El con­se­je­ro de­le­ga­do del fu­tu­ro

Las má­qui­nas po­drán sus­ti­tuir los tra­ba­jos me­nos cua­li­fi­ca­dos pe­ro tam­bién los de al­tos eje­cu­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

El gran te­ma de 2017 en el mun­do la­bo­ral va a ser el de los ro­bots. La me­ca­ni­za­ción y la au­to­ma­ti­za­ción de las ta­reas ame­na­zan con ser una gran re­vo­lu­ción que pro­vo­ca­rá efec­tos no­ta­bles. Hay quien ofre­ce una lec­tu­ra ro­tun­da, co­mo los pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford Carl Be­ne­dikt Frey y Mi­chael A. Os­bor­ne, que aven­tu­ran que des­apa­re­ce­rá el 47% de los em­pleos, otros li­mi­tan el efec­to a un por­cen­ta­je me­nor y otros (y es la ver­sión do­mi­nan­te) con­fían en que, co­mo ha ocu­rri­do en re­vo­lu­cio­nes pro­duc­ti­vas his­tó­ri­cas, pue­dan sus­ti­tuir­se el tra­ba­jo des­trui­do por em­pleos de nue­va crea­ción.

Has­ta la fe­cha, los ex­per­tos han re­sal­ta­do que los pues­tos de es­ca­so va­lor aña­di­do, los ma­nua­les, iban a su­frir con ma­yor in­ten­si­dad es­te cam­bio de mo­de­lo. Otros han aven­tu­ra­do que tam­bién tra­ba­jos cua­li­fi­ca­dos, co­mo los mé­di­cos o los abo­ga­dos, ve­rían sus op­cio­nes re­du­ci­das por­que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se­ría ca­paz de rea­li­zar sus ta­reas con más pre­ci­sión y a una ve­lo­ci­dad sus­tan­cial­men­te ma­yor. Sin em­bar­go, la apues­ta de Brid­ge­wa­ter, uno de los fon­dos de in­ver­sión más ren­ta­bles del mun­do, y tam­bién uno de los de ma­yor ta­ma­ño, lle­va to­das es­tas es­pe­cu­la­cio­nes un paso más allá.

Ray Da­lio, su CEO y fun­da­dor, es­tá pla­ni­fi­can­do, a sus 66 años, la su­ce­sión. No pre­ten­de aban­do­nar pron­to su car­go, pe­ro sí en un pla­zo ra­zo­na­ble, y co­mo sus­ti­tu­to no ha pen­sa­do en un ser hu­mano, sino en un sis­te­ma al­go­rít­mi­co que per­mi­ta to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes.

Da­lio po­see un estilo pro­pio de di­ri­gir la em­pre­sa y de ele­gir las in­ver­sio­nes que es­ti­ma más pro­ve­cho­sas, y tras pro­bar con va­rios co-con­se­je­ros, ha pues­to en mar­cha un sis­te­ma, The Sys­te­ma­ti­zed In­te­lli­gen­ce Lab, que le per­mi­ta pro­ce­sar la in­for­ma­ción, sis­te­ma- ti­zar­la y con­se­guir que la toma de de­ci­sio­nes sea rea­li­za­da de la for­ma más ob­je­ti­va po­si­ble.

Un CEO ro­bó­ti­co El in­te­rés de Da­lio por crear es­te CEO ro­bó­ti­co es lla­ma­ti­vo, por­que no só­lo se tra­ta de per­fec­cio­nar la ges­tión de la em­pre­sa, sino de con­se­guir que es­ta fun­cio­ne de la ma­ne­ra que él quie­re in­clu­so cuan­do se re­ti­re. En lu­gar de ele­gir un di­rec­ti­vo pa­ra que con­tro­le el des­tino de la com­pa­ñía, ha pre­fe­ri­do apos­tar por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, lo que le ga­ran­ti­za que la fir­ma con­ser­ve los prin­ci­pios, su cul­tu­ra y su pers­pec­ti­va in­ver­so­ra.

Se­gún de­cla­ró un em­plea­do de Brid­ge­wa­ter a The Wall Street

Jour­nal, el equi­po de in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos al fren­te del pro­yec­to SIL “es­tá in­ten­tan­do tras­la­dar el ce­re­bro de Ray Da­lio a una compu­tado­ra”.

Pe­ro es­ta op­ción im­pli­ca un gran sal­to ade­lan­te: sig­ni­fi­ca que las má­qui­nas no só­lo po­drán sus­ti­tuir los tra­ba­jos me­nos cua­li­fi­ca­dos, o ge­ne­rar gran­des ba­ses de da­tos ges­tio­na­das con al­go­rit­mos que res­trin­gi­rán las po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les de los pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les, sino que in­clu­so el pues­to es­tre­lla, el del con­se­je­ro de­le­ga­do de una fir­ma, po­drá ser re­em­pla­za­do por los nue­vos me­dios tec­no­ló­gi­cos.

La ini­cia­ti­va de Da­lio no es nue­va: el desa­rro­llo de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que sus­ti­tu­ya a los con­se­je­ros de­le­ga­dos ya es­tá en mar­cha. ICEO, una ini­cia­ti­va del Ins­ti­tu­te for the Fu­tu­re fue im­plan­ta­da ha­ce más de un año. Es un pro­gra­ma de ges­tión vir­tual que au­to­ma­ti­za tra­ba­jos com­ple­jos di­vi­dién­do­los en pe­que­ñas ta­reas in­di­vi­dua­les, y gra­cias al cual se han to­ma­do con éxi­to de­ci­sio­nes tí­pi­cas de los pues­tos di­rec­ti­vos.

Me­nos erro­res

El ar­gu­men­to en el que es­tos pro­gra­mas se jus­ti­fi­can es la na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo: un ges­tor, in­clu­so el que rea­li­za la ta­rea más im­por­tan­te, no ha­ce otra co­sa que re­ci­bir in­for­ma­ción, sis­te­ma­ti­zar­la, pro­ce­sar­la y fi­nal­men­te sin­te­ti­zar­la en una or­den. En ese sen­ti­do, la fun­ción de la má­qui­na no va­ría en ab­so­lu­to res­pec­to de otros em­pleos de los que se sa­be que sí se­rán sus­ti­tui­dos, de mo­do que la mis­ma re­la­ción en­tre sa­la­rio y be­ne­fi­cio que se es­tá apli­can­do a los tra­ba­ja­do­res no cua­li­fi­ca­dos pa­ra re­du­cir su cos­te se re­pe­ti­rá en los eje­cu­ti­vos.

Ade­más del as­pec­to me­ra­men­te cuan­ti­ta­ti­vo, es­ta ges­tión al­go­rít­mi­ca de las de­ci­sio­nes pa­re­ce traer una ven­ta­ja aña­di­da: en tan­to la ma­yor par­te de los erro­res a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes son cau­sa­dos por su per­cep­ción del mun­do. Dis­tin­tas per­so­na­li­da­des lle­van a ca­bo ac­cio­nes di­fe­ren­tes con la mis­ma in­for­ma­ción por­que su mi­ra­da es­tá te­ñi­da de pre­jui­cios y de sen­ti­mien­tos que per­tur­ban la ob­je­ti­vi­dad de los aná­li­sis.

El CEO del fon­do de in­ver­sión Brid­ge­wa­ter, Ray Da­lio, pla­nea que su sus­ti­tu­to sea un sis­te­ma al­go­rít­mi­co

ICEO es un pro­gra­ma de ges­tión vir­tual que au­to­ma­ti­za tra­ba­jos com­ple­jos di­vién­do­los en ta­reas in­di­vi­dua­les

La ma­yo­ría de los erro­res hu­ma­nos al to­mar de­ci­sio­nes son cau­sa­dos por la per­cep­ción del mun­do

IVAN GARCIA / SHUT­TERS­TOCK

En el úl­ti­mo Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na se pu­die­ron ver al­gu­nos ro­bots que si­mu­la­ban ac­cio­nes hu­ma­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.