­li­dad, en uno de sus pe­rió­di­cos la­be­rin­tos po­lí­ti­cos. Ren­zi se ha es­for­za­do mu­cho en los úl­ti­mos años en ven­der la idea de que el país es re­for­ma­ble, que no es aque­lla na­ción es­tan­ca­da y alér­gi­ca a los cam­bios. La in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca po­dría in­clu­so com­pli­car y re­tra­sar la so­lu­ción a pro­ble­mas tan con­cre­tos co­mo el plan de sal­va­men­to del ban­co más an­ti­guo del mun­do, el Mon­te dei Pas­chi di Sie­na (MPS), que­seha­llae­nu­na­si­tua­ción­crí­ti­ca.

El há­bil pri­mer mi­nis­tro jue­ga la car­ta de es­tos mie­dos eco­nó­mi­cos pa­ra tra­tar de re­ver­tir el es­ta­do de opi­nión y que ven­za el sí en el re­fe­rén­dum, un ac­ti­tud que en­cres­pa aún más a los con­tra­rios y que po­dría pro­vo­car un efec­to bu­me­rán pa­re­ci­do al Bre­xit bri­tá­ni­co.

A pe­sar de que los po­pu­lis­tas ita­lia­nos es­tán en­va­len­to­na­dos por el ejem­plo de Trump y pro­mue­ven aún con más de­ter­mi­na­ción el no en el re­fe­rén­dum, se­ría in­jus­to y erró­neo de­cir que to­dos los con­tra­rios a la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal son po­pu­lis­tas. El fren­te de re­cha­zo es muy am­plio. Hay quie­nes se opo­nen a los cam­bios en la car­ta mag­na por mo­ti­vos po­lí­ti­cos y ju­rí­di­cos de pe­so, pues te­men que cer­ce­ne la de­mo­cra­cia ita­lia­na y ame­na­ce el equi­li­brio de po­de­res. Al­guien tan po­co sos­pe­cho­so de po­pu­lis­ta o an­ti­sis­te­ma co­mo el ex­pri­mer mi­nis­tro Ma­rio Mon­ti, du­ran­te años co­mi­sa­rio en Bruselas, ha anun­cia­do su vo­to ne­ga­ti­vo.

Más allá del re­fe­rén­dum, se de­tec­ta otro efec­to Trump en la eco­no­mía ita­lia­na. La pers­pec­ti­va de pre­su­pues­tos ex­pan­si­vos en Es­ta­dos Uni­dos y subida de ti­pos de in­te­rés –por la pro­me­ti­da ba­ja­da de im­pues­tos y las in­ver­sio­nes ma­si­vas en in­fraes­truc­tu­ras– es­tá cau­san­do un re­pun­te de la pri­ma de ries­go ita­lia­na y eso preo­cu­pa, da­do el al­to ni­vel de en­deu­da­mien­to. Los ana­lis­tas es­ti­man, ade­más, que no es na­da tran­qui­li­za­dor que se sien­te en el des­pa­cho oval un per­so­na­je tan­hos­til al es­pí­ri­tu de­laU­nió­nEu­ro­pea. Cuan­do la eu­ro­zo­na vi­vió el mo­men­to ál­gi­do de su cri­sis fi­nan­cie­ra, des­de Wás­hing­ton se hi­zo pre­sión pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes yno­de­ja­ra­nin­gún­país­des­col­ga­do. No pa­re­ce que el ta­lan­te de Trump, ami­go de los eu­ro­es­cép­ti­cos, va­ya a ayu­dar de­ma­sia­do en el ca­so de que se re­pi­ta una­si­tua­ción dee­mer­gen­cia. Pa­ra un país vul­ne­ra­ble co­mo Ita­lia, eso ge­ne­ra in­quie­tud.

La lle­ga­da del mag­na­te neo­yor­quino a la Ca­sa Blanca tie­ne, de mo­men­to, otras con­se­cuen­cias que pue­den no ser per­ni­cio­sas pa­ra la eco­no­mía ita­lia­na o, al me­nos, de efec­to am­bi­va­len­te. La apre­cia­ción del dó­lar crea in­fla­ción en Ita­lia pe­ro da oxí­geno a su po­de­ro­sa in­dus­tria ex­por­ta­do­ra. Los re­ce­los, en cual­quier ca­so, son ma­yo­ri­ta­rios por­que la re­tó­ri­ca pro­tec­cio­nis­ta no gus­ta y exis­te la fun­da­da sos­pe­cha de que la ex­pan­sión eco­nó­mi­ca pro­me­ti­da por Trump ten­drá más que ver con Rea­gan que con Key­nes, y eso ac­ti­va las alar­mas.

POOL

Si la re­for­ma sa­le de­rro­ta­da en las ur­nas, Ren­zi que­da­rá se­ria­men­te de­bi­li­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.