Tra­ta­mien­to au­tó­no­mo, se­gu­ro y no in­va­si­vo

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN - Ne­ce­si­da­des y pro­ble­mas clí­ni­cos no re­suel­tos en la ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na

La pre­pa­ra­ción de jó­ve­nes téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos pa­ra in­cor­po­rar­se al mun­do de la em­pre­sa in­clu­ye en los úl­ti­mos años pro­yec­tos real­men­te in­no­va­do­res. Uno de los ejem­plos más atrac­ti­vos en Ca­ta­lun­ya es el De­sign Health Bar­ce­lo­na (d·Health BCN) de Moe­bio, un más­ter pa­ra la for­ma­ción de em­pren­de­do­res y lí­de­res en in­no­va­ció­ne­nel­cam­po­de­la­sa­lud. Es­te pro­yec­to es una ini­cia­ti­va de Bio­cat que se ins­pi­ra y si­gue el mo­de­lo del pres­ti­gio­so Bio­de­sign Fe­llows­hip de la Uni­ver­si­dad Stan­ford (Es­ta­dos Uni­dos).

Mar­kus Wil­helms, Marc Be­net, Àn­gel Cal­za­da e Im­ma­cu­la­da He­rre­ro par­ti­ci­pa­ron el año 2013 en la pri­me­ra pro­mo­ción del d·Health BCN, don­de ade­más de re­ci­bir una for­ma­ción bá­si­ca so­bre in­no­va­ción y em­pre­sa, lle­va­ron a ca­bo una in­mer­sión clí­ni­ca en el Ins­ti­tut Gutt­mann.

Du­ran­te dos me­ses, se en­tre­vis­ta­ron con más de 500 per­so­nas –fa­cul­ta­ti­vos, téc­ni­cos y pa­cien­tes– de es­te pres­ti­gio­so cen­tro de neu­ro-reha­bi­li­ta­ción has­ta de­tec­tar las 600 ne­ce­si­da­des y pro­ble­mas­clí­ni­cos no­re­suel­tos en­la ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na. A con­ti­nua­ción, es­te equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de jó­ve­nes in­no­va­do­res se­lec­cio­nó las 10 ne­ce­si­da­des cu­ya so­lu­ción po­dría apor­tar una ma­yor ayu­da a las per­so­nas afec­ta­das y fi­nal­men­te se pu­sie­ron a tra­ba­jar en la so­lu­ción del pro­ble­ma “con más im­pac­to en la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes, el es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co”, ex­pli­ca Wil­helms, co­fun­da­dor y CEO de usMIMA.

El 80% de las per­so­nas con par­kin­son, es­cle­ro­sis múl­ti­ple o le­sión me­du­lar su­fren es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co, un pro­ble­ma pa­ra el que no exis­tía has­ta aho­ra una tra­ta­mien­to efec­ti­vo, pues­to que se de­be re­cor­dar que los la­xan­tes só­lo es­tán in­di­ca­dos pa­ra el es­tre­ñi­mien­to­pa­sa­je­roy­pre­sen­tan­di­ver­sos efec­tos se­cun­da­rios. “A par­tir de la ex­pe­rien­cia de los pro­pios afec­ta­dos des­cu­bri­mos que exis­ten téc­ni­cas de ma­sa­je ma­nual ab­do­mi­nal co­lon-es­pe­cí­fi­co que ayu­dan mu­cho a los pa­cien­tes de es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co”, re­cuer­da Wil­helms. Al­gu­nos te­ra­peu­tas del Ins­ti­tu­to Gutt­mann apli­can es­te ti­po de masajes con éxi­to pe­ro los pa­cien­tes ex­pli­can que no pue­den ir ca­da día al te­ra­peu­ta y ne­ce­si­tan so­lu­cio­nes más ac­ce­si­bles.

En es­te pun­to na­ció la idea de au­to­ma­ti­zar es­te ti­po de masajes pa­ra con­se­guir un tra­ta­mien­to au­tó­no­mo, se­gu­ro y no in­va­si­vo.

“Hi­ci­mos un pri­mer pro­to­ti­po y los pa­cien­tes nos co­men­ta­ron que les fun­cio­na­ba pe­ro real­men­te se tra­ta­ba de un equi­po muy ru­di­men­ta­rio y apa­ra­to­so”, ex­pli­ca Wil­helms. Des­pués de di­ver­sos en­sa­yos, y con la ayu­da del Ins­ti­tu­to Gutt­mann y sus te­ra­peu­tas, los pro­mo­to­res del pro­yec­to aca­ba­ron desa­rro­llan­do un cin­tu­rón que in­cor­po­ra en su in­te­rior un dis­po­si­ti­vo neu­má­ti­co con el que se pue­de emu­lar el ma­sa­je ma­nual que apli­can los te­ra­peu­tas es­pe­cia­li­za­dos.

La idea sur­gi­da del d·Health BCN ha­bía al­can­za­do su pri­me­ra me­tay se con­vir­tió en la em­pre­sa usMIMA en no­viem­bre del 2014, con sus cua­tro pro­mo­to­res­co­mo­so­cios fun­da­do­res, y Bio­cat y el Ins­ti­tu­to Gutt­mann co­mo part­ners. El pri­mer pro­duc­to de es­ta start-up con se­de en Bar­ce­lo­na es el cin­tu­rón Mo­woot, cer­ti­fi­ca­do co­mo dis­po­si­ti­vo mé­di­co de cla­se II y pues­to a la ven­ta en Es­pa­ña es­te oto­ño, con un pre­cio de lan­za­mien­to de 499 eu­ros la uni­dad.

Mo­woot es un cin­tu­rón wea­ra­ble de apli­ca­ción y uso muy sen­ci­llo, que fun­cio­na me­dian­te una tec­no­lo­gía neu­má­ti­ca (no se ba­sa en elec­tro es­ti­mu­la­ción sino que se in­fla con ai­re) co­nec­ta­da a una con­so­la des­de don­de se pue­de pro­gra­mar el ma­sa­je y se­lec­cio­nar la du­ra­ción y la in­ten­si­dad del mo­vi­mien­to. “Al emu­lar el ma­sa­je ma­nual, es una so­lu­ción na­tu­ral que ade­más ofre­ce más in­de­pen­den­cia al pa­cien­te y me­jo­ra su ca­li­dad de vi­da; re­du­ce los des­pla­za­mien­tos al hos­pi­tal o la con­tra­ta­ción del ser­vi­cio a do­mi­ci­lio”, de­ta­lla Wil­helms.

El mer­ca­do po­ten­cial pa­ra el Mo­woo­te­se­nor­me. Enel­con­jun­to de Eu­ro­pa y EE.UU. su­fren es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co unos 150 mi­llo­nes de per­so­nas, sie­te en Es­pa­ña.

XA­VIER CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.