La de­sigual agen­da eco­nó­mi­ca de Do­nald Trump

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Mi­chael Pet­tis Profesor de Fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad de Pekín

Es di­fí­cil de­ter­mi­nar cuál se­rá el im­pac­to real de la po­lí­ti­ca de Do­nald Trump en la eco­no­mía de EE.UU. La de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se tie­ne mu­chos con­tro­les, pe­ro el pre­si­den­te tie­ne po­de­res de emer­gen­cia en ám­bi­tos co­mo el comercio, que es una de las áreas que más cam­bios pue­de ex­pe­ri­men­tar. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con mu­chos eco­no­mis­tas, no dis­cre­po de las ideas crí­ti­cas de Pe­ter Na­va­rro, prin­ci­pal ase­sor de Trump en ma­te­ria de comercio, y en es­pe­cial so­bre las re­la­cio­nes con Chi­na. Uno pue­de de­fen­der las ven­ta­jas que com­por­ta el li­bre comercio, pe­ro de­be te­ner en cuen­ta que exis­ten dis­tor­sio­nes que anu­lan mu­chas de esas ven­ta­jas. Y esas dis­tor­sio­nes im­pac­tan ne­ga­ti­va­men­te en el em­pleo en Es­ta­dos Unidos. Así que ha­ce fal­ta cam­biar esa po­lí­ti­ca. Y eso ha­bría ocu­rri­do tam­bién si hu­bie­ra ga­na­do Hi­llary Clin­ton.

Na­va­rro es un hom­bre que ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en el comercio bi­la­te­ral, pe­ro creo que eso es un error, por­que el comercio bi­la­te­ral no lo ex­pli­ca to­do. Na­va­rro no re­co­no­ce el im­pac­to de los flu­jos de ca­pi­ta­les en la mar­cha de la eco­no­mía. Pue­de cri­ti­car a Chi­na y el dé­fi­cit co­mer­cial que esa re­la­ción pro­vo­ca en EE.UU., pe­ro si Trump se mues­tra mu­cho más abier­to a la in­ver­sión ex­tran­je­ra –que es lo que ha ma­ni­fes­ta­do du­ran­te la cam­pa­ña–, la sim­ple en­tra­da de ma­yo­res flu­jos de ca­pi­tal pro­vo­ca­rá que el dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te sea más gran­de.

Aran­ce­les y OMC EE.UU. ha si­do en los úl­ti­mos años la pie­dra an­gu­lar del ré­gi­men mo­ne­ta­rio y cam­bia­rio glo­bal. Mu­chos otros paí­ses han sa­ca­do par­ti­do de ese sis­te­ma sin apoyarlo. Es en es­te cam­po que se van a pro­du­cir cam­bios. Si EE.UU. em­pie­za a cues­tio­nar los prin­ci­pios de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del comercio (OMC), es­te sí se­rá un cam­bio ra­di­cal. No di­go que Trump lo va­ya a ha­cer, pe­ro es­tá ha­blan­do de aran­ce­les. En es­te con­tex­to, cual­quier na­ción so­be­ra­na pue­de ha­cer ca­so omi­so a la OMC y si EE.UU. lo hi­cie­ra, se­ría im­po­si­ble que la OMC so­bre­vi­vie­se.

In­ver­sión en in­fraes­truc­tu­ras La se­gun­da área en la que va­lo­ro de for­ma po­si­ti­va la po­lí­ti­ca de Do­nald Trump es en la vo­lun­tad de lan­zar un gran pro­gra­ma de in­ver­sio­nes en in­fraes­truc­tu­ras, con­tra el cual exis­tía has­ta aho­ra cier­ta opo­si­ción. Una ini­cia­ti­va co­mo esa se­ría pro­duc­ti­va pa­ra EE.UU. y ade­más po­dría per­mi­tir que los eu­ro­peas hi­cie­ran lo mis­mo. Eu­ro­pa no lo va a ha­cer has­ta que lo ha­ga EE.UU. Si EE.UU. arran­ca, Ale­ma­nia le irá de­trás. Y esa es una de las me­jo­res for­mas de crear de­man­da pro­duc­ti­va a es­ca­la mun­dial. En de­fi­ni­ti­va, se­ría al­go bueno pa­ra to­do el mun­do.

Re­cor­te de im­pues­tos a los ri­cos En cam­bio, hay pro­pues­tas que me pa­re­cen ri­dí­cu­las, co­mo la idea de re­cor­tar los im­pues­tos pa­ra los ri­cos. No tie­ne nin­gún sen­ti­do. Un re­cor­te de im­pues­tos pa­ra las ren­tas más al­tas co­mo el que pro­po­ne Trump pue­de te­ner sen­ti­do eco­nó­mi­co si hu­bie­ra pro­ble­mas de es­ca­sez de aho­rro. Pe­ro en es­tos mo­men­tos el mun­do es­tá aho­gán­do­se en un ex­ce­so de aho­rro; pue­des pe­dir pres­ta­do to­do lo que quie­ras y te pue­de sa­lir ca­si gra­tis. De mo­do que el re­cor­te de im­pues­tos que pro­po­ne Trump se­rá muy ma­lo pa­ra la eco­no­mía. Si el pró­xi­mo pre­si­den­te de EE.UU. cree que el sec­tor pri­va­do va a ha­cer más in­ver­sio­nes gra­cias a los re­cor­tes de im­pues­tos, en­to­nes se­rá un fra­ca­so. Lo más de­cep­cio­nan­te de Trump, apar­te del ra­cis­mo que ex­hi­be y el dis­cur­so con­tra la in­mi­gra­ción, es que no tie­ne una res­pues­ta al pro­ble­ma de la de­sigua­lad de la ren­ta, que es un freno pa­ra el cre­ci­mien­to.

So­bre el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co El na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co es­tá en mar­cha, con in­de­pen­den­cia de lo que va­ya a ha­cer Trump. Tan­to en EE.UU. co­mo en Eu­ro­pa exis­te ya un re­cha­zo bas­tan­te vis­ce­ral a gran par­te de la agen­da de la glo­ba­li­za­ción. Por eso creo que EE.UU. se irá re­ti­ran­do de los acuer­dos co­mer­cia­les y tam­bién re­plan­tea­rá su pre­sen­cia mi­li­tar glo­bal. Yo apo­yo am­bos pro­ce­sos por­que creo que es me­jor em­pe­zar al­go de for­ma cons­cien­te si va a ocu­rrir de cual­quier mo­do. Pe­ro va a ser un pro­ce­so in­creí­ble­men­te per­tur­ba­dor tan­to por el la­do eco­nó­mi­co co­mo el geo­po­lí­ti­co. Los ma­yo­res efec­tos no ten­drán lu­gar en EE.UU., sino en otros paí­ses, en es­pe­cial en los eu­ro­peos. Es me­jor que empecemos es­to ya... EE.UU. re­pre­sen­ta en­tre el 21% y el 23% de la eco­no­mía a mun­dial. Lle­ga un mo­men­to en el que no pue­de se­guir aguan­tan­do el cos­te que ello su­po­ne. De mo­do que es me­jor rom­per el sis­te­ma mien­tras to­da­vía ten­ga­mos una po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca que pue­da ges­tio­nar los peo­res as­pec­tos de la frag­men­ta­ción. Por­que si el sis­te­ma se frag­men­ta sin que ha­ya un país ca­pa­ci­ta­do pa­ra ges­tio­nar esa tran­si­ción, se­rá co­mo vol­ver a los años trein­ta.

El dó­lar y los sa­la­rios No se pue­den re­sol­ver es­tas cues­tio­nes con de­pre­cia­cio­nes o re­cor­tes sa­la- ria­les por­que eso por ló­gi­ca no fun­cio­na. To­dos ha­ce­mos lo mis­mo y aca­ba­mos en el mis­mo si­tio. Es más, se ha­bla del pro­ble­ma de los sa­la­rios al­tos, pe­ro los sa­la­rios ele­va­dos son el ob­je­ti­vo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. EE.UU. te­nía los sa­la­rios más al­tos del mun­do en el si­glo XIX gra­cias a una eco­no­mía pro­duc­ti­va e in­no­va­do­ra. Ne­ce­si­ta­mos un pe­rio­do pa­ra re­ti­rar­nos del mer­ca­do glo­bal y cen­trar­nos en la ta­rea de su­bir los sa­la­rios na­cio­na­les y la pro­duc­ti­vi­dad.

El au­men­to de la deu­da Si re­cor­tan im­pues­tos y se gas­ta más la deu­da su­birá, pe­ro, si en pa­ra­le­lo hay cre­ci­mien­to, eso no im­por­ta. Es al­go que no se en­tien­de en Eu­ro­pa. Si el au­men­to de la deu­da se usa pa­ra fi­nan­ciar ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas co­mo las in­fraes­truc­tu­ras, el PIB cre­ce­rá de for­ma más rá­pi­da que la deu­da. Es de­cir, que una subida de la deu­da pue­de ser bue­na...

Qué ha­rá Chi­na En Chi­na na­die sa­be muy bien qué pen­sar por­que na­die es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra ello. De­be­rían es­tar preo­cu­pa­dos por­que, si la ad­mi­nis­tra­ción Trump pre­ten­de re­du­cir el dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te, cues­ta ima­gi­nar que es­to no va­ya a su­po­ner una caí­da del su­pe­rá­vit chino y eso quie­re de­cir que se­rá más di­fí­cil ba­jar la in­ver­sión sin pro­vo­car una subida del des­em­pleo. Lo que quie­re de­cir que la deu­da se ace­le­ra to­da­vía de for­ma más rá­pi­da que aho­ra. Jus­to lo que no ne­ce­si­ta.

EE.UU., ga­na­dor en una gue­rra co­mer­cial El se­cre­to que na­die quie­re con­tar es que las eco­no­mías di­ver­si­fi­ca­das con dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te sue­len ser ga­na­do­ras en las gue­rras co­mer­cia­les. Cre­cen más rá­pi­da­men­te y el pa­ro ba­ja. Es ló­gi­co. Hay una es­ca­sez de la de­man­da y los paí­ses con su­pe­rá­vit tie­nen una par­te ma­yor de esa de­man­da. Una con­trac­ción del comercio que re­du­je­ra el dé­fi­cit pú­bli­co se­ría bueno pa­ra EE.UU. y ma­lo pa­ra Chi­na. Un au­men­to del gas­to en in­fraes­truc­tu­ra se­ría ex­ce­len­te pa­ra to­dos.

La geo­po­lí­ti­ca Ade­más de la re­ti­ra­da de los tra­ta­dos glo­ba­les co­mer­cia­les, ha­brá una re­ti­ra­da de la pre­sen­cia mi­li­tar glo­bal. Creo que de­ja­rán que Ru­sia desem­pe­ñe un pa­pel más im­por­tan­te en Si­ria y en la Eu­ro­pa del Es­te. Aun­que no creo que la eco­no­mía ru­sa pue­da fi­nan­ciar mu­chas más in­ter­ven­cio­nes. En Asia, el te­mor es que Chi­na ini­cie una ex­pan­sión agre­si­va. Creo que es mu­cho más pro­ba­ble que, con­for­me sal­gan los ame­ri­ca­nos, los paí­ses del es­te asiá­ti­co va­yan ele­van­do su gas­to en de­fen­sa...

Acer­ta­do “In­ver­tir en in­fraes­truc­tu­ras es bueno pa­ra to­dos. Si lo ha­ce EE.UU., des­pués lo ha­rán los ale­ma­nes. Así se crea la de­man­da pro­duc­ti­va” Ri­dícu­lo “Me pa­re­ce ri­dícu­lo re­cor­tar los im­pues­tos a los ri­cos. Si es­pe­ran que eso in­cen­ti­ve la in­ver­sión, se equi­vo­can de pleno”

ELAI­NE THOM­PSON, FILE / AP

Una con­trac­ción del comercio que re­du­je­ra el dé­fi­cit pú­bli­co de EE.UU. per­ju­di­ca­ría a Chi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.