CRÍ­TI­CA DE AR­TE BA­LAN­CE DE UN AÑO (Y 2)

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - La mues­tra ‘MIRALDA MADEINUSA’ del Mac­ba ha lle­na­do de vi­ta­li­dad el mu­seo Juan Bu­fill

Lo pro­pio de la bar­ba­rie es no sa­ber re­co­no­cer lo me­jor y más va­lio­so, y de esa ig­no­ran­cia des­pre­cia­do­ra se pa­sa fá­cil­men­te a la des­truc­ción del otro. El mun­do de la cul­tu­ra, de las ar­tes y las le­tras, de­be­ría ser lo opues­to a la bar­ba­rie y a me­nu­do lo es. Pe­ro in­ter­net no só­lo fa­vo­re­ce la aper­tu­ra sino tam­bién el sec­ta­ris­mo y la con­fu­sión, la in­ca­pa­ci­dad pa­ra dis­tin­guir lo va­lio­so de la ba­ra­ti­ja ar­tís­ti­ca o li­te­ra­ria. Ya lo pre­vie­ron Nietzs­che y Or­te­ga, y eso que no co­no­cie­ron el mar­ke­ting ni in­ter­net. En el ar­te con­tem­po­rá­neo el pre­cio cuen­ta más que el va­lor. Y el star sys­tem li­te­ra­rio –es­pe­cial­men­te el es­pa­ñol– en­sal­za a los que hil­va­nan to­pi­ca­zos mien­tras nin­gu­nea los me­jo­res es­cri­to­res.

En ar­tes plás­ti­cas el acon­te­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal del 2016 ha si­do la ex­po­si­ción del Bos­co en El Pra­do. Sin em­bar­go, otras mues­tras me­nos re­co­no­ci­das eran igual­men­te es­plén­di­das y só­lo al­gu­nos me­dios las des­ta­ca­ron. Fue me­mo­ra­ble Va­len­cia Lí­nea Cla­ra, en el IVAM: una ma­ra­vi­lla los ori­gi­na­les de Mi­char­mut, di­bu­jan­te que mu­rió re­cien­te­men­te, co­mo su edi­tor Pa­co Ca­ma­ra­sa Pi­na (Ed. de Po­nent). El có­mic en­tró por fin en el Grand Pa­lais de París, con una mues­tra de Her­gé, pe­ro es­te di­bu­jan­te re­ci­bió un ho­me- na­je ya en 1984, en la Fun­da­ció Joan Mi­ró. En Barcelona des­ta­ca­ron ex­po­si­cio­nes fo­to­grá­fi­cas co­mo To­da fo­to­gra­fía es un enig­ma en Fo­to Co­lec­ta­nia y la de Hi­ros­hi Su­gi­mo­to en Map­fre. En otras ar­tes des­ta­can la sa­bi­du­ría vi­tal y ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Jim Jar­musch en Pa­ter­son y las tra­duc­cio­nes al cas­te­llano de Fin­ne­gans Wa­ke (Joy­ce) y de La fi­lo­so­fía ja­po­ne­sa en sus tex­tos. Pe­ro fue en los con­cier­tos de King Crim­son (dos en Barcelona) don­de se die­ron los mo­men­tos más in­ten­sos y su­bli­mes. Pro­di­gios con po­co eco me­diá­ti­co, mien­tras los go­lea­do­res del fút­bol eran en­dio­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.