La di­gi­ta­li­za­ción es (to­da­vía) tí­mi­da

Tu­ris­mo, sec­tor mi­no­ris­ta e in­dus­tria, so­bre to­do au­to­mo­ción y au­xi­liar, son los que ti­ran del ca­rro en Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

“El sec­tor tec­no­ló­gi­co es aho­ra mis­mo de lo me­jor­ci­to que hay en un con­tex­to ma­cro con de­ma­sia­das in­cer­ti­dum­bres”. Quien em­pie­za así es Án­gel Ben­gui­gui, director ge­ne­ral de la fi­lial es­pa­ño­la del gru­po fran­cés Eco­no­com, pre­sen­te en 19 paí­ses y que en su ejer­ci­cio 2015 fac­tu­ró glo­bal­men­te 2.300 mi­llo­nes de eu­ros [en torno al 10% en Es­pa­ña]. Ad­mi­te Ben­gui­gui que la así lla­ma­da trans­for­ma­ción di­gi­tal es un cli­ché del que a ve­ces se abu­sa, pe­ro es irre­sis­ti­ble­men­te des­crip­ti­vo: la di­gi­ta­li­za­ción –di­ce– es “el” fac­tor de­ter­mi­nan­te del rum­bo que to­men los ne­go­cios en los pró­xi­mos años, en cual­quier sec­tor de ac­ti­vi­dad, in­clu­so en al­gu­nos que apa­ren­te­men­te es­ta­rían me­nos in­flui­dos por el cam­bio tec­no­ló­gi­co.

El ori­gen de Eco­no­com, fun­da­da en 1974 por el fran­cés Jean Louis Bou­chard, se re­mon­ta al arren­da­mien­to de equi­pos in­for­má­ti­cos. Sin re­nun­ciar a ese ras­go, con los años se ha con­ver­ti­do en in­te­gra­dor de so­lu­cio­nes. “Nos he­mos fi­ja­do co­mo ob­je­ti­vo dis­po­ner de to­das las pie­zas ne­ce­sa­rias pa­ra po­der ir a las em­pre­sas no só­lo a ha­blar con el CIO [ chief in­for­ma­tion of­fi­cer], que por su­pues­to tam­bién, sino con el director co­mer­cial, el de mar­ke­ting o el fi­nan­cie­ro, que pu­die­ran es­tar ba­rrun­tan­do un pro­yec­to trans­for­ma­dor, a ve­ces in­clu­so an­tes que el pro­pio CIO [...] Jun­to con ellos, po­de­mos di­se­ñar una so­lu­ción ad hoc y eje­cu­tar­la. Acom­pa­ñar­los en su desa­rro­llo y des­plie­gue, lue­go en el man­te­ni­mien­to. Y si al­go nos di­fe­ren­cia es el arren­da­mien­to, la fi­nan­cia­ción es­truc­tu­ra­da, el pa­go por uso. Pro­po­ne­mos que las tec­no­lo­gías de­la in­for­ma­ción (TI) sean más opex que ca­pex”. Den­tro del plan­tea­mien­to tan­to ca­be que el clien­te quie­ra aña­dir dis­po­si­ti­vos a su ba­se ins­ta­la­da co­mo si quie­re mo­der­ni­zar su cen­tro de da­tos o bien mi­grar­lo a la nu­be.

El cre­ci­mien­to de Eco­no­com no se ha de­te­ni­do en es­tos años de cri­sis. “Un fac­tor de éxi­to –se­gún Ben­gui­gui– ha si­do nues­tra po­lí­ti­ca de ad­qui­si­ción de va­lor: he­mos com­pra­do un buen nú­me­ro de em­pre­sas expertas en so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que no te­nía­mos. Nues­tro mé­to­do es to­mar la ma­yo­ría del ca­pi­tal y de­jar un 20% o un 30% a los fun­da­do­res y al equi­po di­rec­ti­vo, pa­ra ase­gu­rar­nos de que el va­lor que han crea­do no se des­trui­rá”.

En la pri­me­ra mi­tad del 2016, el gru­po ha com­pra­do cua­tro em­pre­sas: dos fran­ce­sas, una ita­lia­na y una es­pa­ño­la (Ca­ve­rin, es­pe­cia­lis­ta en so­lu­cio­nes multimedia). ¿Qué sig­ni­fi­ca la pre­fe­ren­cia por el cre­ci­mien­to inor­gá­ni­co? “En 2010, cuan­do em­pe­za­mos con es­ta po­lí­ti­ca, mu­chas em­pre­sas no te­nían li­qui­dez ni cré­di­to, pe­ro te­nían va­lor in­trín­se­co, y Eco­no­com te­nía un ba­lan­ce só­li­do [...] pe­ro creo que la cla­ve ha es­ta­do en que las he­mos in­te­gra­do bien”. El cre­ci­mien­to or­gá­ni­co es una con­se­cuen­cia: es­te año lle­va­mos un rit­mo del 8% en el pri­mer se­mes­tre, pe­ro el se­gun­do siem­pre ha si­do más fuer­te pa­ra no­so­tros”.

Cuan­do se le pi­de un diag­nós­ti­co del mer­ca­do es­pa­ñol, Ben­gui­gui se­ña­la un ele­men­to a su jui­cio per­tur­ba­dor: el di­ne­ro a pre­cio ce­ro ge­ne­ra asi­me­trías. “Hay li­qui­dez, pe­ro no don­de nor­mal­men­te de­be­ría ha­ber­la, y es­ta es una de las ra­zo­nes por las que, tras una do­lo­ro­sa re­es­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria, ha­brá que ha­cer otra [...] Pe­ro el con­tex­to no es dra­má­ti­co: el con­su­mo se re­cu­pe­ra, co­mo si la gen­te es­tu­vie­ra con­ven­ci­da de que no le va a ir me­jor pe­ro tam­po­co peor”.

Va­le, pe­ro¿ có­mo ve el fu­tu­ro del sec­tor de las TI? “To­dos he­mos apren­di­do a vi­vir en la in­cer­ti­dum­bre, pe­ro en Es­pa­ña la di­gi­ta­li­za­ción ha em­pe­za­do tí­mi­da­men­te, y aho­ra es­tá des­pe­gan­do. Di­cho es­to, no va­mos a es­pe­rar que el vien­to nos lle­ve en vo­lan­das, lo que es­ta­mos ha­cien­do es re­for­zar equi­pos y com­prar em­pre­sas, ga­nar cuo­ta de mer­ca­do [...]”.

Eco­no­com tie­ne en su car­te­ra so­lu­cio­nes de compu­tación en la nu­be, pe­ro su apues­ta prin­ci­pal es la mo­der­ni­za­ción de los cen­tros de da­tos. “Cuan­do se tra­ta de in­fraes­truc­tu­ras, no es fá­cil mo­ver­las, ¡cui­da­do! Ha cos­ta­do mu­cho mon­tar­las, y las pri­sas son ma­las con­se­je­ras”. Es­to no sig­ni­fi­ca ne­gar la ten­den­cia uni­ver­sal a la ex­ter­na­li­za­ción: “Las com­pa­ñías quie­ren cen­trar­se en su ne­go­cio y to­do lo que sea co­mo­di­ti­za­ble lo ex­ter­na­li­zan, y es­to es bueno pa­ra nues­tra ver­sa­ti­li­dad”.

La in­ver­sión es­pa­ño­la en TI tie­ne mu­chos co­lo­res, lo que es na­tu­ral. “En to­do lo re­la­cio­na­do con el tu­ris­mo ve­mos mu­cho­mo­vi­mien­to; lo mis­mo pa­sa con el sec­tor mi­no­ris­ta, tan­to on li­ne co­mo off li­ne. Tam­bién se no­ta un di­na­mis­mo in­dus­trial, so­bre to­do en la au­to­mo­ción y la au­xi­liar. Pa­ra mí, el agujero ne­gro son las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, que en su fre­na­da han afec­ta­do a mu­chas em­pre­sas su­mi­nis­tra­do­ras”.

La apues­ta prin­ci­pal del gru­po fran­cés Eco­no­com es la mo­der­ni­za­ción de los cen­tros de da­tos

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.