El au­to­mó­vil des­nu­do

La Vanguardia - Dinero - - CONCEPT CAR -

Aque­llas per­so­nas que sien­ten de­vo­ción por los se­cre­tos más ín­ti­mos de la me­cá­ni­ca, de­be­rían es­tar aten­tos a la po­si­bi­li­dad de con­tem­plar en di­rec­to la inusi­ta­da na­tu­ra­le­za del To­yo­ta Ki­kai en cual­quie­ra de los sa­lo­nes au­to­mo­vi­lís­ti­cos in­ter­na­cio­na­les a los que via­ja­rá du­ran­te es­ta tem­po­ra­da. El con­cept car de la fir­ma ja­po­ne­sa sor­pren­de por su ori­gi­nal na­tu­ra­le­za, que se ca­rac­te­ri­za por pres­cin­dir del efec­to de piel que ejer­ce la ca­rro­ce­ría pa­ra de­jar to­dos los ele­men­tos me­cá­ni­cos po­si­bles a la vis­ta.

El mo­ti­vo que ha lle­va­do a los in­ge­nie­ros de To­yo­ta a crear es­te sor­pren­den­te pro­to­ti­po ra­di­ca en la in­ten­ción de ani­mar a los afi­cio­na­dos al mo­tor a dis­fru­tar de la be­lle­za in­trín­se­ca que pue­den te­ner las má­qui­nas. Pe­ro tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que el Ki­kai, con sus di­mi­nu­tas di­men­sio­nes y su di­se­ño pe­cu­liar es­tá pre­des­ti­na­do a re­for­zar los víncu­los emo­cio­na­les que se ge­ne­ran en­tre los con­duc­to­res y los co­ches.

La in­ten­ción de los res­pon­sa­bles del di­se­ño ha si­do que el fun­cio­na­mien­to in­terno del vehícu­lo pa­sa­ra a for­mar par­te de la pro­pia ima­gen ex­te­rior co­mo si fue­ra un ele­men­to fun­da­men­tal. Con el fin de po­ner én­fa­sis en la fun­ción de ca­da com­po­nen­te, se han exa­ge­ra­do in­clu­so al­gu­nas cues­tio­nes que en un co­che con­ven­cio­nal se sol­ven­tan de mo­do más sim­ple. En es­te ca­so, por ejem­plo, se ha op­ta­do por mon­tar dos de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble de dis­tin­to vo­lu­men pa­ra mos­trar cla­ra­men­te los li­tros des­ti­na­dos a la re­ser­va.

Uno de los as­pec­tos más ori­gi­na­les del vehícu­lo re­si­de en la adop­ción de dos ven­ta­ni­llas in­fe­rio­res, mon­ta­das fren­te a los pies del con­duc­tor, que pro­por­cio­nan una cho­can­te vi­sión de los mo­vi­mien­tos ejer­ci­dos por las rue­das de­lan­te­ras y los com­po­nen­tes de la di­rec­ción. Es­ta so­lu­ción re­sul­ta ideal pa­ra trans­mi­tir el in­cre­men­to de ve­lo­ci­dad me­dian­te el pa­so de la ca­rre­te­ra ba­jo el co­che.

Aun­que ver co­mo el pi­so dis­cu­rre con ra­pi­dez ba­jo los pies pue­da asus­tar en un pri­mer mo­men­to, es­te vehícu­lo ofre­ce otro ejer­ci­cio bas­tan­te más im­pac­tan­te. No en vano, a tra­vés del pro­pio cris­tal pa­ra­bri­sas del Ki­kai se pue­de dis­fru­tar de un es­pec­tácu­lo fue­ra de lo co­mún. Los pro­ta­go­nis­tas de tan osa­da re­pre­sen­ta­ción son el con­jun­to de bra­zos que sos­tie­nen el sis­te­ma de sus­pen­sión, que tra­ba­jan sin des­can­so an­te la ató­ni­ta mi­ra­da de quien se pon­ga al vo­lan­te.

Y si por fue­ra des­ta­ca por la ori­gi­na­li­dad des­nu­da de su me­cá­ni­ca, el in­te­rior tam­bién apues­ta por una con­fi­gu­ra­ción fue­ra de lo co­mún. Pe­se a con­tar con una lon­gi­tud de só­lo 340 cen­tí­me­tros, se ha lo­gra­do crear un ha­bi­tácu­lo más que acep­ta­ble pa­ra tres per­so­nas adul­tas. El se­cre­to re­si­de en la dis­po­si­ción de los asien­tos, con el con­duc­tor sen­ta­do en una bu­ta­ca cen­tral y los dos acom­pa­ñan­tes en un plano más re­tra­sa­do, for­man­do un trián­gu­lo que fo­men­ta la con­ver­sa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.