In­clu­so las em­pre­sas dis­pues­tas a dar de ba­ja sus ‘main­fra­mes’ re­co­no­cen no es­tar lis­tas pa­ra dar el pa­so

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL -

An­te to­do, es ne­ce­sa­ria una pre­ci­sión: se co­no­ce co­mo main­fra­mes a unos or­de­na­do­res po­ten­tes, he­re­de­ros del li­na­je ini­cia­do por el Sys­tem/360 de IBM (1964). Du­ran­te dé­ca­das, se ha pro­nos­ti­ca­do su muer­te in­mi­nen­te, víc­ti­mas de má­qui­nas com­pac­tas de ar­qui­tec­tu­ra dis­tri­bui­da [al­go así se ha di­cho del PC, y ahí si­gue]. Mi­les de main­fra­mes –aho­ra Sys­tem Z– fun­cio­nan en los cen­tros de da­tos de gran­des ban­cos y ase­gu­ra­do­ras, ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ae­ro­lí­neas, or­ga­nis­mos pú­bli­cos y, más re­cien­te­men­te, en los gi­gan­tes del co­mer­cio elec­tró­ni­co, en los que se ocu­pan­de­pro­ce­sos­vi­ta­les de­con­ti­nui­dad del ne­go­cio.

Se­gún ha ana­li­za­do IBM, si se mi­de en MIPS [mi­les de ins­truc­cio­nes por se­gun­do] es­te mer­ca­do si­gue cre­cien­do, aun­que no en ba­se ins­ta­la­da. Pue­de sor­pren­der la re­si­lien­cia de la ca­te­go­ría en es­ta era de nue­vos pa­ra­dig­mas ja­lea­dos por los me­dios que só­lo tie­nen ojos pa­ra las tec­no­lo­gías de con­su­mo. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do, el 96% de­los gran­des ban­cos yel 71% de las cor­po­ra­cio­nes del ran­king For­tu­ne 500 eran usua­rias de main­fra­mes, que pro­ce­sa­ban 30.000 mi­llo­nes de transac­cio­nes al día.

Du­ros de ma­tar, arras­tran un pro­ble­ma muy se­rio, el fac­tor hu­mano. Du­ran­te dé­ca­das, han ope­ra­do co­mo is­las den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes, re­duc­tos en los que tra­ba­ja­ban co­di­cia­dos es­pe­cia­lis­tas en añe­jos len­gua­jes de pro­gra­ma­ción que sus co­le­gas jó­ve­nes ig­no­ran, es­co­ra­dos co­mo es­tán ha­cia el gla­mour de las apli­ca­cio­nes pa­ra mó­vi­les. El pro­ble­ma es que a los pro­fe­sio­na­les con 50 años o más de edad y 30 de ex­pe­rien­cia, les es­tá lle­gan­do la ho­ra de re­ti­rar­se, y no tie­nen fá­cil re­em­pla­zo.

Ve­ro­ni­que Dufour-Thery es la di­rec­to­ra pa­ra Eu­ro­pa del Sur de Com­pu­wa­re, em­pre­sa que des­de ha­ce 40 años ven­de soft­wa­re pa­ra main­fra­mes IBM. Re­cien­te­men­te de­di­có una ho­ra a es­te cro­nis­ta en­tre reunio­nes con clien­tes es­pa­ño­les, in­clui­dos tres de los cin­co gran­des ban­cos del país. En Es­pa­ña, así co­mo en Fran­cia, se ha abier­to un tiem­po de pro­yec­tos de mo­der­ni­za­ción de la ba­se ins­ta­la­da en la ban­ca. Re­cha­zó la en­tre­vis­ta­da que la compu­tación en la nu­be –uno de esos pa­ra­dig­mas del mo­men­to– cons­ti­tu­ya una ame­na­za pa­ra Com­pu­wa­re: “Mu­cho más mie­do a la nu­be de­be­rían te­ner los que ven­den soft­wa­re pa­ra sis­te­mas dis­tri­bui­dos, con unTCO [cos­te to­tal de pro­pie­dad] que no pue­de com­pe­tir con los pre­cios de Ama­zon. Lo que es­ta­mos vien­do es que los clien­tes quie­ren pro­te­ger su in­ver­sión, y pa­ra es­to ne­ce­si­tan soft­wa­re”.

Du­ran­te años, los ma­los au­gu­rios ve­nían ava­la­dos por la apa­tía de mu­chos CIO, más preo­cu­pa­dos por­no­que­dar­fue­ra­deon­da, po­rel mo­do de in­te­grar los mó­vi­les en los sis­te­mas cor­po­ra­ti­vos y, so­bre to­do, por ata­jar la fu­ga de cier­tos pro­ce­sos y apli­ca­cio­nes ha­cia la nu­be. Un es­tu­dio re­cien­te en­car­ga­do por Com­pu­wa­re cons­ta­ta yóel em­pe­ñoac­tual­deCom­pu­wa­re enatraer a pro­gra­ma­do­res­jó­ve­nes ha­cia un en­torno con el que no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos. Hay cien­tos de mi­llo­nes de lí­neas de có­di­go vi­vo en el par­que ins­ta­la­do de main­fra­mes, pe­ro al me­nos cua­tro de ca­da cin­co desa­rro­lla­do­res des­co­no­cen esa sin­ta­xis; ade­más, sue­le fal­tar la do­cu­men­ta­ción de la pro­gra­ma­ción ori­gi­nal, lo que ha­ce más pro­ble­má­ti­ca la trans­fe­ren­cia ge­ne­ra­cio­nal del co­no­ci­mien­to.

Com­pu­wa­re cree ha­ber en­con­tra­do la fór­mu­la idó­nea, su­mán­do­se a la co­rrien­te co­no­ci­da co­mo De­vOps. Un acró­ni­mo que de­sig­na una mo­da­li­dad de tra­ba­jo que com­bi­na, en un mis­mo pro­ce­so con­ti­nuo, el de­sa­rro­llo y las ope­ra­cio­nes pro­gra­ma­bles. De­vOps sue­le es­tar aso­cia­do a Agi­le, una me­to­do­lo­gía fle­xi­ble que ace­le­ra el de­sa­rro­llo y nor­mal­men­te in­cor­po­ra su tes­teo. “Es­te cam­bio de mo­de­lo equi­va­le a un cam­bio de men­ta­li­dad –sin­te­ti­za Du­fou­rThery– pa­ra evo­lu­cio­nar des­de el ré­gi­men de li­cen­cias per­pe­tuas ha­cia el soft­wa­re en­tre­ga­do co­mo ser­vi­cio, que es lo que aho­ra se lle­va”.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.