La na­ran­ja me­cá­ni­ca

El de­por­ti­vo bri­tá­ni­co ofre­ce sen­sa­cio­nes de con­duc­ción pu­ras a flor de piel. Hay so­lo un con­ce­sio­na­rio

La Vanguardia - Dinero - - NOVEDAD - Da­niel Bal­cells

Hay muy po­cos co­ches ac­tual­men­te que lo­gren emo­cio­nar co­mo lo ha­ce es­te Lo­tus. El Evo­ra 400 es el heredero di­rec­to de una es­tir­pe ca­si en ex­tin­ción hoy en día: la de los gran­des de­por­ti­vos “de ver­dad”. Li­ge­ros, pe­que­ños, has­ta cier­to pun­to es­par­ta­nos, de con­fi­gu­ra­ción clá­si­ca y muy bá­si­cos en su plan­tea­mien­to y su ob­je­ti­vo: pro­por­cio­nar la má­xi­ma di­ver­sión al vo­lan­te.

La le­gen­da­ria fir­ma bri­tá­ni­ca se ha ca­rac­te­ri­za­do his­tó­ri­ca­men­te por man­te­ner­se siem­pre muy fiel a esa pre­mi­sa: pres­ta­cio­nes, efi­ca­cia y ren­di­mien­to sin de­ta­lles su­per­fluos ni ele­men­tos “in­ne­ce­sa­rios” uti­li­zan­do só­lo con los me­jo­res com­po­nen­tes pa­ra lo­grar­lo.

Di­cen los en­tu­sias­tas de la mar­ca que su úl­ti­ma crea­ción, el Evo­ra 400, es el “me­nos Lo­tus” de la es­ca­sa ga­ma de pro­duc­to del fa­bri­can­te de Het­hel, for­ma­da por di­fe­ren­tes ver­sio­nes del Eli­se, el Exi­ge y el Evo­ra. Con me­jo­res aca­ba­dos, equi­pa­mien­tos “mo­der­nos”, un ai­re in­clu­so lu­jo­so y un pre­cio por en­ci­ma de 100.000 eu­ros lo si­túan ya más cer­ca de un su­per­de­por­ti­vo eli­tis­ta y ex­clu­si­vo que de un co­che pa­ra “track days” o un ca­pri­cho pa­ra apa­sio­na­dos de la con­duc­ción. Sal­va­je y ra­bio­so Sea co­mo sea, en­trar en su an­gos­to ha­bi­tácu­lo –no sin cier­tas con­tor­sio­nes por su ba­ja al­tu­ra– y aco­mo­dar­se (o me­jor di­cho en­ca­jo­nar­se) en sus es­pec­ta­cu­la­res bac­quets de­por­ti­vos fo­rra­dos de piel y Ál­can­ta­ra ya de­ja en­tre­ver que la co­sa va muy en se­rio.

Pul­sar el bo­tón de arran­que y es­cu­char có­mo co­bra vida su mo­tor V6 de 3,5 li­tros con so­bre­ali­men­ta­ción Edel­brock eri­za el be­llo de to­do el cuer­po. Pe­ro el ver­da­de­ro ma­za­zo emo­cio­nal lle­ga al pi­sar con de­ci­sión el ace­le­ra­dor por vez primera... En­ton­ces, mien­tras el cuer­po se com­pri­me con­tra el res­pal­do y sen­ti­mos vi­brar a nues­tra es­pal­da sus 400 CV de pu­ra fuer­za bru­ta, un to­rren­te de sen­sa­cio­nes inun­da nues­tros sen­ti­dos. Las ace­le­ra­cio­nes son es­tra­tos­fé­ri­cas, con una con­tun­den­cia y ro­tun­di­dad que de­jan sin pa­la­bras, so­bre to­do en el tra­mo fi­nal del cuen­ta­vuel­tas, en­tre las 4.500 y las 6.500 rpm, cuan­do el mo­tor se es­ti­ra y “ex­plo­ta” to­do su po­ten­cial. El ala­ri­do de su me­cá­ni­ca –es­pe­cial­men­te en mo­do Sport– re­sul­ta in­ti­mi­dan­te y en­sor­de­ce­dor pe­ro ab­so­lu­ta­men­te adic­ti­vo a la vez. El tac­to y la pre­ci­sión de su cam­bio ma­nual, rá­pi­do, di­rec­to y con una bo­ni­ta so­no­ri­dad me­tá­li­ca (se no­tan los en­gra­na­jes ac­tuan­do), evo­ca el mun­do de la com­pe­ti­ción.

Ade­más, una pa­lan­ca cor­ta de re­co­rri­do ce­rra­do y co­ro­na­da por un po­mo es­fé­ri­co de alu­mi­nio pu­li­do, tí­pi­ca­men­te de co­che de ca­rre­ras, con­tri­bu­ye de for­ma cla­ra a esa inigua­la­ble sen­sa­ción. Tam­bién impresiona el mor­dien­te de sus fre­nos, muy do­si­fi­ca­bles, po­ten­tes y sin res­qui­cio al­guno de fa­ti­ga tras un epi­so­dio de pi­lo­ta­je in­ten­so.

Pe­ro lo que re­sul­ta ver­da­de­ra­men­te fas­ci­nan­te es com­pro­bar có­mo el Evo­ra de­vo­ra li­te­ral­men­te ca­da cur­va. Su di­rec­ción es pro­di­gio­sa­men­te pre­ci­sa, el co­che tra­za allí por don­de apun­ta el vo­lan­te, gi­ra plano, va so­bre raí­les, sin de­ri­vas ni ti­tu­beos, con una es­ta­bi­li­dad ex­cep­cio­nal y un aga­rre sor­pren­den­te. Es un au­tén­ti­co de­pre­da­dor del as­fal­to. Pu­ra di­na­mi­ta. Sim­ple­men­te bru­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.