La vo­la­ti­li­dad del 2016 se re­pe­ti­rá es­te año

Ren­ta va­ria­ble Los ana­lis­tas es­pe­ran un ejer­ci­cio com­pli­ca­do, en el que ha­brá fuer­tes al­zas y ba­jas

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - La­lo Agus­ti­na

En el 2016, la vo­la­ti­li­dad fue for­tí­si­ma en prác­ti­ca­men­te to­dos los ac­ti­vos que se com­pran y ven­den en los mer­ca­dos or­ga­ni­za­dos, des­de las ma­te­rias pri­mas a la ren­ta fi­ja y, por su­pues­to, a la va­ria­ble. Con in­de­pen­den­cia de los re­sul­ta­dos de las em­pre­sas, la ges­tión o los pla­nes es­tra­té­gi­cos, las co­ti­za­cio­nes se vie­ron in­mer­sas en di­ver­sos pe­rio­dos al­cis­tas o ba­jis­tas que aca­ba­ron por con­ver­tir­se en la no­ta pre­do­mi­nan­te de los mer­ca­dos en el pa­sa­do año. Y es­te año po­dría ocu­rrir otro tan­to. Se­gún los ex­per­tos, la vo­la­ti­li­dad lle­gó pa­ra que­dar­se.

La mon­ta­ña ru­sa del 2016 tu­vo subidas y ba­ja­das pro­nun­cia­dí­si­mas. En el ca­so del Ibex, ca­yó un 19,7% en el pri­mer mes, subió un 20,5% has­ta fi­na­les de abril, vol­vió a caer –ayu­da­da de for­ma de­ci­si­va por el Bre­xit– un 18% has­ta to­car el mí­ni­mo anual a fi­na­les de ju­nio y, fi­nal­men­te, re­bo­tó un 23% jus­to an­tes de des­pe­dir el año.

Al­go pa­re­ci­do se re­gis­tró en el Eu­ros­toxx o en cual­quie­ra de las prin­ci­pa­les bol­sas eu­ro­peas, za­ran­dea­das al rit­mo de los vai­ve­nes del lla­ma­do sen­ti­mien­to del mer­ca­do, que reac­cio­nó con vi­ru­len­cia a acon­te­ci­mien­tos co­mo el des­plo­me del pre­cio del cru­do, que lle­gó a co­ti­zar a 28 dó­la­res el ba­rril de Brent a fi­na­les de enero del 2015; los te­mo­res so­bre el ate­rri­za­je brus­co de la eco­no­mía chi­na o el pá­ni­co desata­do tras el re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co –rá­pi­da­men­te re­con­du­ci­do por el BCE–, que pa­re­cía con­du­cir sin re­me­dio a la de­sin­te­gra­ción ca­si in­me­dia­ta de la UE y el con­se­cuen­te en­tie­rro del club de la eu­ro­zo­na y su mo­ne­da.

Al fi­nal, no lle­gó el Apo­ca­lip­sis y, quie­nes su­pie­ron apro­ve­char los dien­tes de sierra pa­ra ha­cer

tra­ding, pue­de que ga­na­ran mu­cho di­ne­ro. Es­te año se dan to­das las con­di­cio­nes pa­ra que su­ce­da al­go pa­re­ci­do y los in­ver­so­res de­be­rán es­tar muy aten­tos pa­ra apro­ve­char los mo­men­tos pro­pi­cios pa­ra in­ver­tir. Es fá­cil de­cir­lo, pe­ro mu­cho más di­fí­cil ha­cer­lo.

El pri­mer desafío de la ren­ta va­ria­ble es el ru­bi­cón del 20 de enero. Trump es­tre­na ese día la pre­si­den­cia y su ad­mi­nis­tra­ción lo ha­rá con el Dow Jo­nes en el en­torno de los 20.000 pun­tos, ré­cord his­tó­ri­co. Los mer­ca­dos es­pe­ran aho­ra que se con­fir­men las pro­me­sas de es­tí­mu­los fis­ca­les pa­ra las em­pre­sas y que em­pie­ce a con­cre­tar­se su plan de in­fra­es­truc­tu­ras. Es­tos dos ele­men­tos han ser­vi­do de ga­so­li­na a las bol­sas es­ta­dou­ni­den­ses en los úl­ti­mos dos me­ses y han per­mi­ti­do apla­zar los te­mo­res so­bre una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca so­bre la que hay to­da­vía mu­chas du­das.

Ape­nas dos me­ses des­pués del ini­cio del man­da­to de Trump, en mar­zo lle­ga­rá la primera de las ci- tas elec­to­ra­les com­pro­me­ti­das en Eu­ro­pa, la de Ho­lan­da, y jus­to des­pués se ini­cia­rá el pro­ce­so de des­co­ne­xión del Reino Uni­do de la UE con la in­vo­ca­ción del ar­tícu­lo 50 del tra­ta­do co­mu­ni­ta­rio por par­te del Go­bierno de Ther­sa May. En teo­ría, to­do lo que ocu­rra en mar­zo es­tá des­con­ta­do, pe­ro po­dría ha­ber epi­so­dios de ines­ta­bi­li­dad.

Co­mo los del 23 de abril, fe­cha en la que se ce­le­bra la primera ron­da de las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas. Y Ma­ri­ne Le Pen, la lí­der del an­ti­eu­ro­peís­ta Fren­te Na­cio­nal, cuen­ta con mu­chas op­cio­nes de pa­sar a la se­gun­da ron­da jun­to con el re­pre­sen­tan­te de la de­re­cha Fra­nçois Fi­llon. La ba­ta­lla fi­nal se ce­le­bra­rá el 7 de ma­yo. Fran­cia, la se­gun­da eco­no­mía de la zo­na eu­ro, ne­ce­si­ta un go­bierno fuer­te pa­ra ha­cer re­for­mas y ayu­dar más a la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía del con­ti­nen­te.

An­tes de lle­gar a oc­tu­bre, cuan­do se­rá Ale­ma­nia la que de­ci­da quién go­bier­na en los pró­xi­mos cua­tro años, es po­si­ble que se con­vo­quen nue­vas elec­cio­nes en Ita­lia pa­ra to­mar el re­le­vo del dé­bil Eje­cu­ti­vo de Pao­lo Gen­ti­lo­ni, for­ma­do a to­da pri­sa el pa­sa­do di­ciem­bre des­pués de que la de­rro­ta en el re­fe­rén­dum obli­ga­ra a di­mi­tir a Mat­teo Ren­zi. Ita­lia tie­ne en cur­so el res­ca­te de Mon­te dei Pas­chi, el ter­cer ban­co del país, y, co­mo Fran­cia, aún no ha he­cho mu­chas de las re­for­mas que ne­ce­si­ta, co­mo la de la ad­mi­nis­tra­ción. El re­sul­ta­do de la con­sul­ta po­pu­lar de­ja cla­ro que to­do es po­si­ble en Ita­lia. En Ale­ma­nia, en cam­bio, ca­si na­die du­da de que vol­ve­rá a ga­nar An­ge­la Mer­kel y que for­ma­rá go­bierno.

El es­ce­na­rio cen­tral de los ana­lis­tas es que en el 2017 ha­brá mu­cha vo­la­ti­li­dad, pe­ro sin que lle­gue la san­gre al río. De mo­men­to, con­ti­núa el cre­ci­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa y cuan­do las du­das se han he­cho más fuer­tes, siem­pre han apa­re­ci­do los ban­cos cen­tra­les pa­ra ejer­cer su arro­ga­do pa­pel de bom­be­ro. Es­ta vez tam­bién se­rá así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.