El he­re­de­ro so­bre rue­das de In­dia­ná­po­lis

La mar­ca del león rin­de ho­me­na­je a la mí­ti­ca ca­rre­ra de las 500 mi­llas con un im­pac­tan­te pro­to­ti­po

La Vanguardia - Dinero - - CONCEPT CAR - Pe­re Prat

Es­te pro­to­ti­po es­tá do­ta­do con un sis­te­ma hí­bri­do de pro­pul­sión que pue­de ren­dir una po­ten­cia de 500 CV

Ha­ber­se ini­cia­do en el apa­sio­nan­te uni­ver­so de la au­to­mo­ción en el año 1889 le ha per­mi­ti­do a Peu­geot con­ver­tir­se en una de las mar­cas del sec­tor que han ate­so­ra­do ma­yor con­te­ni­do pa­tri­mo­nial. La fir­ma fran­ce­sa ha la­bra­do su cen­te­na­ria tra­yec­to­ria a ba­se de nu­me­ro­sos éxi­tos co­mer­cia­les, aun­que tam­bién apren­dien­do lec­cio­nes ma­gis­tra­les de al­gu­nos mo­de­los que han si­do ver­da­de­ros fra­ca­sos a ni­vel de ven­tas. Pe­ro los me­jo­res ca­pí­tu­los de su his­to­ria par­ti­cu­lar han si­do es­cri­tos por vehícu­los de com­pe­ti­ción, por bó­li­dos que con el paso del tiem­po me­re­cen se con­si­de­ra­dos co­mo mi­tos so­bre rue­das.

Las per­so­nas jó­ve­nes, aque­llos afi­cio­na­dos que aca­ban de ac­ce­der al ex­ci­tan­te mun­do de la pa­sión por las carreras, de­ben iden­ti­fi­car se­gu­ra­men­te a Peu­geot co­mo una fir­ma po­de­ro­sa en la es­pe­cia­li­dad de los raids, de­bi­do a la he­ge­mo­nía que de­mues­tran sus bó­li­dos en el Da­kar. Pe­ro sin me­nos­pre­ciar la es­pec­ta­cu­lar vic­to­ria ob­te­ni­da por Stép­ha­ne Pe­ter­han­sel en la ca­rre­ra más du­ra del calendario mun­dial con­tem­po­rá­neo, pa­ra rememorar la edad de oro en com­pe­ti­ción de la mar­ca del león es me­jor re­mon­tar­se a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, una épo­ca en la que do­mi­nó con­tra to­do pro­nós­ti­co la mí­ti­ca ca­rre­ra de las 500 mi­llas de In­dia­ná­po­lis.

En el óva­lo más le­gen­da­rio, con­si­de­ra­do co­mo la ca­te­dral ame­ri­ca­na de los de­por­tes del mo­tor, Peu­geot ins­cri­bió su nom­bre co­mo ga­na­dor en tres edi­cio­nes. Ju­les Goux ga­nó en 1913 y Da­rio Res­ta se apun­tó la vic­to­ria en 1916, mien­tras que Ho­ward Wil­cox subió a lo más al­to del po­dio en 1919 a los man­dos de sen­dos bó­li­dos que lu­cían en su fron­tal el lo­go­ti­po del león. Con la fi­na­li­dad de ren­dir un me­re­ci­do ho­me­na­je a esa bri­llan­te eta­pa, los res­pon­sa­bles de la fir­ma fran­ce­sa han crea­do un cho­can­te concept car que se ha ins­pi­ra­do en las afi­la­das for­mas del mo­no­pla­za ga­na­dor que cum­ple cien años, el L45, que se ade­lan­tó a su tiem­po gra­cias a la avan­za­da con­cep­ción de su mo­tor, do­ta­do con 4 vál­vu­las por ci­lin­dro y dos ár­bo­les de le­vas.

El van­guar­dis­ta pro­yec­to ac- tual, que res­pon­de a la de­no­mi­na­ción de L500, des­ta­ca por la na­tu­ra­le­za hí­bri­da de su sis­te­ma mo­triz, que com­bi­na un mo­tor de ga­so­li­na y dos pro­pul­so­res eléc­tri­cos. El in­no­va­dor pro­to­ti­po desa­rro­lla­do por Peu­geot pue­de al­can­zar una po­ten­cia má­xi­ma de 500 CV, una ca­pa­ci­dad de em­pu­je que le per­mi­te ace­le­rar de 0 a 100 km/h en só­lo 2,5 se­gun­dos. Por si la afi­la­da for­ma de su ca­rro­ce­ría no re­sul­ta­ra su­fi­cien­te­men­te im­pac­tan­te, se ha de­ci­di­do crear un in­te­rior digno de cien­cia fic­ción, con una ver­sión de carreras del i-Cock­pit, la pe­cu­liar ins­tru­men­ta­ción ele­va­da de Peu­geot, que man­tie­ne in­for­ma­do al pi­lo­to me­dian­te ho­lo­gra­mas.

Ae­ro­di­ná­mi­ca La lu­cha con­tra el vien­to ha si­do uno de los ele­men­tos más de­ter­mi­nan­tes en el di­se­ño del Peu­geot L500, que con­me­mo­ra la mí­ti­ca ca­rre­ra nor­te­ame­ri­ca­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.