Ama­deus: la cla­ve es la per­so­na­li­za­ción

La ma­yor pla­ta­for­ma glo­bal de dis­tri­bu­ción de via­jes cum­ple 30 años, es eu­ro­pea y co­ti­za en bol­sa

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Gallego

Ama­deus ha crea­do una pla­ta­for­ma de re­ser­va y emi­sión de bi­lle­tes pa­ra agen­cias alo­ja­da en la nu­be

El tó­pi­co co­lo­quial sos­tie­ne lo con­tra­rio, pe­ro no es cier­to que las cifras ha­blen por sí mis­mas. Aun­que ayu­dan a en­ten­der lo que pa­sa: los sis­te­mas de Ama­deus IT Group pro­ce­san 39.000 transac­cio­nes por se­gun­do, equi­va­len­tes a 747 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros ca­da día. La com­pa­ñía, crea­da en 1987 por ini­cia­ti­va de­cua­tro ae­ro­lí­neas eu­ro­peas –en­tre ellas Ibe­ria, que se des­pren­dió en el 2010 de su par­ti­ci­pa­ción pe­ro le de­jó en he­ren­cia su co­ti­za­ción en Ma­drid– es una de las más ex­ten­sas re­des in­for­má­ti­cas del pla­ne­ta: “No so­mos la ONU, pe­ro es­ta­mos en más país es­que­la ONU ”, re­su­me Ra­fael Gon­zá­lez, director de tec­no­lo­gía y desa­rro­llo de la fi­lial es­pa­ño­la. Es­ta pres­ta ser­vi­cios de re­ser­va de vue­los, ho­te­les y al­qui­ler de co­ches a más de 2.000 agen­cias de via­jes, con 9.000 pun­tos de ven­ta y unos 20.000 ter­mi­na­les.

Ama de us se de­fi­ne co­mo unGDS (Glo­bal Dis­tri­bu­tion Sys­tem) es­pe­cia­lis­ta en la industria del via­je. Ha si­do pre­cur­so­ra del boom de in­ter­net, pe­ro es­te le ha per­mi­ti­do pa­sar de 1 a 40 mi­llo­nes de re­ser­vas dia­rias des­de el 2002. “Des­de nues­tros pri­me­ros tiem­pos ya éra­mos di­gi­ta­les y pue­de de­cir­se que te­nía­mos nues­tra pro­pia nu­be, aun­que es­te con­cep­to no se acu­ña­ría has­ta mu­cho des­pués”, di­ce Gon­zá­lez en una di­dác­ti­ca con­ver­sa­ción con Di­ne­ro. Es­to no im­pi­de que la com­pa­ñía no es­té abo­ca­da a su pro­pia transformación di­gi­tal co­mo par­te de un sec­tor que bu­lle de ini­cia­ti­vas.

In­ter­net ha per­mi­ti­do una flo­ra­ción de agen­cias on li­ne, un ne­go­cio en el que “las úni­cas ba­rre­ras son la tec­no­lo­gía y la crea­ti­vi­dad”. Pe­ro, se­ña­la el en­tre­vis­ta­do, “el usua­rio on li­nees infiel por na­tu­ra­le­za, a di­fe­ren­cia de la clien­te­la más es­ta­ble de las agen­cias tra­di­cio­na­les, obli­ga­das a rein­ven­tar­se [...] Se han exa­ge­ra­do los pro­nós­ti­cos que au­gu­ra­ban que in­ter­net se co­me­ría to­do el pas­tel [... ] en la práctica, el mer­ca­do se va re­par­tien­do, yla cla­ve es­tá en­la per­so­na­li­za­ción”.

Ca­da ac­tor de es­te mer­ca­do se de­fi­ne en fun­ción del seg­men­to que ocu­pa. En­su­pa­pel de intermediario tec­no­ló­gi­co, Ama­deus­fa­ci­li­ta la di­fe­ren­cia­ción, pe­ro al mis­mo tiem­po da ho­mo­ge­nei­dad al mer­ca­do a tra­vés de in­ter­fa­ces es­tán­dar de co­mu­ni­ca­ción. Su in­ven­ta­rio glo­bal abar­ca un­mi­llar deser­vi- cios [que lla­ma pro­duc­tos], de los que unos 90 son de uso co­rrien­te en el mer­ca­do es­pa­ñol. Los tres seg­men­tos bá­si­cos –vue­los, ho­te­les, co­ches– bus­can mo­de­los de va­lor aña­di­do con los que com­pe­tir y re­for­zar sus már­ge­nes. El me­jor ejem­plo son las 709 com­pa­ñías aé­reas con las que ope­ra Ama­deus, que com­bi­nan la gue­rra de ta­ri­fas con ofer­tas co­mo el em­bar­que prio­ri­ta­rio, la me­jo­ra de asien­to o el es­pa­cio pa­ra equi­pa­jes es­pe­cia­les, et­cé­te­ra. “Ca­da­clien­te nues­tro tra­ta de di­fe­ren­ciar­se de su com­pe­ti­dor, que a la vez es clien­te nues­tro; por es­to, si dié­se­mos a to­dos lo mis­mo, el mo­de­lo de ne­go­cio se­me­ja­ría una mar­ca blan­ca, que no es lo que pre­ten­de­mos ni lo que ne­ce­si­ta el sec­tor”.

Pa­ra res­pon­der a esas ten­den­cias, en el 2016 Ama­deus ini­ció la im­plan­ta­ción de una nue­va pla­ta­for­ma de re­ser­va y emi­sión de bi­lle­tes, Se­lling Con­nect, que en los pró­xi­mos me­ses es­ta­rá dis­po­ni­ble pa­ra to­dos los agen­tes es­pa­ño­les. Uno de sus ras­gos es la re­duc­ción de la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va a so­cia­da, pa­ra op­ti­mi­zar­los re­cur­sos de­di­ca­do sa ser­vir al usua­rio fi­nal, el pa­sa­je­ro. La pla­ta­for­ma es­tá alo­ja­da ín­te­gra­men­te en la nu­be, lo que ha su­pues­to pa­ra Ama­deus am­pliar su in­fra­es­truc­tu­ra de cen­tros de da­tos cu­yo co­ra­zón se en­cuen­tra en Ale­ma­nia. Se­gún Gon­zá­lez, el re­qui­si­to crí­ti­co es la ca­pa­ci­dad de so­por­tar una car­ga enor­me y cre­cien­te de pro­ce­sos que desem­bo­can en una ba­ja ta­sa de con­ver­sión: “En in­ter­net to­dos bus­ca­mos y com­pa­ra­mos, pe­ro al fi­nal só­lo com­pra­mos un bi­lle­te, re­ser­va­mos una­lo­ja­mien­to oal­qui­la­mos un­co­che”, sin­te­ti­za.

Sin de­cir­lo ex­plí­ci­ta­men­te, Se­lling Con­nect es un ar­ma de­fen­si­va an­te la irrup­ción de Goo­gle y qui­zás de otros gi­gan­tes de in­ter­net. To­do usua­rio in­tere­sa­do en via­jar tie­ne a su dis­po­si­ción me­ta­bus­ca­do­res, agre­ga­do­res y com­pa­ra­do­res on li­ne, re­cur­sos que mul­ti­pli­can ex­po­nen­cial­men­te los pro­ce­sos di­gi­ta­les. Goo­gle ha vis­to la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar (tam­bién) es­te fi­lón, pe­ro ¿pre­ten­de apo­yar­se en su li­de­raz­go en las bús­que­das pa­ra con­ver­tir­se en intermediario des­pla­zan­do a las agen­cias?, pre­gun­ta el cro­nis­ta. Res­pues­ta li­te­ral de Ra­fael Gon­zá­lez: “Nues­tro pa­pel se li­mi­ta a con­ver­tir las bús­que­das en transac­cio­nes; no co­no­ce­mos las in­ten­cio­nes de Goo­gle, pe­ro por aho­ra es­ta­mos en te­rre­nos di­fe­ren­tes”.

ARCHIVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.