Una pro­pues­ta im­per­ti­nen­te

La Vanguardia - Dinero - - TENDENCIAS - Ra­fael Ro­me­ro

El 9 de ju­lio del 2013 pu­bli­qué un ar­tícu­lo, en es­tas mis­mas pá­gi­nas, con el tí­tu­lo “El AVE es un cuer­vo” (me equi­vo­qué, el ave la­dro­na es una urra­ca). En él de­cía que, en Fran­cia, el Gobierno ha­bía re­ci­bi­do un in­for­me del Par­la­men­to en el que se prio­ri­za­ban las in­ver­sio­nes. No más al­ta ve­lo­ci­dad (Fran­cia la in­ven­tó) y más man­te­ner lo que se tie­ne. El Gobierno fran­cés hi­zo ca­so del Par­la­men­to (¿co­mo en Es­pa­ña?) y pa­ra­li­zó las lí­neas en mar­cha y en pro­yec­to, me­nos una. En Es­pa­ña y en la web de ADIF hoy to­da­vía se pue­de leer co­mo ob­je­ti­vo: “Que 9 de ca­da 10 ciu­da­da­nos es­tén a me­nos de 30 km de una es­ta­ción de AVE”. ¡Y no ha di­mi­ti­do na­die to­da­vía!

En Es­pa­ña la pre­gun­ta es: ¿cuán­to se pier­de con nues­tros 30 millones de pa­sa­je­ros (en el 2012, 20 millones) y nues­tros 3.143 km de vías AVE (en el 2012, 2.000 km)? De­cía en el 2013: “Pe­ro ade­más, la deu­da acu­mu­la­da de ADIF pue­de ser de 20.000 millones”. En el 2015 ya fue­ron 14.500 millones.

El pro­ble­ma es lo que se per­de­rá en el 2016 y... en el 2026. ¿Adón­de va­mos? Di­rec­ta­men­te a que la urra­ca (o el cuer­vo) nos arran­que los ojos. ¿Qué se pue­de ha­cer? In­ver­tir en aque­llo que re­vier­te en be­ne­fi­cio de la eco­no­mía. Te­ne­mos ejem­plos: el an­cho de vía in­ter­na­cio­nal pa­ra mer­can­cías por el lla­ma­do co­rre­dor me­di­te­rrá­neo. Es­te pro­yec­to lle­va 50 años de re­tra­so, lo que se con­si­de­ra “una ano­ma­lía im­pro­pia”.

Con­se­guir­lo con la ac­tual ges­tión de la in­fra­es­truc­tu­ras es un ac­to de la fe del carbonero. Con­se­guir­lo con una ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca co­mo la fran­ce­sa se­ría po­si­ble (ya vi­mos lo que se hi­zo en el 2013). El len­da­ka­ri del Gobierno Vas­co Iñi­go Ur­ku­llu ha sa­cu­di­do el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán al de­cir que la in­de­pen­den­cia es al­go del si­glo XIX en un mun­do glo­ba­li­za­do. Pro­pon­go un es­ta­dio in­ter­me­dio en­tre la au­to­no­su­ya ac­tual de Ca­ta­lun­ya y la in­de­pen­den­cia.

Pro­pon­go ads­cri­bir­nos a Fran­cia co­mo una re­gión li­bre aso­cia­da, es de­cir, una re­gión fran­ce­sa asi­mi­la­da, con un cier­to gra­do de au­to­no­mía al­go superior a la de las re­gio­nes fran­ce­sas. En la ac­tua­li­dad la edu­ca­ción, por ejem­plo, es una com­pe­ten­cia ex­clu­si­va de las re­gio­nes. Y ade­más, se in­ver­ti­ría en lo que, de ver­dad, im­por­ta: el co­rre­dor me­di­te­rrá­neo des­de Al­ca­nar a Per­pi­ñán. Y to­do lo de­más que lle­va­mos es­pe­ran­do de­ce­nas de años: Ro­da­lies, trans­por­te pú­bli­co efi­cien­te y otras co­sas que es­tán en la men­te de to­dos los lec­to­res y ciu­da­da­nos.

Ade­más hay un pre­ce­den­te. Du­ran­te la gue­rra de los 30 años, que aca­bó en 1659 con el tra­ta­do de los Pi­ri­neos, du­ran­te unos años Luis XIII, el Jus­to, fue Con­de de Bar­ce­lo­na.

Qui­zás es­ta op­ción in­ter­me­dia ha­ga reac­cio­nar a los par­ti­dos mayo­rita­rios es­pa­ño­les (PP, PSOE, Po­de­mos et al­tri). No se pier­de na­da con pro­bar.

Par­te de Fran­cia Si Ca­ta­lun­ya fue­ra una re­gión fran­ce­sa se in­ver­ti­ría en lo que im­por­ta, co­mo el co­rre­dor me­di­te­rrá­neo o Ro­da­lies

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.