JO­YAS PURISTAS Y ESEN­CIA­LES, PE­RO INFLEXIBLES

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS -

‘In li­ne with’ Co­lec­ción de jo­yas de Sa­ra Malm | Pre­cios: los bra­za­le­tes de ma­de­ra y pla­ta va­len 1.100 eu­ros y las sor­ti­jas de pla­ta, 880 eu­ros

Ana Do­mín­guez Si se mi­ra el car­tel que anun­cia la ex­po­si­ción In li­ne with, de la jo­ven jo­ye­ra sue­ca Sa­ra Malm en la Klimt02 Ga­llery de Bar­ce­lo­na (Klimt02.net), hay al­go en la co­lec­ción de pie­zas en la ima­gen que re­cuer­da un jue­go de cons­truc­ción, ele­men­tos suel­tos, irre­co­no­ci­bles al neó­fi­to, que po­drían es­tar so­bre la me­sa de un car­pin­te­ro an­tes de en­con­trar su si­tio en uno de sus tra­ba­jos ar­te­sa­na­les. Por eso no sor­pren­de sa­ber que di­ce sen­tir­se atraí­da por un edi­fi­cio en cons­truc­ción, por las co­lo­ris­tas se­ña­les, las mar­cas y lí­neas de li­mi­ta­ción que se­ña­lan bor­des en el te­rreno. De he­cho, son su­ti­le­zas, pe­que­ños pe­ro cer­te­ros de­ta­lles que se tras­la­dan y se ad­vier­ten en su tra­ba­jo co­mo jo­ye­ra, a ve­ces de un mo­do ca­si im­per­cep­ti­ble. Un to­que de co­lor ines­pe­ra­do, un do­blez del ma­te­rial, una lí­nea que pier­de su ca­mino des­vián­do­se de la di­rec­ción ori­gi­nal. Los de­ta­lles que ha­cen la di­fe­ren­cia.

Ma­de­ra, cue­ro y me­tal (pla­ta) son los ma­te­ria­les clá­si­cos con los que le gus­ta tra­ba­jar, com­bi­nar, yux­ta­po­ner, su­mar, los que pue­den ha­blar por sí so­los, sin ne­ce­si­dad de ele­men­tos de­co­ra­ti­vos su­per­fluos que les qui­ten su pro­pia po­ten­cia. Son ma­te­ria­les que le apor­tan dis­tin­tas cua­li­da­des, gra­dos de ca­li­dez o ma­lea­bi­li­dad, que Sa­ra Malm sa­be ex­plo­tar y que po­ne en co­ne­xión con el cuer­po a par­tir de su ma­ni­pu­la­ción mien­tras ob­ser­va có­mo in­ter­ac­túa con él. Ma­ni­pu­la- ción, sí, por­que Sa­ra Malm tie­ne con­fian­za ab­so­lu­ta en sus ma­nos, a ellas les con­fía su mé­to­do de tra­ba­jo, la mi­nu­cio­si­dad y pre­ci­sión que hay en él.

Sus jo­yas, de as­pec­to pu­ris­ta y que pres­cin­de de lo no esen­cial, son ca­si es­cul­tu­ras cuan­do se de­po­si­tan so­bre una su­per­fi­cie pla­na, y ad­quie­ren una nue­va di­men­sión cuan­do se acer­can al cuer­po, qui­zá en par­te por­que se re­sis­ten a do­ble­gar­se a él man­te­nien­do cier­ta dis­tan­cia. Jo­yas que per­ma­ne­cen un po­co ti­ra­nas de sus for­mas pro­pias y en­vuel­ven el de­do, el cue­llo o la mu­ñe­ca dan­do un ro­deo pe­ro no su­cum­bien­do a su pri­me­ra ne­ce­si­dad. Fun­ción sí, pe­ro no a cual­quier pre­cio. Pin­tu­ra de co­lor se apli­ca a los con­tor­nos sub­ra­yan­do si­lue­tas, de­li­mi­tán­do­las, y mien­tras tan­to los ma­te­ria­les se com­ban en se­mi­círcu­los y se en­gar­zan unos a otros con ele­men­tos bi­sa­gra que per­mi­ten una tran­si­ción flui­da y sin ac­ci­den­tes. Sor­pren­de la es­ca­sez de re­cur­sos em­plea­dos pa­ra lo­grar un es­ti­lo de­ci­di­da­men­te grá­fi­co y que si es de una enor­me sen­ci­llez, tam­bién es una ex­pre­sión muy per­so­nal, una voz in­di­vi­dual que es­qui­va la ma­si­fi­ca­ción y se afir­ma en su dis­tin­ti­va vi­sión de la jo­ya con­tem­po­rá­nea.

Sa­ra Malm se ha gra­dua­do re­cien­te­men­te en la HDK Aca­demy of De­sign and Crafts de la ciu­dad sue­ca de Go­tem­bur­go. Le que­da mu­cho por de­cir, pe­ro in­du­da­ble­men­te tie­ne mu­cho po­ten­cial pa­ra desa­rro­llar un vo­ca­bu­la­rio pro­pio que ya se vis­lum­bra en es­tas pie­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.