El fi­nal de las cer­te­zas

El Bre­xit y el triun­fo de Trump cues­tio­nan el or­den glo­bal y obli­gan a la UE a rein­ven­tar­se en un mo­men­to de cre­cien­te con­tes­ta­ción po­pu­lar e in­cer­ti­dum­bres eco­nó­mi­cas

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bea­triz Na­va­rro Bruselas

El ad­je­ti­vo his­tó­ri­co se que­dó cor­to en Eu­ro­pa pa­ra de­fi­nir el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos y su im­pac­to a es­te la­do del Atlán­ti­co ha­ce unos días.

Sís­mi­co pa­re­cía mu­cho más apro­pia­do pa­ra de­fi­nir las im­pli­ca­cio­nes de la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Ca­sa Blanca.

Go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas han sen­ti­do tem­blar ba­jo sus pies las pla­cas tec­tó­ni­cas so­bre las que se sus­ten­ta la re­la­ción trans­atlán­ti­ca, una pie­za cla­ve en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad del or­den mun­dial li­be­ral sur­gi­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que se ex­tien­de a la eco­no­mía. La vo­ca­ción pro­tec­cio­nis­ta de Trump po­ne en cues­tión tam­bién la ten­den­cia glo­ba­li­za­do­ra y el im­pul­so al li­bre co­mer­cio im­pul­sa­da al uní­sono por Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, quea ho­ra­sien­te más­cer­ca el alien­to de sus pro­pios mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas, na­cio­na­lis­tas y an­ti­sis­te­ma.

El fi­nal de las cer­te­zas sor­pren­de a la Unión Eu­ro­pea en ple­na di­ges- tión de la idea de que el pro­yec­to de in­te­gra­ción del con­ti­nen­te (tan loa­do por la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma) no es irre­ver­si­ble. El Reino Uni­do ha de­ci­di­do aban­do­nar­lo. Las ne­go­cia­cio­nes de sa­li­da co­men­za­rán a prio­ri a pri­me­ros del 2017, cuan­do se cum­pli­rán 60 años de la fir­ma del tra­ta­do de Ro­ma, tex­to fun­da­cio­nal del pro­yec­to eu­ro­peo.

El Bre­xit y la vic­to­ria de Trump obli­gan do­ble­men­te a Eu­ro­pa a rein­ven­tar­se. Los co­men­ta­rios de Trump con­si­de­ran­do “ob­so­le­ta” la OTAN y ame­na­zan­do con de­jar de pro­te­ger a los paí­ses que no gas­ten su­fi­cien­te en su pro­pia de­fen­sa han ace­le­ra­do los pla­nes de Eu­ro­pa pa­ra crear una Unión de la De­fen­sa pe­ro el cli­ma de des­con­fian­za ge­ne­ral ha­cia los gran­des pro­yec­tos ha lle­va­do a re­ba­jar las am­bi­cio­nes: no se pro­po­ne crear un ejér­ci­to eu­ro­peo (co­mo pe­día Jean Clau­de Junc­ker) ni un cuar­tel ge­ne­ral eu­ro­peo (co­mo quie­re Fran­cia) pe­ro hay una vo­lun­tad cla­ra de “res­pon­der” a las ne­ce­si­da­des eu­ro­peas de de­fen­sa. La pre­sión au­men­ta pa­ra apli­car el ob­je­ti­vo de la OTAN (no vin­cu­lan­te pe­ro aho­ra ur­gen­te po­lí­ti­ca­men­te) de ele­var el gas­to en de­fen­sa al 2% del PIB. En el ca­so de Es­pa­ña sig­ni­fi­ca­ría do­blar sus ni­vel de gas­to ac­tual, al­go me­nos en Ale­ma­nia o Ita­lia. Bruselas pro­pon­drá es­te mes de­di­car una par­ti­da del pre­su­pues­to de la UE a pro­yec­tos de I+D en De­fen­sa, un plan que a lar­go pla­zo po­dría im­pli­car al Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes.

La preo­cu­pa­ción más in­me­dia­ta pa­sa por la es­ta­bi­li­dad de la eco­no­mía mun­dial. Aun­que los mer­ca­dos re­ci­bie­ron con al­zas la elec­ción de Trump, tan­to el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo co­mo la Co­mi­sión Eu­ro­pea ven ries­gos de vo­la­ti­li­dad que po­drían per­ju­di­car a la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía eu­ro­pea. Bruselas ha reac­cio­na­do ha­cien­do uso por pri­me­ra vez de su po­tes­tad pa­ra fi­jar la orien­ta­ción de la po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria eu­ro­pea pa­ra pe­dir un au­men­to de las in­ver­sio­nes equi­va­len­te al 0,5% del PIB, es de­cir, unos 50.000 mi­llo­nes de eu­ros. La re­co­men­da­ción, que no cues­tio­na el pac­to de es­ta­bi­li­dad y no se apli­ca a los paí­ses que, co­mo Es­pa­ña, ten­gan dé­fi­cits su­pe­rio­res al 3%, ha re­ci­bi­do un ro­tun­do nein por res­pues­ta de Ber­lín, que no ve mar­gen pa­ra un es­tí­mu­lo fis­cal.

Los pro­ble­mas pa­ra la eco­no­mía eu­ro­pea pue­den ve­nir, ade­más de las con­se­cuen­cias del pro­tec­cio­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se, de“los ries­gos po­lí­ti­cos in­ter­nos”, ad­vier­te el vi­ce­pre­si­den­te del BCE, Vi­tor Cons­tan­cio, en re­fe­ren­cia al au­ge de los po­pu­lis­mos au­tóc­to­nos que el fe­nó­meno Trump pue­de acre­cen­tar. La­pri­me­ra prue­ba lle­ga­rá el cua­tro de di­ciem­bre, con el re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal de Ita­lia, que po­dría lle­var­se por de­lan­te al pri­mer mi­nis­tro, Mat­teo Ren­zi, y las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Aus­tria, que pue­de ga­nar la ex­tre­ma de­re­cha.

En mar­zo, ha­brá elec­cio­nes en los Paí­ses Ba­jos, don­de el xe­nó­fo­bo e is­la­mó­fo­bo Geert Wil­ders (PVV) li­de­ra las en­cues­tas. En abril se ce­le­bra­rá la pri­mer vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Fran­cia, ron­da que las en­cues­tas apun­tan a que ga­na­rá Ma­ri­ne Le Pen; el interrogante aho­ra, tras el Bre­xit y el triun­fo de Trump, es si la se­gun­da vuel­ta la fre­na­rá, co­mo le ocu­rrió a su pa­dre en el 2002. Si no se re­pi­te la his­to­ria, tam­bién el ad­je­ti­vo sís­mi­co se que­da­ría cor­to; en Bruselas lo tie­nen cla­ro: se­ría el fi­nal de la Unión Eu­ro­pea.

Los pro­ble­mas de la eco­no­mía de la UE pue­den ve­nir de los po­pu­lis­mos au­tóc­to­nos

EM­MA­NUEL DUNAND / AFP

El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y la Co­mi­sión Eu­ro­pea te­men que con Trump au­men­te la vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos, lo que po­dría per­ju­di­car a la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.