¿Ren­ta ga­ran­ti­za­da o me­re­ci­da?

Sa­la­rio mí­ni­mo En lo po­si­ble, los po­bres tie­nen que sa­lir de su con­di­ción a ba­se de tra­ba­jar, y las per­so­nas que tra­ba­jen no pue­den ser po­bres

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Se mul­ti­pli­can las ini­cia­ti­vas pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de al­gún ti­po de ren­ta ga­ran­ti­za­da a to­dos los ciu­da­da­nos. Ha­ce po­co, Sui­za re­cha­za­ba en re­fe­rén­dum el de­re­cho de to­dos los adul­tos a re­ci­bir del go­bierno 2.500 fran­cos (2.325 eu­ros) ca­da mes, y el Par­la­men­to ca­ta­lán de­ba­te des­de ha­ce tres años una ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va po­pu­lar pa­ra es­ta­ble­cer el de­re­cho de to­dos los re­si­den­tes en Ca­ta­lun­ya a re­ci­bir de la Ge­ne­ra­li­tat los re­cur­sos que les fal­ten pa­ra lle­gar a 8.000 eu­ros anua­les. In­clu­so el mí­ti­co Elon Musk re­pi­te que la au­to­ma­ti­za­ción ha­rá inevi­ta­ble una me­di­da co­mo es­ta.

Por un la­do, es­tas ini­cia­ti­vas res­pon­den al he­cho de que la po­bre­za, que pa­re­cía en re­ce­sión inexo­ra­ble en Eu­ro­pa, cre­ce. Los diag­nós­ti­cos son di­ver­sos (glo­ba­li­za­ción, des­lo­ca­li­za­ción, in­mi­gra­ción, au­to­ma­ti­za­ción...) pe­ro los efec­tos son in­cues­tio­na­bles. Es­ta semana mo­ría en Reus una an­cia­na co­mo con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te con una vela des­pués de que le fue­ra cor­ta­do el su­mi­nis­tro eléc­tri­co por fal­ta de pa­go. La opi­nión pú­bli­ca se ho­rro­ri­za, con ra­zón, an­te es­te ti­po de he­chos.

Por otro la­do, el en­tu­sias­mo con que la iz­quier­da es­tá ha­cien­do su­ya la ban­de­ra de la ren­ta ga­ran­ti­za­da no ha­ce sino alie­nar­la aún más de su vo­tan­te tra­di­cio­nal, la cla­se me­dia ba­ja, que cons­ti­tu­ye el grue­so del apo­yo a Trump o a Le Pen por­que con­si­de­ra que aque­llos par­ti­dos la han aban­do­na­do ob­se­sio­na­dos por asun­tos co­mo el cam­bio cli­má­ti­co, los in­mi­gran­tes, los ho­mo­se­xua­les o la pa­ri­dad de gé­ne­ro. Una ren­ta ga­ran­ti­za­da, que inevi­ta­ble­men­te be­ne­fi­cia­rá so­bre to­do a in­mi­gran­tes y que tam­bién inevi­ta­ble­men­te ge­ne­ra­rá abu­sos, pue­de cons­ti­tuir un im­pul­so de­ci­si­vo al po­pu­lis­mo.

En de­fi­ni­ti­va, cual­quier ti­po de ren­ta ga­ran­ti­za­da (ren­ta de ciu­da­da­nía, ren­ta uni­ver­sal, im­pues­to ne­ga­ti­vo so­bre la ren­ta...) de­be ser sos­te­ni­ble eco­nó­mi­ca­men­te: de­be­mos po­der pa­gar­la; y de­be ser sos­te­ni­ble po­lí­ti­ca­men­te: de­be­mos que­rer pa­gar­la.

Pa­ra ase­gu­rar es­ta sos­te­ni­bi­li­dad, lo pri­me­ro es de­jar de te­ner que dar apo­yo pú­bli­co a los que tra­ba­jen: en lo po­si­ble, los po­bres tie­nen que sa­lir de su con­di­ción a ba­se de tra­ba­jar, y las per­so­nas que tra­ba­jen no pue­den ser po­bres. Es una cues­tión de sos­te­ni­bi­li­dad y lo es de dig­ni­dad, por­que una so­cie­dad que pa­ga sa­la­rios que no per­mi­ten vi­vir con dig­ni­dad es una so­cie­dad in­fa­me.

Así pues, una ren­ta ga­ran­ti­za­da só­lo pue­de ser via­ble si hay un sa­la­rio mí­ni­mo que se si­túe cer­ca del “um­bral de po­bre­za”, que equi­va­le al 60% de la me­dia­na de in­gre­sos de ca­da so­cie­dad. No nos de­be sor­pren­der que en los paí­ses de nues­tro en­torno que tie­nen es­ta­ble­ci­do un sa­la­rio mí­ni­mo (Ir­lan­da, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Ho­lan­da y Por­tu­gal), es­te se si­túe sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te por en­ci­ma del um­bral de la po­bre­za re­fe­ri­do a una uni­dad fa­mi­liar in­te­gra­da por un adul­to y un ni­ño. En cam­bio, el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal (9.173 eu­ros) só­lo equi­va­le en Ca­ta­lun­ya al 73% de es­te um­bral (12.567 eu­ros al año).

Aho­ra bien, una par­te muy im­por­tan­te de nues­tros po­bres no pue­den tra­ba­jar, sea por edad, in­va­li­dez o pa­ro for­zo­so. En es­te ca­so, una ren­ta ga­ran­ti­za­da cons­ti­tu­ye una op­ción más ra­cio­nal que un ama­si­jo in­cohe­ren­te de ayu­das frag­men­ta­rias que re­sul­tan di­fí­ci­les de en­ten­der y de ges­tio­nar.

¿Es po­si­ble di­se­ñar una ren­ta ga­ran­ti­za­da sos­te­ni­ble? Sí, si cum­ple tres con­di­cio­nes: que no cons­ti­tu­ya un efec­to lla­ma­da a nue­va in­mi­gra­ción, que no des­in­cen­ti­ve a los be­ne­fi­cia­rios a tra­ba­jar y que sea per­ci­bi­da por el con­tri­bu­yen­te co­mo me­re­ci­da.

Es­tas con­di­cio­nes no son in­com­pa­ti­bles si ha­ce­mos que la ren­ta ga­ran­ti­za­da pi­vo­te so­bre el con­cep­to de la con­tra­pres­ta­ción: la so­cie­dad la da a cam­bio del cum­pli­mien­to de un pro­gra­ma de in­ser­ción la­bo­ral y so­cial. La par­te la­bo­ral se apli­ca a los be­ne­fi­cia­rios que es­tén en dis­po­si­ción de tra­ba­jar, y de­be con­du­cir a en­con­trar tra­ba­jo cuan­to an­tes. Es por ello que los ser­vi­cios so­cia­les de­ben es­tar ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos con las po­lí­ti­cas activas de em­pleo. La par­te so­cial, que afec­ta­rá fun­da­men­tal­men­te, pe­ro no só­lo, a los in­mi­gran­tes, de­be per­se­guir la adap­ta­ción a una vi­da au­tó­no­ma en nues­tra so­cie­dad.

Una ren­ta ga­ran­ti­za­da sos­te­ni­ble no pue­de ser muy ele­va­da, pe­ro tam­po­co pue­de ser tan ba­ja que no so­lu­cio­ne lo que pre­ten­de so­lu­cio­nar. En es­te sen­ti­do, el um­bral de ex­tre­ma po­bre­za, que equi­va­le al 40% de la me­dia­na de in­gre­sos en una so­cie­dad (6.450 eu­ros anua­les o 540 eu­ros men­sua­les) pue­de cons­ti­tuir una re­fe­ren­cia ra­zo­na­ble.

Es­ta­ble­ci­dos es­tos prin­ci­pios, po­de­mos ana­li­zar las no­ti­cias que nos lle­gan del Par­la­men­to ca­ta­lán. El tex­to de la ILP no es un buen pun­to de par­ti­da. Lo de me­nos es que los 8.000 eu­ros es­tén de­ma­sia­do cer­ca del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal es­pa­ñol; lo im­por­tan­te es que la pro­pues­ta es­ta­blez­ca ex­plí­ci­ta­men­te que la re­cep­ción de la ren­ta “es un de­re­cho sub­je­ti­vo [...] que no es­tá con­di­cio­na­do a la obli­ga­ción de par­ti­ci­par en nin­gún ti­po de ac­ti­vi­dad de in­ser­ción la­bo­ral o so­cial”. So­bre es­tas ba­ses, el fra­ca­so es­tá ase­gu­ra­do.

Afor­tu­na­da­men­te, los le­gis­la­do­res pue­den mo­di­fi­car la pro­pues­ta a lo lar­go del trá­mi­te. Por lo que sa­be­mos, ha­ce unos me­ses JxSí se mos­tra­ba fa­vo­ra­ble a la apro­ba­ción de una ren­ta ga­ran­ti­za­da de cer­ca de 7.000 eu­ros al año, que no es una ci­fra muy ale­ja­da del um­bral de ex­tre­ma po­bre­za y es, por tan­to, más ra­zo­na­ble. Aho­ra bien, las no­ti­cias tam­bién nos de­cían que los le­gis­la­do­res se in­cli­na­ban por di­vi­dir la ren­ta ga­ran­ti­za­da en un mí­ni­mo in­con­di­cio­na­do de 427 eu­ros men­sua­les y 150 eu­ros adi­cio­na­les con­di­cio­na­dos al cum­pli­mien­to de un plan in­di­vi­dual de in­ser­ción la­bo­ral o de in­clu­sión so­cial. ¿Por qué es­ta di­vi­sión? Si el be­ne­fi­cia­rio, co­mo se­gu­ra­men­te lo era la an­cia­na de Reus, no es un can­di­da­to a un pro­gra­ma de re­in­ser­ción, no tie­ne sen­ti­do que no se be­ne­fi­cie de la to­ta­li­dad; si el be­ne­fi­cia­rio sí lo es, no tie­ne sen­ti­do que la so­cie­dad le ayu­de si él no lo ha­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.