John Co­lli­son,

de Stri­pe, es el mi­llo­na­rio au­to­di­dac­ta más jo­ven del mun­do

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Elian­ne Ros

Con 26 años, John Co­lli­son aca­ba de in­cor­po­rar­se al club de los mi­llo­na­rios más jó­ve­nes del mun­do, se­gún la re­vis­ta For­bes. La em­pre­sa de pa­gos on li­ne que fun­dó con su her­ma­noPa­trick (28) ha­ce ape­nas seis años, aca­ba de lo­grar una am­plia­ción de fon­dos de 150 millones de dó­la­res. Stri­pe, que ate­rri­zó en Es­pa­ña el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, es­tá va­lo­ra­da ac­tual­men­te en 9.200 millones de dó­la­res.

Ir­lan­de­ses de na­ci­mien­to, los her­ma­nos Co­lli­son en­car­nan una nue­va ge­ne­ra­ción de em­pren­de­do­res au­to­di­dac­tas. Se fue­ron a es­tu­diar a Bos­ton, pe­ro un ve­rano via­ja­ron a Si­li­con Va­lley y ya no re­gre­sa­ron a las au­las. John aban­do­nó sus es­tu­dios de Fí­si­ca en Har­vard y Pa­trick col­gó los su­yos de Ma­te­má­ti­cas en el MIT pa­ra sen­tar las ba­ses de Stri­pe. Tras pa­sar por la in­cu­ba­do­ra Y Com­bi­na­tor, una de las más re­co­no­ci­das en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co, el pro­yec­to fue cre­cien­do has­ta con­ver­tir­se en una de las más co­di­cia­das em­pre­sas uni­cor­nio, co­mo se de­no­mi­na a las start-up va­lo­ra­das por en­ci­ma de los mil millones de dó­la­res pe­se a que su cash flow aún sea ne­ga­ti­vo.

El ful­gu­ran­te éxi­to de su re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma de pa­go on li­ne ha se­du­ci­do a in­ver­so­res co­mo Ca­pi­tal G, bra­zo fi­nan­cie­ro de Alp­ha­bet (com­pa­ñía ma­dre de Goo­gle y Ge­ne­ral Ca­talyst Part­ners). Y tam­bién a ac­cio­na­rios más clá­si­cos co­mo Se­quoia Ca­pi­tal. Se­gún el Wall Street Jour­nal, el cre­ci­mien­to de Stri­pe es superior al 40% anun­cia­do por su com­pe­ti­dor Squa­re, la em­pre­sa de Jack Dorsey, co­fun­da­dor de Twit­ter.

La cla­ve del as­cen­so de la com­pa­ñía, con 570 em­plea­dos y pre­sen­te en 25 paí­ses, no só­lo ra­di­ca en la sim­pli­fi­ca­ción de los pa­sos pa­ra rea­li­zar las transac­cio­nes con to­do ti­po de mo­ne­da on li­ne y a tra­vés del mó­vil. La pla­ta­for­ma pro­po­ne a sus clien­tes he­rra­mien­tas pa­ra ir más allá: ayu­da con la ges­tión de im­pues­tos y cues­tio­nes le­ga­les y ofre­ce apli­ca­cio­nes pa­ra pre­ve­nir los frau­des o in­ter­co­nec­tar ser­vi­do­res. “Apor­ta­mos nue­vos ser­vi­cios pa­ra fa­ci­li­tar la vi­da a los em­pren­de­do­res y que pue­dan con­cen­trar­se en el ne­go­cio”, re­su­me Wi­lliam Al­va­ra­do, director de desa­rro­llo de Stri­pe.

Tras la úl­ti­ma re­cau­da­ción de fon­dos, la par­ti­ci­pa­ción de los her­ma­nos Co­lli­son en la com­pa­ñía pa­sa del 30% al 12%. Ca­da uno –John en ca­li­dad de pre­si­den­te y Pa­trick de con­se­je­ro de­le­ga­do– re­pre­sen­ta 1.100 millones de dó­la­res, lo que con­vier­te a John en el más jo­ven au­to­di­dac­ta mi­llo­na­rio del mun­do, se­gún la re­vis­ta For­bes. Le pi­sa los ta­lo­nes otro self ma­de man, el co­fun­da­dor de Snap­chat, Evan Spie­gel, dos me­ses ma­yor.

En San Fran­cis­co, la em­pre­sa se ha mu­da­do a los an­ti­guos lo­ca­les de otro uni­cor­nio, Drop­box, jun­to al es­ta­dio de los Giants. Un es­pa­cio don­de abun­dan los es­pa­cios abier­tos, la co­mi­da sa­na y la de­co­ra­ción in­for­mal. En­man­gas de ca­mi­sa o ca­mi­se­ta y te­ja­nos, los dos je­fa­zos se con­fun­den –al me­nos es­té­ti­ca­men­te– en­tre los em­plea­dos. John de­fien­de la for­ma­ción au­to­di­dac­ta. “El cu­rrí­cu­lum ya no es tan im­por­tan­te. Cuan­do de­ja­mos la uni­ver­si­dad no de­ja­mos de apren­der. En­rea­li­dad to­do es­tá en in­ter­net. Que­re­mos que ha­ya más co­mo no­so­tros”, de­cla­ra.

En el 2016 la em­pre­sa se ins­ta­ló en Es­pa­ña, Fran­cia, Ja­pón y Sin­ga­pur. No hay fron­te­ras pa­ra Stri­pe. Su mo­de­lo de fun­cio­na­mien­to ha crea­do un mer­ca­do nue­vo, pues­to que ha per­mi­ti­do a mu­chas em­pre­sas di­gi­ta­les, que to­pa­ban con el an­qui­lo­sa­do sis­te­ma de los ban­cos clá­si­cos, en­con­trar un in­ter­lo­cu­tor que en­tien­de sus ne­ce­si­da­des. Su pro­ce­di­mien­to per­mi­te a las em­pre­sas fac­tu­rar de for­ma muy sen­ci­lla. Stri­pe co­bra 25 cén­ti­mos de eu­ro por transac­ción y una úni­ca ta­sa del 1,4%. No hay pa­go men­sual ni por dar­se de al­ta. “Si a ellos les va bien, a no­so­tros tam­bién”, ar­gu­men­ta Co­lli­man. Y no hay du­da de que les va de ma­ra­vi­lla.

Co­lli­son os­ten­ta 1.100 millones de dó­la­res de Stri­pe, con el 12% de la pro­pie­dad

Le pi­sa los ta­lo­nes otro ‘ self ma­de man’, Evan Spie­gel, de Snap­chat, dos me­ses ma­yor

HANDOUT / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.