Car­lo­ta Pérez pro­po­ne una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca sos­te­ni­ble que mo­ti­ve la in­no­va­ción pa­ra ser más pro­duc­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

His­to­ria­do­res y economistas coin­ci­den en se­ña­lar que el mo­men­to ac­tual re­cuer­da a los pri­me­ros años de la re­vo­lu­ción in­dus­trial. Los tra­ba­ja­do­res te­me­ro­sos de per­der sus em­pleos reac­cio­na­ron vio­len­ta­men­te con­tra las nue­vas má­qui­nas. Aho­ra el im­pac­to tec­no­ló­gi­co es­tá sien­do igual o más fuer­te que en­ton­ces. Ello po­dría ex­pli­car el fuer­te re­cha­zo al neo­li­be­ra­lis­mo y el apo­yo a un nue­vo pro­tec­cio­nis­mo de­fen­di­do por los po­pu­lis­mos, tan­to de iz­quier­das co­mo de de­re­chas –aun­que en el fon­do son lo mis­mo–.

La cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 ha he­cho de ca­ta­li­za­dor del ma­les­tar pro­vo­ca­do en am­plios sec­to­res de la po­bla­ción por la re­vo­lu­ción neo­li­be­ral pues­ta en mar­cha en 1980, con la ines­pe­ra­da vic­to­ria de Ro­nald Rea­gan. Des­pués de cua­ren­ta años de glo­ba­li­za­ción fi­nan­cie­ra el circu­lo vir­tuo­so pa­re­ce ha­ber sal­ta­do por los ai­res.

Noes la pri­me­ra vez que su­ce­de. Co­mo me co­men­ta la pro­fe­so­ra Car­lo­ta Pérez de la Lon­don School of Eco­no­mics, una de las per­so­na­li­da­des más re­le­van­tes en cuan­to al im­pac­to de la tec­no­lo­gía en la eco­no­mía “exis­te un pa­ra­le­lis­mo con lo que ocu­rrió en los años trein­ta. En­ton­ces, al igual que aho­ra, es­tá­ba­mos en un pe­río­do re­ce­si­vo des­pués del co­lap­so del boom fi­nan­cie­ro, que es lo que ocu­rre a me­dio ca­mino en la di­fu­sión de las re­vo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas”.

Se­gún me ex­pli­ca, en los años trein­ta “era la pro­duc­ción en se­rie la que jun­to con el pe­tró­leo ba­ra­to re­du­cían el em­pleo ma­nu­fac­tu­re­ro, me­ca­ni­za­ban la agri­cul­tu­ra y ame­na­za­ban a las pe­que­ñas em­pre­sas. El triun­fo elec­to­ral de Hitler ca­pi­ta­li­zó el des­con­ten­to. Tam­bién en­ton­ces los economistas ha­bla­ban de es­tan­ca­mien­to se­cu­lar, mien­tras que el mun­do de los ne­go­cios de­fen­día el li­bre mer­ca­do de mo­do ab­so­lu­to y acu­sa­ba a Roo­se­velt de co­mu­nis­ta. Fue la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial la que pro­vo­có la co­la­bo­ra­ción en­tre el go­bierno y las em­pre­sas, pro­du­jo un enor­me éxi­to pa­ra la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos y mos­tró el ca­mino a se­guir”.

En su opi­nión, la so­lu­ción fue en­ton­ces ge­ne­rar una so­cie­dad de con­su­mo­de­ma­sas­con­fuer­tea­po­yo es­ta­tal pa­ra desatar to­do el po­ten­cial que ha­bía crea­do aque­lla re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca: “El li­bre mer­ca­do fun­cio­na me­jor cuan­do

da ame­ri­cano,

KACPER PEMPEL / REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.